• jueves 26 de enero del 2023

El Botànic desecha agrandar la cuantía por la que se paga la tasa turística y da un paso mucho más en su aprobación

img

VALÈNCIA, 28 Oct.

Los tres conjuntos del Botànic han descartado la enmienda de Compromís donde se planteaba que los municipios tengan la posibilidad de cobrar hasta un 200% de recargo de la tasa turística, con la que se pretendía que el máximo que se pudiese cobrar por noche ascendiera a 4 euros para hoteles de cinco estrellas y hospedajes de categoría superior.

Así lo han afirmado los tres partidos que dan acompañamiento al Botànic, PSPV, Compromís y Unides Podem, en afirmaciones anteriores al comienzo de la Comisión de Economía, Presupuestos y Hacienda donde se discuten las enmiendas parciales a esta la proposición de ley del Impuesto Valenciano sobre Estancias Turísticas. Tras pasar por la comisión, la tasa avanza en su aprobación: en este momento se va a deber discutir el dictamen en el pleno antes de aprobarse terminantemente.

La enmienda de Compromís llegó la semana anterior tras unas afirmaciones de la vicealcaldesa de València, Sandra Gómez (PSPV), en que planteaba que se pudiese cobrar hasta seis euros por noche a los pisos turísticos.

Sin embargo, la enmienda de Compromís llegó una vez que cerrara el período para la presentación de enmiendas, el pasado 23 de septiembre. Precisamente, la miembro del congreso de los diputados del PSPV, Trini Castelló, ha aludido a esta cuestión y ha defendido que se sostendrán las tarifas que planteaban los conjuntos, y las enmiendas que acordaron.

Castelló ha apuntado que hay una problemática con los pisos turísticos en la localidad de València pero se mostró persuadida de que el Ayuntamiento "tiene herramientas suficientes" para combatirla.

Por una parte de Compromís, Papi Robles ha señalado que han renunciado a su enmienda "en pro del acuerdo con los asociados" pero que dado que no se integre "no cambia para nada el sentido botánico de esta ley".

Desde Unides Podem, Ferran Martínez ha augurado que "la tasa turística se va a aplicar": "No solo nosotros, es que ellos en el momento en que rijan asimismo" --en referencia a los conjuntos que se oponen--. Martínez ha señalado que es una "proposición de ley realmente razonable" y que la tasa es "aun laxa".

Castelló fué la responsable de argumentar las enmiendas botánicas a la tasa. Entre las noticias a la ley que aportan los conjuntos del Botànic está un añadido al producto 1, por el que deja a municipios emplear la recaudación para convenir acciones conjuntas sobre patrimonio compartido.

Además, asimismo quedan fuera de la normativa los yates privados sin actividad comercial, que no están regulados como hosting turístico en la Comunitat Valenciana, y se detalla el género de embarcaciones y el número de noches que van a estar sostienes a cobro de la tasa.

Por una parte de la oposición, los conjuntos de PP, Ciudadanos y Vox han anunciado enmiendas para vaciar de contenido los productos de la tasa turística.

Desde el PP, Manuel Pérez Fenoll ha lamentado que con esta iniciativa, la Comunitat Valenciana se transforma en la "sede de la turismofobia" y ha aseverado que el Consell "repudia de chato el turismo".

Robles (Compromís) ha criticado la "pataleta" del PP y ha lamentado que a los conjuntos de la oposición "no les atrae" el enfrentamiento. También les ha recordado que el enfrentamiento de esta comisión "no es el de integridad" y les ha reprochado que no hayan incluido contenido en sus enmiendas.

Por una parte de Ciudadanos --que asimismo ha anunciado enmiendas para vaciar de contenido cada producto de la proposición--, Carlos Gracia ha señalado que la tasa viene "sin método conveniente del Consell", que "rompe la unidad del mercado" y que "no interfiere a la oferta furtiva". Además ha señalado que no están en concordancia "de chato" con la iniciativa con lo que "es imposible prosperar".

Martínez (Unides Podem) le ha felicitado por "calentarse la cabeza" y llevar a cabo enmiendas con "una fineza y un nivel de matiz para quitarse el sombrero" y le ha reprochado que "la economía sumergida no es razón para eliminar el IVA o el impuesto de sucesiones", sino más bien para "progresar los elementos y agrandar las inspecciones".

Desde Vox, Ana María Cerdán ha aseverado que todo el ámbito está en contra, con lo que la proposición de ley debería "meterse en el cajón y descuidarse de ella". Al igual que Ciudadanos, Vox asimismo propuso enmiendas para vaciar de contenido la iniciativa.

Tras enseñar las enmiendas, Castelló ha defendido que el impuesto "combate la turismofobia", es un "instrumento mucho más para combatirla", puesto que se genera en el momento en que "los ciudadanos ven que los perjuicios que les crea el turismo son mayores que las ventajas", algo que, ha asegurado, sucede en ciertos ayuntamientos de València.

Pérez Fenoll, en la réplica, ha pedido sacar la palabra "turismofobia" y ha aseverado que tiene relación a que hay "fobia al turismo" entre ciertos integrantes del Botànic. Además, ha aseverado que "la mayor parte de la sociedad está en oposición a la tasa" y ha manifestado que si rigen, retirarán la tasa.

Castelló le ha replicado que en la práctica, varios municipios ahora cobran tasas al realizar abonar por entrar a sitios turísticos. Por ello, ha criticado la "cabezonería" del PP que "transcurrido un tiempo se les virará en contra" pues "la terminarán aplicando".

Tras la votación de las enmiendas, en las que unicamente se han recibido las del Botànic, llegó el chascarrillo. La presidenta de la Comisión, la 'habitual' Eva Ortiz, propuso al vicepresidente, el socialista Jesús Sellés, como ponente del dictamen frente al pleno, a fin de que "fuera alguien del Botànic".

Robles respondió: "No, no, no, deseamos que sea la presidenta" y Martínez ha añadido entre risas: "Sí, sí". "Sois malísimas personas", ha bromeado Ortiz lo que generó una carcajada. "Yo no tengo ningún inconveniente", siguió la presidenta, pero le ha preguntado a Sellés: "¿Te gusta?". "Bien", ha respondido. Así que va a ser el socialista quien la presente.

Más información

El Botànic desecha agrandar la cuantía por la que se paga la tasa turística y da un paso mucho más en su aprobación