• sábado 4 de febrero del 2023

Desarrollan una metodología que mide las vibraciones transmitidas a neonatos en incubadoras

img

VALÈNCIA, 17 Ago.

Investigadores de la fundación Fisabio, el Hospital Francesc de Borja de Gandia (Valencia) y la Universitat Politècnica de València (UPV) han creado y patentado una metodología que mide las vibraciones que se emiten desde las incubadoras a los pacientes neonatales ingresados.

El equipamiento frecuente de las salas neonatales incluye sistemas de alarmas, pulsioxímetros o bombas de infusión que tienen la posibilidad de producir ruidos y vibraciones. Además, el trabajo períodico de los equipos pediátricos, el motor de las incubadoras y el mecanismo de enganche a las alarmas tienen la posibilidad de amplificar las frecuencias de estruendos aéreo y las vibraciones.

"Varios de los neonatos ingresan por prematuridad; o sea, pues han salido antes de la barriga de su madre, donde estaban apartados de la luz y del estruendos. Por este fundamento, poseemos un enorme interés en achicar la polución luminosa y acústica, a fin de que las condiciones del ingreso sean las mucho más convenientes. Pero, aparte de esto, nos hemos basado en medir las vibraciones, para comprender de qué forma afectan a los pacientes y progresar las condiciones de las salas neonatales", enseña José Miguel Sequí, responsable de Pediatría del Hospital Francesc de Borja y también estudioso de Fisabio.

Con la metodología creada en el estudio, que se titula 'Neovibra', el aparato de investigación es con la capacidad de valorar los valores de vibraciones que llegan al neonato por medio de la cuna de la incubadora. "Hacemos un diagnóstico a la carta, por el hecho de que hacemos un 'check-in' a toda la composición de la cuna para advertir los puntos de vibración que hay", destaca Romina del Rey, doctora del Centro de Tecnologías Físicas de la UPV.

Por un lado, en el estudio se realizaron trabajos de medición in situ de las vibraciones en las incubadoras de la salón neonatal del Hospital Francesc de Borja. Estas mediciones se han complementado, de manera paralela, con simulaciones de las incubadoras mediante softwares de modelamiento que examinan distintas hábitos físicos y acústicos.

En estas mediciones se tuvieron presente los valores y escenarios establecidos en el Real Decreto 1367/2007, que establece que, en los centros hospitalarios, los escenarios de vibración no tienen que sobrepasar los 72 decibelios.

El siguiente paso del emprendimiento se enfoca en ofrecer, en vista de los desenlaces, resoluciones originales, fáciles y económicas que dejen achicar la transmisión de vibraciones bajo los umbrales establecidos en las normativas actuales.

De cara al futuro, los estudiosos procuran mover este sistema de medición de vibraciones a las salas neonatales de otros centros de salud para lograr agrandar y continuar contrastando los resultados que se consiguieron. También desean poder la implicación en el emprendimiento de compañías desarrolladores de incubadoras para "sugerir un producto mejor", así sea mediante materiales que reduzcan la transmisión de estas vibraciones o con motores mucho más fáciles.

El programa Polisabio concedió en 2019 una asistencia de 4.000 euros al estudio 'Neovibra', destinada a impulsar tanto las acciones preparatorias como los proyectos de innovación en los que forman parte, de forma conjunta y ordenada, personal de Fisabio y la UPV.

Más información

Desarrollan una metodología que mide las vibraciones transmitidas a neonatos en incubadoras