• jueves 26 de enero del 2023

Benavent llama a la lealtad en su toma de posesión como arzobispo de Valencia: "La Iglesia no es un partido"

img


VALÈNCIA, diez Dic.

El arzobispo electo de Valencia, monseñor Enrique Benavent, ha llamado a la "lealtad" de la Iglesia a lo largo de su toma de posesión, donde ha subrayado que la institución "no se marca objetivos humanos" ni es "un poder fáctico que actúa a ocultas", y ha defendido que, "si bien tiene el deber de trabajar por una sociedad mucho más justa, no es un partido", mientras que ha sobre aviso de que una Iglesia "donde haya divisiones no da testimonio de Cristo".

Benavent se pronounció así en la Eucaristía Pontifical y la liturgia de toma de posesión como titular de la diócesis valenciana, conmemorada este sábado. El arzobispo ha recibido esta "novedosa misión" para "ser útil a la Iglesia", ha subrayado que para él piensa "un nuevo obsequio del Señor, un honor", y ha añadido que ser obispo "no es un cargo de honor", sino más bien exactamente "una misión". Para ello, ha pedido "no dejarse vencer por el desánimo y la desilusión" frente "las adversidades actualmente presente".

Sus primeras expresiones fueron de agradecimiento a todas y cada una la gente que participaron en la celebración, entre ellas el nuncio de su Santidad en España, Bernardito Auza, de quien ha señalado que su presencia "fortalece nuestra comunión con el Santo Padre", y su antecesor, Antonio Cañizares, a quien ha complacido "la acogida fraterna" que le ha dispensado desde su ascenso. "El testimonio de su dedicación a lo largo de los últimos ocho años nos ha edificado a todos y hizo un enorme bien a la Iglesia, por el hecho de que esta medra en el momento en que los cristianos nos entregamos en cuerpo y alma a nuestra misión", expresó.

La liturgia, que ha contado con la asistencia del 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, el presidente de Les Corts Valencianes, Enric Morera, la encargada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Pilar Bernabé, el líder del PPCV, Carlos Mazón, o la vicealcaldesa de València, Sandra Gómez, por ejemplo autoridades políticas y eclesiásticas, se ha festejado en la Catedral frente decenas y decenas de leales.

Previamente a la Eucaristía Pontifical y la liturgia de toma de posesión, el nuncio de su Santidad en España, Bernardito Auza, ha encabezado la procesión desde el Palacio Arzobispal hasta la Basílica de la Virgen, acompañado por el gestor apostólico, Antonio Cañizares, y el nuevo arzobispo, Enrique Benavent, seguidos de cardenales, arzobispos y obispos, consejos episcopales, arciprestes, vicarios en general y diferentes personalidades eclesiásticas.

Monseñor Enrique Benavent ha venerado la imagen de la Virgen, ha firmado en el libro de honor y subió al Camarín para besar la mano de la Patrona. A continuación, la procesión ha continuado por la calle del Miguelete hasta la Catedral.

Pocos minutos antes del comienzo de la liturgia se ha festejado el rito de recepción en la Puerta de los Hierros de la Catedral. Precedido por los cardenales, arzobispos y obispos, Benavent ha adulado el Santísimo en la Capilla del Santo Cáliz. Ya a las 11.00 horas, con puntualidad, se ha iniciado la procesión de entrada hasta el altar mayor.

((Proseguirá ampliación))

Más información

Benavent llama a la lealtad en su toma de posesión como arzobispo de Valencia: "La Iglesia no es un partido"