• sábado 03 de diciembre del 2022

Detenida en Ecuador entre las fugitivas mucho más buscadas por la Policía por traficar con mujeres en una casa de Elche

img

Traía a sus víctimas desde Colombia a España para prostituirlas en condiciones exageradas todos y cada uno de los días de la semana sin reposo

ALICANTE, 31 Oct.

La Policía Nacional ha detenido en Ecuador a una ciudadana colombiana que figuraba entre los diez fugitivos mucho más buscados por este cuerpo de seguridad y la Europol por presuntamente formar parte a una organización criminal en todo el mundo que traía a mujeres desde su país a España, específicamente a una casa de Elche (Alicante), para prostituirlas en condiciones exageradas a lo largo de 24 h cada día, toda la semana, y sin derecho a ningún reposo.

En preciso, la detenida está acusada de los delitos de trata de humanos con fines sexuales, tráfico de drogas y blanqueo de capitales. La mujer radicaba en la localidad ilicitana junto a una parte de sus familiares, pero frente a los cargos a los que debía confrontar, al final decidió regresar a su país natal, donde tenía el acompañamiento de la organización para ocultarse de la acción de la justicia, según informó la Policía en un aviso.

La mujer fue detenida en Machala (Ecuador) el pasado 28 de octubre por pertenecientes de OCN-Quito apartados a la ciudad. Con su detención se eleva a 4 la cifra de fugitivos que fueron localizados desde el momento en que la Policía Nacional publicase el mes pasado de mayo la lista de los diez prófugos mucho más buscados.

El operativo arrancó en el momento en que, a inicios del mes de enero de 2022, agentes de la Sección de Fugitivos de la Policía Nacional tuvieron conocimiento de la reclamación judicial interpuesta sobre esta mujer por los delitos de trata de humanos con fines sexuales, delito de tráfico de drogas y delito de blanqueo de capitales.

La detenida pertenecía presuntamente a una organización criminal en todo el mundo dedicada al tráfico de personas con fines de explotación sexual que operaba desde Colombia y cuyo destino final era España. La red ofrecía a las víctimas venir a España en lugar de 1.500 euros, cantidad que debían devolver ejercitando la prostitución en un piso regentado por ella, sin detallar las condiciones en las que efectuarían esta actividad.

Para el viaje a España, las víctimas debían contactar con otro integrante de la organización que les daba los billetes de avión, reservas de hotel y documentación fraudulenta.

Una vez en España, eran trasladadas a un piso en la ciudad alicantina de Elche, gestionado por la detenido, y donde debían ejercer la prostitución. Allí se les comunicaba de que la deuda contraída con la organización ascendía a 3.000 euros.

Las condiciones en las que las víctimas debían trabajar como rameras eran exageradas, ya que habían de estar libres 24 h cada día, siete días por semana, sin derecho a ningún reposo. Solo podían escapar del piso una hora cada día para realizar recados personales, pero si un cliente las llamaba, debían regresar al piso.

Además, compartían las habitaciones donde efectuaban servicios sexuales y el dinero que ganaban les era retirado para saldar la deuda. La detenida no solo se ocupaba de la supervisión de las víctimas, sino además de esto proveía cocaína al piso, en tanto que tenía que ver con otro de los servicios que ofrecían a los clientes del servicio.

Por estos sucesos, la fugitiva se encararía a una lástima máxima de 32 años de prisión, ya que hoy en dia no pudo festejarse el juicio, en tanto que estaba, hasta hoy, en sitio desconocido para las autoridades judiciales españolas.

Los agentes averiguaron que la detenida había estado llevando una vida completamente dentro en Elche y que había logrado mover hasta allí a una parte de sus familiares, pero que gracias a los cargos a los que debía confrontar, decidió regresar a Colombia, donde tenía el acompañamiento de la organización para ocultarse de la acción de la justicia.

Por todo ello se empezaron los mecanismos de cooperación en todo el mundo por medio de los canales de las Oficinas Centrales Nacionales de Madrid y Bogotá, para entender que ciertamente esta persona estaba en Colombia.

Los estudiosos pidieron la colaboración de la Dirección de Investigación Criminal y también INTERPOL (DIJIN) de la Policía Nacional de Colombia, a través del Oficial de Enlace de la UDYCO Central de la Policía Nacional, a fin de que se realizaran gestiones que se relacionan con entender si la reclamada estaba en territorio colombiano, al tiempo que se pedía al juzgado reclamante que se autorizase la pertinente orden en todo el mundo de detención.

De las indagaciones efectuadas por la Policía Nacional de Colombia se ha podido saber que ciertamente estaba en aquel país, en una región de bien difícil ingreso dentro de la selva, en una ciudad muy cercana a frontera de Ecuador.

Además, se tuvo conocimiento de que la fugitiva tomaba varias medidas de protección, entre aquéllas que estaba moverse a veces a territorio ecuatoriano, donde aparentemente asimismo tenía una extensa red de ayudantes que le daba cobertura para su ocultación.

Además, a lo largo del avance de la investigación, tras tener conocimiento de que la fugitiva podría estar moviéndose entre Colombia y Ecuador, agentes de la Sección de Fugitivos y de la OCN-Madrid estuvieron colaborando en el trueque de información de manera trilateral (España-Colombia-Ecuador), a lo largo del avance de los encuentros festejados en Buenos Aires en el mes de noviembre de 2022.

Fruto del trueque de información se ha podido entablar que la fugitiva, se había situado finalmente en Ecuador, con lo que los estudiosos han comenzado a efectuar trueque de información, que dio como resultado su ubicación en la ciudad de Machala, donde un aparato de OCN-Quito consiguió su detención.

Más información

Detenida en Ecuador entre las fugitivas mucho más buscadas por la Policía por traficar con mujeres en una casa de Elche

Noticias de hoy más vistas