• domingo 27 de noviembre del 2022

Compromís ofrece achicar el máximo de la reforma fiscal de Puig y gravar a las rentas de 150.000 a 200.000 euros

img

PSPV solicita rigor si bien la reforma "se puede matizar a nivel de adentro" y UP coincide en subir los impuestos a los ricos

VALÈNCIA, 3 Oct.

Compromís expone que la reforma fiscal anunciada por el 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, vaya mucho más allí a fin de que las rentas mucho más altas paguen mucho más impuestos y las mucho más bajas se vean favorecidas. Para ello ofrece achicar de 60.000 a 50.000 euros el límite de los ciudadanos que se favorecerían de la rebaja del IRPF esbozada por Puig, tal como integrar un nuevo tramo entre 150.000 y 200.000 euros.

Se trata de una iniciativa de la coalición, que rige al lado de PSPV y UP, de cara a la negociación de la reforma anunciada en el Debate de Política General de Les Corts, que incluía medidas como acrecentar un diez% la cuantía exenta de tributación a todos y cada uno de los valencianos, una exclusiva cuota autonómica del IRPF con nuevos tramos amoldados a la inflación y agrandar un diez% todas y cada una de las deducciones y bonificaciones.

Puig, que no concretó los nuevos tramos, garantizó que estas rebajas se aplicarían con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2022 y que favorecerían a todos y cada uno de los ciudadanos que cobren menos de 60.000 euros por año, "la mayor parte de la sociedad", mientras que los mucho más ricos "van a pagar igual que hasta la actualidad".

Unos días tras el anunció del líder socialista, Compromís ha elaborado un archivo de trabajo con sus planteamientos basado en entre las proposiciones de la Cátedra de Tributación Autonómica de la Universitat de València que asesora al Consell en la reforma.

En preciso, al estimar deficiente que se limite a las aportaciones de las rentas bajas y medias, la coalición apuesta por acrecentar los modelos del IRPF en los tramos mucho más superiores para 2023, aparte de estimar el que va de 50.000 a 60.000 euros como renta media-alta y no bajar a este el IRPF.

A su juicio, sería viable que el decreto que regulará la reforma incluyese esta medida planteada para 2023, que no podría ser retroactiva legalmente y aplicarse este año pues sí incrementa los impuestos a las rentas altas.

También está en pos de medidas como acrecentar el mínimo personal y familiar un diez% para todos y cada uno de los impositores del IRPF, entablar un nuevo tramo entre 150.000 y 200.000 euros con una subida de los modelos medios que abonan y también aumentar los límites de base liquidable en las deducciones autonómicas y detallar.

Paralelamente, Compromís se expone en oposición a la medida anunciada por Puig de entablar una deducción fiscal de cien euros en las hipotecas para rentas de hasta 30.000 euros, al estimar que se puede transformar en un "café para todos" y que sería mucho más efectivo repartir ayudas o transacciones.

Insiste además de esto en su iniciativa de hacer un impuesto para las bebidas azucaradas, puesto que ten en cuenta que "proseguir la plan de actuación 'botánica' pasa siempre por cumplir los pactos establecidos", y llama a continuar haciendo más fuerte y modernizando el sistema fiscal valenciano para hallar los capital que faltan en la Comunitat.

Sobre este posicionamiento, el diputado de Compromís Carles Esteve ha proclamado que es requisito que las rentas altas "paguen un tanto mucho más y hagan un pequeño esfuerzo a fin de que la multitud mucho más humilde logre tener asegurados los servicios", puesto que "entra en la lógica y varios ricos están diciendo públicamente que desean dar mucho más".

"Tenemos la posibilidad de ir un tanto mucho más allí" de la reforma de Puig, ha augurado en afirmaciones a los medios antes de la comisión de Hacienda, y ha remarcado que la negociación de estas medidas "todavía está comenzando a nivel de Consell".

Entre los asociados del Botànic, el representante de Hacienda del PSPV, José Muñoz, ha insistido en que la reforma de Puig es "muy efectiva" para la mayor parte de los valencianos y es "complementaria" a las medidas anunciadas días después por el Gobierno.

"Naturalmente, las cosas tienen la posibilidad de matizarse a nivel de adentro en el Consell, pero no se debe desviar el foco de atención sobre lo que es verdaderamente esencial", ha remarcado, para proteger que "lo esencial es ser estricto en la política fiscal".

De UP, Ferran Martínez se mostró según "cualquier iniciativa que intente progresar la progresividad sin perder recaudación", ha asegurado que las tres fuerzas del gobierno van en esa línea y ha confiado en que la negociación fructificará en "la manera mucho más correcta de llevarlo a cabo" y cuanto antes, puesto que hay "dialogo persistente" en el seno del tripartito.

Por una parte de la oposición, el diputado del PP Rubén Ibáñez ha criticado que los asociados del Botànic "todavía están opinando por el hecho de que no tienen idea de qué forma utilizar los avisos de Puig", al que volvió a reprochar su "'ximoanuncio'" de una reforma "invisible" pues no está ni detallada ni negociada.

Ha lamentado conque "los valencianos proseguirán hasta diciembre por lo menos con los modelos del IRPF mucho más altos de toda España" y ha acusado al líder del PSPV de decantarse por los avisos y la "verborrea" en vez de proposiciones eficientes.

Más información

Compromís ofrece achicar el máximo de la reforma fiscal de Puig y gravar a las rentas de 150.000 a 200.000 euros

Noticias de hoy más vistas