Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Al exjefe de Explosivos de la Guardia Civil le espera una condena de 2 años por almacenar material pirotécnico sin medidas de seguridad.

Al exjefe de Explosivos de la Guardia Civil le espera una condena de 2 años por almacenar material pirotécnico sin medidas de seguridad.

El juicio que estaba programado para este miércoles se ha visto interrumpido debido a un problema con las citaciones de los acusados.

VALÈNCIA, 15 May.

Un hombre con el rango de Teniente Coronel en la reserva y que había ocupado el cargo de responsable de la Intervención de Armas y Explosivos en la Guardia Civil, junto con su hijo, se encuentran enfrentando una posible condena de dos años de prisión por almacenar material pirotécnico en un local ubicado en los bajos de un edificio sin las medidas de seguridad requeridas para su almacenamiento y manipulación adecuados.

El juicio contra ambos individuos estaba programado para llevarse a cabo este miércoles en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia, pero se ha pospuesto debido a un problema relacionado con la citación de los acusados, quienes habían cambiado de domicilio. Cabe destacar que esta audiencia ya había sido suspendida previamente en noviembre por motivos de salud de uno de los acusados.

Tanto el padre como el hijo, este último especializado en el manejo de artefactos pirotécnicos, podrían enfrentar una condena de dos años de prisión, según lo solicitado provisionalmente por el ministerio fiscal, por un delito relacionado con el riesgo vinculado a materiales que podrían causar daños graves. Además, se les podría imponer el pago de una multa.

De acuerdo con la acusación presentada por el ministerio fiscal, los acusados se asociaron para llevar a cabo la mezcla de materias primas en una pirotecnia, trasladando luego la sustancia elaborada en bidones metálicos hasta un local en la localidad de Paiporta, situado en los bajos de un edificio residencial en pleno centro urbano, sin las medidas de seguridad y condiciones necesarias.

En dicho local, ambos individuos manipulaban y almacenaban la sustancia elaborada, y fabricaban posteriormente los productos designados como artefactos pirotécnicos tipo P2. Específicamente, elaboraban cargas expansoras de gas compuestas por tubos de cartón o PVC, tapones de plástico, inflamadores eléctricos, estopines enfundados y carga explosiva.

El local se encontraba en una calle rodeada de viviendas en todas sus direcciones, en la parte superior y a los lados, frente a un parque público y en una concurrida vía de la localidad de Paiporta.

El registro realizado en el local el 3 de diciembre de 2020 por los investigadores encargados de este caso permitió la incautación de una gran cantidad de producto elaborado y material utilizado para las cargas.

Los productos, utilizados en obras civiles para la fragmentación de rocas, hormigón u otros materiales similares, estaban almacenados sin las medidas de seguridad adecuadas dada su peligrosidad.

Según la Fiscalía, en el suelo del local se encontraba dispersa una gran cantidad de mezcla explosiva, elevada humedad y polvo en suspensión, lo que podría haber provocado la explosión del producto en caso de chispa, llama o fricción, con graves consecuencias para las personas presentes.

En efecto, el ministerio fiscal señaló que existía un riesgo "potencial" de explosión debido a la posibilidad de incendios en el local, donde se decomisaron numerosas cajas de cartón conteniendo una gran cantidad de cápsulas del producto terminado, algunas de gran tamaño, así como diversos recipientes con la sustancia a granel, "especialmente teniendo en cuenta que se encontraban almacenados junto a una gran cantidad de material inflamable, como plásticos y embalajes de cartón para montar".

El fiscal concluyó: "Se presentaba un riesgo derivado de la manipulación y almacenamiento de sustancias extremadamente volátiles como el magnesio. Cuando las partículas de estos materiales se mezclan con el aire, pueden formar atmósferas altamente inflamables que podrían iniciarse con una chispa o fuente de calor, desencadenando una explosión".