• viernes 3 de febrero del 2023

El 58% de los economistas valencianos apuesta por subir los sueldos bajo la inflación

img

Prevén un empeoramiento de la economía valenciana y de españa en los próximos meses

VALÈNCIA, 19 Dic.

El 58% de los economistas valencianos se expone partidario a que los sueldos en las compañías privadas suban este año bajo la inflación para eludir una "espiral" de escaladas de costos, si bien avisan que "la pérdida de poder de compra de los sueldos tendrá un encontronazo fundamental sobre el consumo, y por consiguiente, sobre la restauración económica".

Esta se encuentra dentro de las primordiales conclusiones de la encuesta 'Las economistas piensan' desarrollada por el Consejo de Economistas de la Comunitat Valenciana, que recopila las impresiones de 855 economistas agremiados de la Comunitat Valenciana. Un estudio con un "tono fatalista" que refleja que los especialistas prevén un empeoramiento general de la coyuntura económica en los próximos meses, tanto en la Comunitat Valenciana como en España, cuya situación puntúan en este momento en un 4,diez sobre diez.

El informe se ha anunciado este lunes en una rueda de prensa donde participaron el presidente del Consejo de Colegios de Economistas de la Comunitat Valenciana y decano presidente del Colegio de Economistas de València, Juan José Enríquez; el vicepresidente del Consejo y Decano del Ilustre Colegio de Economistas de Castellón, Jaime Querol, y el tesorero del Consejo y Decano presidente del Ilustre Colegio Oficial de Economistas de Alicante, Francisco Menargues.

Uno de los puntos en los que se detiene el estudio es el encontronazo que va a tener la inflación sobre los sueldos reales, con conclusiones "muy fatalistas". Sobre este tema se ha anunciado una sucesión de declaraciones a fin de que los agremiados las valoren del 0 al 5 y la mucho más apoyada es que 'la pérdida de poder de compra de los sueldos tendrá un encontronazo fundamental sobre el consumo, y por consiguiente, sobre la restauración económica', con una nota media de 3,58 sobre 4.

En segunda situación está la iniciativa de que 'los sueldos reales van a padecer un fuerte deterioro que no se recobrará ni en el largo período', que tiene una calificación de 3,18.

Ante todo este ámbito, la encuestra expone a los economistas de qué forma piensan que se debería accionar en los sueldos privados, públicos y las pensiones. El 58% considera que los sueldos en las compañías privadas deberían subir bajo la inflación y el 34% apuesta por que "igual". Solo el 6% se expone partidario se subir sueldos sobre el IPC.

En cuanto a los sueldos públicos, el 66% de los economistas valencianos es conveniente a que suban bajo la inflación y el 30% apuestan por una subida igual a la inflación. En cambio, las críticas están mucho más divididas sobre las pensiones y posibilidades no contributivas: prácticamente media parta de los economistas abogan por la equiparación y la otra mitad por situarlas abajo.

Mayor acuerdo hay en los costes públicos: el 72% piensa que bene subir menos que la inflación para impactar a la baja en los costos en general.

Enríquez ha insistido en que, si los sueldos incrementan al ritmo del IPC "jamás terminaríamos con la inflación" y ha llamado a "eludir una espiral", si bien acepta que la pérdida de poder de compra es "despiadado". De este modo, ha planteado que un pacto de rentas "debería cambiar los sueldos para eludir que inflación se dispare" y que "se puede entablar un intérvalo de tiempo mucho más largo para recobrar el poder de compra" en un medio plazo.

En exactamente el mismo sentido, Menargues ha recalcado que hay que asumir que "la inflación nos hace a todos, hombres de negocios y asalariados, mucho más pobres" y defendido que el pacto de rentas debe "reparto esa pobreza, cuánto mucho más pobre es cada uno de ellos" hasta llegar a un punto "justo". A su vez, Querol ha remarcado la necesidad de una deflactación de impuestos.

La encuesta muestra una secuencia de declaraciones a fin de que los agremiados hagan ver su nivel en concordancia de cero al cinco. La oración con mayor acompañamiento, del 2,88, es que la moderación de inflación registrada en los últimos meses es "un espejismo y se volverá a la situación de inestabililidad" antecedente.

Enríquez explicó que "la mayor parte de economistas son fatalistas y piensa que la inflación se puede regresar a disparar", si bien ha puntualizado que la oración de que nos encontramos frente "el principio del desarrollo de reducción de la inflación", se posiciona como la segunda opción mucho más apoyada, con una nota media de 2,47.

Según este estudio, la inflación pasó del quinto al primer rincón en en top de primordiales inconvenientes de la economía valenciana. Para el 69,11% es la mayor preocupación, seguida del precio de los comburentes (48,05%), la indebida dimensión de las compañías (40,87%) y el déficit de infraestructuras (37,29). El paro (29,8%) pasó de encabezar la lista en años precedentes a ocupar el quinto rincón.

Sobre cuánto tiempo va a durar la inflación, el 54,86% de los economistas de la Comunitat estiman que se alargará entre 12 y 14 meses; un 29% piensa que va a durar entre 6 y 12 meses y un 16% cree que va a ser de sobra de un par de años.

"Lo que nos encontramos viento en la opinión de los compañeros es que nos encontramos mal y vamos a peor", ha resumido Enríquez. La encuesta tiene un "tono fatalista" ya que los economistas dan una nota media de 4,diez sobre diez a la situación de la economía valenciana y de españa, sin lograr el aprobado, al tiempo que hace seis meses pensaban que la calificación a esta altura del año sería de un 4,85 en la situacion valenciano y 4,49 en el español.

Además, prevén "que la situación empeore en los próximos seis meses", indicó Menargues. Preguntados sobre la nota que piensan que va a tener en medio año, aguardan una opinión del 3,8 para la economía de españa y un 4 para la valenciana. Los mucho más fatalistas son los economistas castellonenses.

Por otra sección, se ha preguntado a los economistas por qué razón campos piensan que se van a ver mucho más perjudicados por la inflación, la crisis energética y los cuellos de botella. En el primer sitio han ubicado a la industria (una nota de 4,07/5), después a la agricultura (3,66/5) y al comercio (3,45/diez).

En este punto, Querol hizo hincapié eb que la "falta de ayudas estatales directas" a la industria cerámica de Castellón es "preocupante" en el momento en que esta industria "ahora tiene a 9.000 personas en regulación de empleo" y el "40%" del empleo está ordenado cerca de esta industria.

Otro de los temas tratados por la encuesta es la subida de géneros de interés por la parte del Banco Central Europeo. Los agremiados encuestados piensan en la mayoría de los casos con un 54,93% que la subida
de las clases de interés alcanzará entre un 3 y un 4%. El 28,52% cree que se ubicará sobre el 4% y el 16,55% entre el 2 y 3%.

Más información

El 58% de los economistas valencianos apuesta por subir los sueldos bajo la inflación