Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

El Ayuntamiento de València veta las licencias para apartamentos turísticos por unanimidad.

El Ayuntamiento de València veta las licencias para apartamentos turísticos por unanimidad.

El Ayuntamiento de València ha tomado la decisión de suspender la tramitación y otorgamiento de licencias para apartamentos turísticos en la ciudad durante un año, con la posibilidad de extender esta medida por otro año más. Esta iniciativa fue aprobada por unanimidad en el pleno ordinario de mayo, donde la alcaldesa María José Catalá planteó la propuesta que recibió el respaldo de todos los partidos políticos presentes.

La moratoria se aplicará a los alojamientos temporales ubicados en comunidades de propietarios y bajos comerciales, excluyendo los edificios completos de apartamentos turísticos que funcionan como hoteles. Esta medida no solo abarcará la ciudad de València, sino también se extenderá a las pedanías como El Palmar, El Saler, El Perellonet, Benimàmet, Carpesa, Poble Nou y La Punta. Cabe destacar que El Cabanyal ya cuenta con su propia regulación al respecto y en Ciutat Vella este tipo de licencias ya está suspendido.

La suspensión implica que no se aceptarán nuevas solicitudes para apartamentos turísticos a partir de su aprobación, aunque los proyectos que ya estaban en marcha antes de su publicación en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana no se verán afectados. Además, se excluyen de esta medida los inmuebles destinados exclusivamente a uso terciario, hoteles o bloques de apartamentos completos, y los apartamentos turísticos en primeras plantas con acceso independiente.

Por otra parte, el plan de inspecciones de apartamentos turísticos que se inició el verano anterior continuará su curso, según lo acordado en la moción aprobada. Se reconoce el impacto económico del turismo en la ciudad, pero se advierte sobre el crecimiento descontrolado que podría amenazar el equilibrio urbano y la calidad de vida en València, citando a Venecia como ejemplo de una ciudad turistificada en exceso.

El debate sobre la gentrificación, la turistificación y la rentabilidad de las viviendas turísticas frente al alquiler convencional seguirá en el centro de la discusión, mientras el Ayuntamiento busca preservar la identidad y la sostenibilidad de la ciudad en medio de un auge turístico sin precedentes.