• viernes 3 de febrero del 2023

Díaz protege el impuesto a enormes fortunas frente a la "injusticia fiscal" y piensa que las medidas no tienen la posibilidad de ser temporales

img

Repudia ingresar en las "peleas culturales" de derecha y extrema derecha: "El día de hoy ahora absolutamente nadie discute que subir el salario mínimo sea malo"

VALÈNCIA, 24 Sep.

La vicepresidenta segunda del Gobierno de España y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha defendido el impuesto a las considerables fortunas que se negocia con el Ministerio de Hacienda en el contexto de los Presupuestos Generales del Estado, ha justificado la necesidad de este tributo frente a la "injusticia fiscal" que, a su juicio, se da en España, y ha reivindicado que esta clase de medidas "no tienen la posibilidad de ser temporales".

En afirmaciones a los medios este sábado antes de formar parte en València en entre los actos enmarcados en el X aniversario de eldiario.es, Díaz apostó por la penalización de los tramos salariales mucho más superiores, esto es, que "se graven mucho más las rentas cercanas a los patrimonios superiores que las rentas salariales".

La ministra de Trabajo ha defendido los planteamientos "ambiciosos" en temas de capital públicos que desde Unidas Podemos negocian "desde antes del verano" con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de cara a la elaboración y posterior aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, entre ellos la modificación del impuesto de sociedades "a fin de que se asimile al 15 por ciento", un aspecto "muy importante" en la negociación, según ha incidido.

Desde la capacitación morada, ha señalado Díaz, asimismo apuestan por el impuesto a las considerables fortunas y por la penalización de los tramos salariales mucho más superiores, "singularmente tipos que implementen la tributación sobre 120.000, 200.000 euros y de ahora en adelante".

En esta línea, ha apuntado que otra de las proposiciones planteadas a Montero es una armonización fiscal. Al respecto, Yolanda Díaz ha considerado que es "muy favorable" fijar un tramo "desde el como no sea bonificable y que todas y cada una de las comunidades autónomas tengan la obligación de apuntar exactamente el mismo diseño de capital públicos", y que, "desde ahí, sí que logren entablar diferencias".

Así, Díaz mostró su acompañamiento explícitamente a la iniciativa formulada este viernes por el 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que el "esfuerzo fiscal" que efectúan ciertas comunidades autónomas se compute en el momento de repartir de manera "justa" los capital del Estado, en frente de las zonas que quieren entrenar un "desarme fiscal". "Sí soy partidaria", ha ratificado Díaz, mientras que ha citado el aspecto de la financiación autonómica.

La vicepresidenta del Gobierno ha reivindicado que ha "llegado el instante" de impulsar una reforma estructural en temas de capital públicos. "Somos anormales en Europa, contamos cinco puntos de distancia en presión fiscal y, por consiguiente, debemos ordenar las construcciones de capital públicos a las realidades económicas y sociales del siglo XXI, cosa que no pasa", ha apostillado.

Por ello, ha argumentado que la iniciativa de impuesto a las considerables fortunas "no está concebido para en este momento, sino está pensada por el hecho de que hay injusticia fiscal". "Y en el momento en que hay una injusticia fiscal, las medidas deben ser estructurales", apostó.

Díaz ha incidido en que al ser parte de un gobierno de coalición se avanza "de a poco" en este aspecto, pero en todo caso ha insistido en la necesidad de proteger el impuesto a las considerables fortunas. "No es posible que un pequeño autónomo tribute mucho más que una enorme empresa de este país", ha censurado.

Al respecto, ha valorado "cualquier avance" para "agarrar" los "inconvenientes gigantes" de la crisis como consecuencia de la guerra en Ucrania. "Bienvenido sea", expresó.

Por último, preguntada por las afirmaciones del expresidente del Gobierno José María Aznar sobre el impuesto a las considerables fortunas, Díaz ha rechazado ingresar en "las peleas culturales de la derecha y la extrema derecha" que disputan "por causas evidentes", en las que, ha advertido, ella "nunca" va "a caer".

Frente a la posición de Aznar, ha considerado que hoy en España "ahora absolutamente nadie discute que subir el salario mínimo sea malo" y que, por consiguiente, resulta ser "una mala novedad para la derecha y extrema derecha que se afiancen conceptos que sean positivos", ya que estos ámbitos "prosiguen en las guerras culturales" mientras que el Gobierno de España "prosigue progresando la vida de la multitud de este país".

Más información

Díaz protege el impuesto a enormes fortunas frente a la "injusticia fiscal" y piensa que las medidas no tienen la posibilidad de ser temporales