• lunes 15 de agosto del 2022

Construint Malilla actúa para "proteger" l'Alqueria Popular: "Lucharemos hasta el desenlace"

img

VALÈNCIA, 5 Ago.

El sindicato de vecindario Construint Malilla se ha manifestado este viernes para protestar contra la resolución del Ayuntamiento de València de convocar un certamen público para adjudicar l'Alqueria Popular, local en el que la asociación lleva a cabo su actividad desde abril de 2021 tras su cesión por la parte del consistorio. "Nos encontramos prestos a combatir hasta el desenlace para proteger el espacio y que los proyectos vecinales sigan en el vecindario", han asegurado.

Los ayudantes, en su mayor parte pertenecientes del colectivo acompañados por integrantes de otros sindicatos de vecindario de la región, han paseo las calles de Malilla para denunciar que el certamen público "no es un mecanismo conveniente ni justo para este espacio" y reclamar al Ayuntamiento una cesión directa. Además, han portado pancartas con los lemas 'L'Alqueria Popular de Malilla ja és del barri' o 'Entre totes, tot'.

El representante de Construint Malilla, Vicente Danvila, ha subrayado, en afirmaciones a Europa Press, que "no se comprende que salga a certamen un local que tiene un desempeño y antes se encontraba vacío". "No le observamos el sentido al certamen público del Ayuntamiento por el hecho de que l'Alqueria Popular ahora tiene una actividad", ha censurado.

En este sentido, ha señalado que el certamen convocado por el consistorio "incentiva la competición entre asociaciones en vez de recompensar la cooperación", y ha pedido que se haga una cesión directa del inmueble. "Este es un mecanismo legal del que hay ejemplos, como el local de la asociación de vecinos de Tres Forques o el casal habitual de Pego", ha apuntado.

No obstante, ha lamentado que "desde el Ayuntamiento comentan que no tienen la posibilidad de ofrecer locales a dedo, si bien esta medida es de manera perfecta legal". "Comprendemos que salga a certamen un local que está vacío, pero no un local que está andando", expresó, al unísono que ha aseverado que, caso de que Construint Malilla no consiguiera el espacio por la vía del certamen público, "comenzarán una guerra legal". "Resistiremos hasta el desenlace", aseguró.

Danvila ha rechazado el sistema de baremación del trámite público para la utilización del local, que hoy marcha como banco de alimentos y espacio de socialización de los integrantes de la asociación. Así, ha apuntado que desde el colectivo trabajan "para combatir contra las desigualdades del vecindario, no para realizar ocupaciones enfocadas a ganar puntos en un hipotético certamen". "Tampoco pensamos que este certamen público resuelva de forma objetiva este tema", ha censurado.

El representante del sindicato de vecindario ha detallado que para lograr concurrir al certamen se han encontrado con "una sucesión de dificultades burocráticas". Así, explicó que Surcultura y Malilla Solidaria --idea juvenil cultural y red de alimentos del sindicato-- debieron formarse como entidades registradas "en poco tiempo". "Nos preocupa que, ya que nos hemos constituido como asociación hace cuestión de un par de meses, toda la actividad anterior que hemos efectuado no compute para el certamen público", ha argumentado.

Asimismo, ha señalado que realizar una memoria con todos y cada uno de los requisitos que solicita el consistorio les llevó "bastante esfuerzo". "Tuvimos que redactar mucho más de 600 páginas entre 30 documentos diferentes", indicó, al paso que ha señalado que, por contra, "hay asociaciones que tienen aconsejes o gente contratada con subvenciones encargada de efectuar ese género de trabajos".

"El certamen puntúa bastante la colaboración con el Ayuntamiento y en el vecindario hay otras asociaciones considerablemente más habituadas a la actividad institucional en este aspecto", ha añadido.

Por su parte, el integrante del sindicato Joan Martínez ha afeado que el Ayuntamiento de València "decidió sacar a certamen el espacio en vez de buscar una opción alternativa a fin de que los proyectos que se desarrollan en l'Alqueria Popular sigan".

"Con la manifestación de el día de hoy deseamos reivindicar la necesidad de que los proyectos vecinales se queden en el vecindario y lo hagan, además de esto, en este espacio", ha proclamado, y ha añadido que "el viable desalojo del inmueble pone bajo riesgo no solamente la continuidad de las ocupaciones impulsadas, sino más bien todos y cada uno de los proyectos que podrían aparecer a causa de sostener un espacio como l'Alqueria Popular".

En esta línea, ha apostillado que "exactamente la misma en el momento en que se genera un desahucio es requisito pararlo pues ninguna familia puede quedarse sin techo, el sindicato comprende que hay que proteger los espacios de organización como clase trabajadora".

El Ayuntamiento de València cedió en el mes de abril de 2021 a Construint Malilla y la Asociación de Vecinos del vecindario l'Alqueria Popular, un inmueble ubicado en el parque urbano de Malilla que fue rehabilitado por el consistorio.

Desde entonces, el sindicato de vecindario lo usa para ordenar reuniones, ocupaciones contra la crueldad machista, de promoción de la civilización habitual y asegurar un ocio alterno y gratis para los jóvenes, con cine a la fría, juegos familiares y campeonatos de deportes.

Además, el local sirve como almacén de comida de la red de alimentos del colectivo, Malilla Solidaria, a la que semanalmente asisten mucho más de 70 familias para "solucionar sus inconvenientes de ingreso a la comida, explicó.