• viernes 27 de enero del 2023

El 90% de los transportistas valencianos demanda "asfixia" por la subida del comburente, según FVET

img

FVET exhibe su seguridad en las negociaciones con el Gobierno para eludir una huelga

VALÈNCIA, 4 Jul.

El 90 por ciento de los transportistas de la Comunitat Valenciana demanda la "asfixia" que padece el ámbito gracias a la "escalada desbocada" de costos, "con particular importancia en los comburentes", cuyo precio se ha aumentado en un 68 por ciento en el último año.

Así lo refleja una encuesta para tomar el "pulso" a la situación del ámbito, efectuada por la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística (FVET), y que han anunciado este lunes el presidente de la FVET, Carlos Padres; el vicepresidente, Juan Ortega, y el secretario general de la patronal, Carlos García. Los causantes de la federación han analizado los primordiales desafíos del ámbito y han letrado por "confiar" en la negociación con el Gobierno antes de proponer la convocatoria de una huelga.

Padres explicó que, basado en la encuesta, lo que mucho más preocupa al ámbito es la subida del precio de comburente, que pasó de sospechar un 30% de los costos directos a un 40%.

Según ha detallado, el valor del comburente ahora se ubica en mucho más de 2,1 euros por litro, un 68% mucho más que en 2021, lo que supone que atestar un camión articulado de carga general de mil litros, con el que se tienen la posibilidad de recorrer 2.860 km, cuesta 838 euros mucho más que el año pasado. Así, ha advertido que una flota media de tres automóviles tiene un sobrecoste de 2.514 euros.

"Esto, en cualquier campo, es inasumible", ha lamentado el presidente de FVET, en cuya encuesta los socios señalan a que este aumento puede ocasionar cierres de compañías.

En este contexto, ha reivindicado "resoluciones estructurales" y asimismo ha pedido ayudas directas para mitigar la situación de un ámbito que está "tratando acostumbrarse a una exclusiva forma de marchar" mientras que sus costos incrementan.

En cuanto a la viable convocatoria de una huelga de transporte, la patronal FVET ha apelado a la "compromiso". "Los hombres de negocios no tienen en su diccionario la palabra 'parar'", y lo que desean es "trabajar y negociar", ha sostenido el presidente de la federación, mientras que ha remarcado que esa es la posición asimismo del Comité Nacional del Transporte por Carretera del que forma parte. No obstante, ha reconocido que, "si llega un instante en que procuras hablar y no dicen nada, lo último que queda es parar".

Por su parte, en afirmaciones a los medios, el vicepresidente ha señalado que "hay que confiar un tanto en las negociaciones que está realizando el Comité", si bien "es posible que si la situación empeora y los pactos tomados no se hacen en el mes de septiembre, entonces sí que posiblemente se proponga alguna acción" y "probablemente" podría haber una huelga en otoño.

Además del precio del comburente, los transportistas están preocupados por otras cuestiones que repercuten en los costos como la adquisición de automóviles --los camiones pasaron de valer 80.000 euros de media a 110.000-- y el aumento salarial del 6,5% acordado en el convenio colectivo. Igualmente, la carencia de conductores es otro de los inconvenientes sobre el que llaman la atención en la encuesta.

Según los datos de FVET, la carencia de conductores en 2021 afectaba a una de cada tres compañías y este año ahora al 50%. Solo en la Comunitat Valenciana, la federación cree una carencia de 2.000 expertos, que está suponiendo paradas operativas. Juan Ortega informa que, poniendo "las luces largas", el campo teme una carencia de "relevo generacional".

Preguntado por las probables causas, el presidente de FVET ha señalado que interfieren multitud de elementos, desde la "dureza del trabajo" --que, reconoce, "no es el mucho más cómodo de todo el mundo" y también supone largas ausencias y horarios de bien difícil conciliación-- hasta los sueldos, con compañías "donde no se repercute lo preciso a fin de que resulten atractivos", ha reconocido.

Carlos Padres ha reivindicado "medidas de calado" que pasan por la capacitación y profesionalización del campo, no solo del conductor sino más bien de toda la cadena, "mucho más que absolutamente nadie" las gerencias, y ha valorado ideas como las del gobierno del Castilla y León, con ayudas para la obtención de unas capacitaciones y privilegios que tienen la posibilidad de subir a 4.000 euros. En ese sentido, ha señalado que la patronal está "tratando" llegar a algún acuerdo con la Generalitat en temas de capacitación. El responsable de FVET apuesta asimismo por prosperar la seguridad, tecnología y tranquilidad de los automóviles.

Según FEVT, el sueldo de un conductor se ubica por lo menos en los 2.500 euros salvajes. La federación señala que, en el transporte en todo el mundo, mucho más de la mitad de conductores son personas migrantes de primera generación, pero tampoco los de segunda generación semejan predispuestos a tomar el relevo.

Asimismo, el 50% de los transportistas valencianos asimismo resalta el inconveniente del bajo precio del transporte, y ponen el foco en adversidades operativas de la prestación de servicios, por servirnos de un ejemplo la cola de entrada a puertos como el de València. Según FVET, una retención de cinco horas puede sospechar una mengua de tres millones de euros por mes.

Con todo, la mayor parte de las compañías da un aprobado a la situación general del campo, si bien el 30% la consideran suspenso gracias a estas problemáticas, unidas a la rivalidad desleal, la elevada fiscalidad y la morosidad.

En 2022, según ha detallado Carlos García, el 25 por ciento de las compañías manifiesta que se ha aumentado de manera destacable su actividad, pero se da una "paradoja": solo un 15% apunta a que subieron sus capital.

Para el resto del año, sin embargo, la encuesta revela un "cambio de activa" y previsiones "equilibradamente optimistas" frente a la puesta en marcha en los próximos meses de medidas pactadas con el Gobierno, en especial en lo que se refiere al descuento en el comburente, que aguardan que sea "la tabla de salvación para hallar una situación mucho más permanente", pero asimismo otras como la prohibición de las operaciones de carga y descarga de la mercancía por la parte de los conductores y la restricción a una hora de los tiempos de espera en las ubicaciones de carga y descarga.

Más información

El 90% de los transportistas valencianos demanda "asfixia" por la subida del comburente, según FVET