Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Desarticulada red de extorsión a usuarios de contactos sexuales en Sevilla y Valencia

Desarticulada red de extorsión a usuarios de contactos sexuales en Sevilla y Valencia

Agentes de la Policía Nacional han detenido a varias personas por su participación en una organización criminal que extorsionaba a usuarios de páginas web de contactos sexuales. La red delictiva, establecida en Sevilla y Valencia, logró obtener ilegalmente alrededor de 350.000 euros a través de aproximadamente 20 actos de extorsión.

La investigación se inició después de que las autoridades tuvieran conocimiento de un grupo de individuos que presuntamente estaba extorsionando a usuarios de sitios web de contactos. Las primeras diligencias policiales permitieron confirmar los hechos y evidenciar el modus operandi utilizado por la organización.

En primer lugar, los delincuentes publicaban anuncios falsos en línea, haciéndose pasar por mujeres interesadas en encuentros sexuales. Una vez que los usuarios contactaban, establecían comunicación a través de mensajería instantánea o llamadas telefónicas para obtener información sobre ellos. Después de varios días, los miembros de la banda llamaban a las víctimas fingiendo ser el líder de las mujeres y les exigían grandes sumas de dinero por haberles hecho perder el tiempo.

Los arrestados tomaban constantes medidas de seguridad para dificultar la investigación policial. Utilizaban intermediarios captados a través de redes sociales y operaban a través de sus cuentas bancarias para evitar cualquier posible rastro. De esta manera, utilizando cuentas bancarias a nombre de terceros, recibían pequeñas transacciones económicas provenientes de las extorsiones.

Por último, los delincuentes transferían inmediatamente el dinero a cuentas de Bitcoin o lo utilizaban en transacciones normales para lavarlo o gastarlo.

Finalmente, los agentes llevaron a cabo la operación en dos fases. En la primera fase, detuvieron al principal sospechoso (quien fue enviado a prisión provisional) y registraron su residencia, donde se incautaron de 15 teléfonos móviles, más de 100 tarjetas telefónicas, ordenadores, 7.500 euros en efectivo y un vehículo de lujo.

La segunda fase se centró en la detención de los intermediarios que, en colaboración con los miembros de la organización, proporcionaban sus cuentas bancarias. Se les acusa de 20 delitos y la cantidad defraudada asciende a más de 350.000 euros.