Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

AVL: Nuevos criterios lingüísticos de la Generalitat desafían la normativa

AVL: Nuevos criterios lingüísticos de la Generalitat desafían la normativa

La Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) ha emitido una advertencia sobre los criterios lingüísticos de la Administración de la Generalitat, afirmando que estos se alejan de la normativa gramatical establecida. Según la AVL, existen incoherencias puntuales en ciertos casos y, por lo tanto, plantea una serie de recomendaciones que considera necesarias seguir.

En un informe sobre los 'Criteris lingüístics de l'Administració de la Generalitat', la AVL sostiene que el documento impulsado por el Consell evita la explicitación de la AVL como autoridad normativa de referencia y omite el papel de esta institución en la consolidación de un modelo formal valenciano. La AVL defiende haber buscado consolidar un registro formal basado en las soluciones consideradas principales, con el objetivo de dar estabilidad al valenciano y evitar fluctuaciones dependiendo del partido político en el gobierno.

La AVL ha constatado que las soluciones lingüísticas adoptadas en los 'Criteris' siguen el marco normativo definido en sus obras, excepto en algunos puntos que detalla en el informe. Advierte que hay soluciones que se apartan de las formas consideradas principales en las gramáticas normativas valencianas o en el Diccionari Normatiu Valencià, y que existen incoherencias relacionadas con la aplicación del polimorfismo territorial. Además, señala que las recomendaciones que buscaban una lengua natural y espontánea se separan del registro formal propio de la Administración, y sugiere corregir el título del documento.

La AVL considera lógico que el modelo de lengua utilizado por los trabajadores de la Administración sea próximo a los ciudadanos, pero matiza que no debe contradecir las normas habituales de cualquier lengua en diferentes situaciones de comunicación. Resalta su labor en la fijación de la correspondencia entre soluciones lingüísticas y registros adecuados, para dignificar y extender el valenciano en todas las situaciones comunicativas.

La AVL también hace hincapié en que no es adecuado extender unos criterios específicos elaborados por una Dirección General a toda la Generalitat y al resto de las administraciones. Según la AVL, muchas de estas administraciones ya han adoptado un modelo de lengua basado en las prioridades establecidas por la AVL, una entidad reconocida como autoridad normativa del valenciano y que ha trabajado en el acercamiento, recuperación y promoción de la lengua.

Respecto a las recomendaciones gramaticales, la AVL considera conveniente seguir las soluciones preferidas, lo cual ayudaría a evitar un incremento de alternativas formales y a sacar la elección de una opción u otra del ámbito político. Sin embargo, matiza que los 'Criteris' no siempre siguen estas soluciones y propone algunas observaciones al respecto.

En cuanto al uso del plural de la palabra 'marge', la AVL sugiere que existen soluciones diferentes a las adoptadas en los 'Criteris'. También destaca que se permiten varias opciones formales en ciertos casos, pero no en otros fenómenos territorialmente consolidados. Señala que esto va en contra del uso del valenciano septentrional y parte del meridional. Además, advierte de aspectos que se apartan de la normativa gramatical de la AVL, como la duplicación pronominal con complemento indirecto o el uso del cardinal en lugar del ordinal.

La AVL también encuentra propuestas que podrían generar confusión en el usuario, como el uso del artículo 'lo' en el ámbito administrativo oral. Según la AVL, esto solo es aceptable en contextos orales o escritos en los que se reproduce un uso espontáneo de la lengua. También menciona el uso del numeral 'sixanta' o de las palabras que terminan en '-eiximent'.

Por último, la AVL destaca que la mayoría de las preferencias léxicas coinciden con las soluciones preferentes del Diccionari Normatiu Valencià (DNV). Sin embargo, hay algunas excepciones que no están priorizadas y otras dos que tienen una preferencia inversa. La AVL considera que sería más satisfactorio indicar explícitamente que se adoptan las soluciones preferentes del DNV, para evitar que la lista sea arbitraria y dejar a criterio personal del usuario el resto del léxico no ejemplificado.