Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Desarticulan red criminal que defraudaba 32.000 euros vendiendo limones en Alicante y Murcia.

Desarticulan red criminal que defraudaba 32.000 euros vendiendo limones en Alicante y Murcia.

La Guardia Civil ha capturado a un individuo y ha investigado a otro por presuntamente llevar a cabo ocho delitos de estafa, adquiriendo 71.370 kilos de limones de sus víctimas y sin pagarles los 31.954 euros correspondientes.

Se han identificado a 12 afectados en la región de la Vega Baja del Segura y el Alto Vinalopó en Alicante, así como en localidades de Murcia, aunque solo ocho de ellos presentaron una denuncia oficial, según informó el Instituto Armado en un comunicado.

En marzo de este año, el Grupo contra Robos en el Campo (ROCA) de la Compañía de la Guardia Civil de Torrevieja asumió una denuncia de estafa de compra y venta de limones en una finca de Benferri. El principal sospechoso, aprovechándose de la confianza generada por un intermediario, negoció y firmó un contrato para comprar 8.300 kilos de limones, indicando el pago a través de una transferencia bancaria que nunca se efectuó.

Los investigadores identificaron a otros 12 perjudicados en la región de la Vega Baja del Segura y el Alto Vinalopó en Alicante, así como en localidades de Murcia. Ocho de ellos presentaron una denuncia formal por los hechos.

Los presuntos culpables, un empresario del sector agrícola y su cómplice, se ponían en contacto con las víctimas, negociaban con ellos, recolectaban la mercancía y acordaban los pagos a través de transferencias bancarias, cheques o pagarés que resultaban ser insuficientes.

La operación Molino 24, respaldada por el Área de Investigación del Puesto Principal de Callosa de Segura, incluyó inspecciones en varias explotaciones agrícolas. Los sospechosos, conocidos por asuntos similares, hacían las negociaciones y establecían precios sin miedo, utilizando la apariencia de una empresa solvente para ganarse la confianza de los agricultores, según la misma fuente.

En El Raal, una pedanía murciana, los investigadores descubrieron que la empresa del principal sospechoso no existía en la dirección indicada, encontrando solo una casa antigua sin actividad.

Estas estafas se caracterizan por utilizar una empresa de aparente solvencia para adquirir mercancías de fácil venta (productos alimenticios, frutas, hortalizas), que luego se pagan a plazos con acuerdos verbales o cheques sin fondos, vendiendo la mercancía a un precio inferior para obtener efectivo rápidamente.

A principios de mayo, una vez que se confirmó la participación de los sospechosos en ocho delitos de estafa, fueron llamados a las instalaciones de la Guardia Civil de Almoradí.

El empresario fue arrestado y luego liberado, mientras que su cómplice fue investigado por los hechos. En total, estas personas adquirieron 71.370 kilos de limones, adeudando 31.954 euros a sus víctimas. Todas las acciones policiales han sido informadas al Juzgado de Guardia del Partido Judicial de Orihuela.