• martes 06 de diciembre del 2022

Detenidos 12 ciberdelincuentes por estafar a compañías y individuos a través de el procedimiento del 'BEC'

img

Los detenidos en teoría hacían envíos desde direcciones de correo electrónico que imitan ser compañías distribuidoras para lograr mentir a sus clientes del servicio

ALICANTE, 26 Oct.

La Guardia Civil de Alicante, en el contexto de la operación 'Escugaso', ha desarticulado en Manresa (Barcelona) un conjunto de supuestos ciberdelincuentes que en teoría han engañado a once compañías de distintas provincias del país a través de el procedimiento popular como 'BEC' (Business Email Compromise) y a otros siete individuos de webs dedicadas a la compraventa de elementos entre particulares.

Los agentes realizaron 2 registros domiciliarios en la ciudad, en los que han detenido a un total de 12 hombres de entre 19 y 24 años, todos teóricos integrantes de la organización criminal. En los registros se han intervenido ordenadores, teléfonos móviles inteligentes, documentación bancaria y otros documentos para su posterior análisis.

A los detenidos, con distintas grados de participación, se les atribuyen los delitos de estafa, blanqueo de capitales, contra el misterio de las comunicaciones, suplantación de la identidad y pertenencia a organización criminal, según informó el centro armado en un aviso.

Los tres teóricos líderes de la organización criminal pasaron predisposición del Juzgado de Guardia y también Instrucción de Manresa y quedaron en independencia con medidas cautelares de prohibición de salida del territorio nacional y la obligación de comparecer periódicamente en los juzgados.

Las diligencias policiales instruidas y los efectos intervenidos para su estudio fueron puestos predisposición del Juzgado de Instrucción 3 de Elche (Alicante), que es quien transporta la dirección judicial de la operación.

Las indagaciones se comenzaron en el primer mes del año de 2022 en el momento en que una compañía situada en Crevillent (Alicante) denunció que, a través de un ciberataque, había detenido unos mails mandados a un distribuidor, más tarde alguien los había cambiado para inducir a fallo y por último había sufrido una estafa de sobra de 37.000 euros.

De este modo, tras un "duro" y "meticuloso" estudio donde se examinaron mucho más de 50 cuentas corrientes y cientos y cientos de movimientos bancarios con enormes proporciones de dinero por el medio, se identificó la presencia de un conjunto de supuestos ciberdelincuentes comprometido en todo el territorio nacional.

Los efectivos identificaron diez novedosas firmas víctimas de este conjunto, situadas en Alicante, Madrid, Granada, Asturias, Murcia, Santa Cruz de Tenerife y Málaga, a las que en teoría habrían estadado un total de 188.000 euros. Para blanquear el dinero, los supuestos autores desviaban las cuantías económicas a otras cuentas corrientes de España o Lituania, o adquirían criptomonedas.

Además, lograron acreditar que la banda, a través de la utilización de manera ilegal de la identidad de un individuo de avanzada edad, y mediante múltiples concretes en webs dedicadas a la compraventa de elementos entre particulares, había engañado 2.800 euros a siete usuarios. Estas novedosas víctimas estaban situadas en las Baleares, Burgos, Lérida, Valencia, Barcelona, Vizcaya y Girona.

El modus operandi empleado correspondía con el llamado 'BEC' o deber de correo electrónico corporativo. Este género de estafas complejas son dirigidas a través de una combinación de tácticas de phishing, vishing y también ingeniería popular a medianas y pequeñas compañías.

Los criminales efectúan envíos desde direcciones de dirección de correo electrónico, que imitan ser de compañías distribuidoras, para de esta manera poder mentir a sus clientes del servicio, haciendo estas últimas transacciones bancarias a las cuentas de los criminales.

Al tratarse de una demanda enlazada a la ciberdelincuencia, los agentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante se hicieron cargo de las indagaciones y con el propósito de aclarar estos sucesos y ofrecer con los presuntos causantes, se dio comienzo a la operación.

No obstante, en esta operación, se ha preciso que el conjunto llevaba a cabo una exclusiva modalidad de estafa, donde los ciberdelincuentes contactaban con probables usuarios y más tarde les invitaban a seguir la compraventa por privado, saliendo los dos de la web o de la app.

Una vez fuera, les señalaban que pagaran el producto a través de una interfaz de pagos con móvil. Una vez completados los pagos, los usuarios no volvían a entender solamente de los criminales ni de los modelos adquiridos.

Más información

Detenidos 12 ciberdelincuentes por estafar a compañías y individuos a través de el procedimiento del 'BEC'

Noticias de hoy más vistas