• viernes 27 de enero del 2023

El 66% de las 61.000 consultas atendidas en 2021 en las Entidades del Dolor fueron mujeres

img

La mayor parte de casos se relacionan con mal lumbar o cervical de pacientes de 60 años, si bien hay un perfil joven con mal crónico

VALÈNCIA, 16 Oct.

Las entidades del mal hospitalarias de la Comunitat Valenciana atendieron un total de 60.933 consultas en 2021, de las que 21.280 fueron primeras consultas y el resto, consecutivas. Por sexos, el 66 por ciento de la gente que precisaron de esas consultas fueron mujeres y el 34% hombres.

Las entidades del mal son áreas donde asisten pacientes con mal, en su mayor parte, crónico, de cualquier origen (neuropático, oncológico, postraumático o quirúrgico, entre otros muchos), frecuentemente derivados por otros expertos que no hallan solución a su nosología dolorosa por medios comúnes.

Estas entidades tienen dentro a expertos de anestesiología, neurocirugía, rehabilitación, medicina de familia, psicología y enfermería que tratan el mal desde todas y cada una de las esferas, indicó la Generalitat en un aviso en el marco del Día mundial del mal, que se festeja el 17 de octubre con la meta de mentalizar sobre la relevancia de tratar el mal de manera multidisciplinar y abordando sus facetas.

Según el experto en anestesiología y coordinador de la Unidad del mal del Hospital Clínico de València, el doctor Carlos Tornero, "la mayoría de casos que se atienden en la unidad son los relacionados con mal musculo-esquelético, primordialmente de origen vertebral, tanto lumbar como cervical". "Por edades, la franja de edad media de los pacientes se ubica en torno a los 60 años", ha señalado.

"Disponemos asimismo un perfil de tolerante joven con mal crónico. En todos y cada uno de los casos, poseemos un considerable reto que es recobrar la ocupación del tolerante a fin de que logre reincorporarse a su historia diaria lo mucho más habitual viable", ha subrayado.

Esta unidad del Dolor atiende por año cerca de 4.400 pacientes en consultas ajenas y, en el área quirúrgica, efectúa en torno a 3.000 métodos complejos para tratar el mal crónico que no responde a otros tratamientos.

"Las opciones que da la unidad del Dolor del departamento Clínico-Malva-rosa son múltiples: se hace una investigación y evaluación de cada tolerante y comenzamos por las opciones mucho más sencillos como son los tratamientos endovenosos, parches y también infiltraciones y para casos complejos que no argumentan a estos tratamientos, hay técnicas que se efectúan en el quirófano, como son la radiofrecuencia, estimulación medular o bombas intratecales (gadgets con analgesia que se implantan a través de una pequeña cirugía)", ha apuntado el doctor Tornero.

Entre las técnicas mucho más originales para tratar el mal crónico que se han incorporado últimamente a la cartera de servicios del hospital Clínico está la estimulación medular con potenciales evocados en circuito cerrado, para pacientes con mal rebelde y también intratable con terapias comúnes. El estimulador medular se implanta en el espacio epidural a través de visión radiológica y a través de estimulación eléctrica se logra supervisar el mal.

Otra de las técnicas usadas es la terapia transcraneal con corriente directa para pacientes con fibromialgia, una técnica de neuromodulación cerebral no invasiva que administra una corriente a intensidad reducida para alentar áreas concretas del cerebro.

Las técnicas con ozono como complemento o substitución del empleo de corticoides son otras de las incorporadas. En ellas, se infiltra ozono como fuerte analgésico y a veces deja eludir la administración de corticoides.

Por otra sección, las técnicas intradiscales que dejan resección de protrusiones discales (lesión de la columna vertebral que se crea en el disco intervertebral) de manera percutánea sin precisar cirugía. En estos métodos se ingresa al interior del disco vertebral donde existe la lesión para la administración de medicación, radiofrecuencia o aun para su extracción parcial si fuera la situacion.

Asimismo, las últimas técnicas de radiofrecuencia y de crioablación dejan un alivio prolongado del mal en el momento en que el régimen farmacológico no marcha. Estas técnicas bloquean la transmisión de las señales inquietas de mal a través de temperatura (frío o calor), se efectúan en el quirófano de manera ambulatoria y alcanzan un alivio del mal duradero.

Tornero aseguró que "en el momento en que charlamos de mal hay que meditar en el mal crónico en sus facetas, sin olvidar el ingrediente psicológico y las implicaciones sociales y laborales que piensa padecer mal todos los días".

"El mal no es un desarrollo apartado, sino supone una disminución de la calidad de vida del tolerante que lo sufre, con una influencia esencial en su salud física y mental, aparte de una restricción esencial para formar parte de la vida popular y familiar" ha concluido.

Más información

El 66% de las 61.000 consultas atendidas en 2021 en las Entidades del Dolor fueron mujeres