Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

"Compromís exige un mayor compromiso de Consello, Gobierno y UE en la lucha contra la explotación infantil en pleno siglo XXI"

Valencia, 31 de diciembre.

La portavoz adjunta de Compromís en Les Corts, Isaura Navarro, ha presentado una proposición no de ley en Les Corts Valencianas con el objetivo de ampliar las medidas para proteger a los menores y sus familias y así combatir la pobreza y la incertidumbre económica que conlleva el trabajo infantil.

Navarro ha destacado que la esclavitud sigue existiendo en pleno siglo XXI y que se manifiesta en niños y adolescentes que son víctimas del trabajo infantil. Este problema persiste en todo el mundo.

Según UNICEF, actualmente hay 160 millones de menores (63 millones de niñas y 97 millones de niños) que trabajan en todo el mundo, lo que representa aproximadamente 1 de cada 10 niños a nivel global. Además, se estima que 79 millones de niños entre 5 y 17 años realizan trabajos peligrosos que afectan a su salud, seguridad y desarrollo moral.

La industria textil es un sector en el que el trabajo infantil comienza a una edad muy temprana. Niños de tan solo 10 años trabajan hasta 15 horas diarias en condiciones precarias, donde también duermen y comen. Estas fábricas clandestinas se han convertido en auténticas celdas de prisión, según señala el comunicado de Compromís.

La Organización Internacional del Trabajo informa que más de 50 millones de personas son víctimas de esclavitud moderna en la industria de la moda, y que el 12% de estas víctimas son menores de edad, principalmente niñas.

Navarro destaca que las prendas de vestir que se adquieren a bajo precio en el mundo occidental están tras la brutal explotación laboral o, en algunos casos, abuso sexual. Esta situación representa la forma más actual de esclavitud que afecta a los más vulnerables de la sociedad.

La diputada ha alertado sobre la pobreza que obliga a las niñas a trabajar en condiciones infrahumanas, sufriendo abusos constantes y sin control sindical. Además, señala que se eliminan los estándares de seguridad, lo que ocasiona accidentes como el colapso del edificio Rana Plaza en Bangladesh en 2013, donde murieron más de 1.000 personas y hubo 2.400 heridas.

La explotación infantil en la fabricación de prendas afecta tanto a niños como a niñas, quienes trabajan en condiciones inhumanas, insalubres y perjudiciales para su salud física y mental. Esto trae consigo enfermedades crónicas, desnutrición y limitaciones en su desarrollo personal, ya que se ven privados de tiempo de juego, descanso y educación, y se ven separados de sus familias.

Navarro insiste en que es necesario adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a la esclavitud moderna, el tráfico de personas y las peores formas de trabajo infantil. Además, reclama a las administraciones que intensifiquen las políticas de protección de los objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, restringiendo la entrada de mercancías producidas mediante trabajo forzado y asegurando el cumplimiento de los requisitos de salarios dignos, derechos humanos y sostenibilidad.

Por último, desde Compromís subrayan la importancia de garantizar una educación gratuita y de calidad para ofrecer una alternativa viable al trabajo infantil y brindar a los niños y niñas la oportunidad de un futuro mejor.