• viernes 27 de enero del 2023

El Gobierno aprueba los proyectos de cuenca para 2023-2027 que tienen dentro el recorte del trasvase Tajo-Segura

img

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el Real Decreto que mira la planificación hidrológica de doce demarcaciones hidrográficas para el intérvalo de tiempo 2022-2027, que por ejemplo noticias incluye el lugar de un caudal ecológico mínimo en el río Tajo, que se va a aplicar de manera progresiva y que tiene como resultado el recorte gradual del trasvase Tajo-Segura de entre 70 y 110 hectómetros cúbicos de aquí a 2027.

Específicamente, el Real Decreto incluye la revisión de los proyectos hidrográficos de las demarcaciones Cantábrico Occidental, Guadalquivir, Ceuta, Melilla, Segura, Júcar, tal como de la parte de españa de los ríos de todo el mundo, compartidos con Portugal: Miño-Sil, Duero, Tajo, Guadiana; y con Francia: Cantábrico Oriental y Ebro.

La ministra representante del Gobierno, Isabel Rodríguez, indicó a lo largo de la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que la aprobación de la planificación hidrológica piensa una exhibe del trabajo "aprensivo" y "estricto" que da cuenta de como este Gobierno trabaja con anticipación y efectividad en la administración de los elementos.

En su comparecencia, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera explicó que el Gobierno ha aprobado este tercer período de planificación para las 12 cuencas que es dependiente de la administración general del Estado y, además de esto, de las demarcaciones de Galicia-Costa y Baleares y ha señalado que aún falta por aprobar Canarias y Andalucía.

En suma, estas 12 cuencas engloban el 86 por ciento del territorio y el 65 por ciento de la población tras un paseo de tramitación de "algo mucho más de tres años" en un "dilatado" desarrollo con la intención de hacer más simple la planificación con la aportación de todas y cada una de las partes, según la vicepresidnta.

Ribera ha señalado las preferencias de la planificación que "por vez primera" tiene presente los niveles de cambio climático; el peligro de inundación; las obligaciones en temas de saneamiento y depuración; la pelea contra la polución difusa; la administración sostenible de las aguas subterráneas; asegurar la seguridad de suministro y sostener proyectos destacables para proteger la biodiversidad de espacios simbólicos como Doñana, el Delta del Ebro, la Albufera de Valencia o las Tablas de Daimiel.

En relación a los niveles climáticos, la vicepresidenta ha asegurado que desde los años 80 España sufrió una reducción cercana al 12 por ciento de sus elementos hídricos y la visión hasta 205 es la de una reducción agregada de entre el 14 y el 40 por ciento del agua libre.

Por otra parte, Ribera ha incidido en que los proyectos de cuenca dejan a España prepararse para el peligro de inundación y progresar las inversiones hasta escenarios jamás populares para progresar el saneamiento y la depuración pues España prosigue pagando multas represivas por esta razón.

En lo que se refiere a entre las cuestiones que mucho más polémica ha provocado la tramitación de este Real Decreto, el lugar de caudales ecológicos en el río Tajo que va a suponer una reducción del volumen de agua trasvasable del Tajo al Segura, la vicepresidenta ha garantizado el deber del Gobierno con el Levante pero ha advertido de la necesidad de anticiparse para garantizar la disponibilidad de agua en las ubicaciones con mayor peligro en temas de elementos hídricos.

Por este motivo, ha defendido la app "por vez primera" de un caudal ecológico para el Tajo, para asegurar la "buena administración" con un caudal ecológico que no suponga "ningún peligro" para las cuencas que hasta la actualidad se han beneficiado del Tajo-Segura.

Específicamente, la novedosa planificación contempla un caudal ecológico mínimo de 7 hectómetros cúbicos (hm3) en 2023 y de hasta 8,65 hectómetros cúbicos en 2026 en el río Tajo. Así, la vicepresidenta ha asegurado que en "el peor de los niveles" la reducción máxima de agua trasvasable está entre 70 y 110 hectómetros cúbicos, que se compensarán con inversiones para conseguir tener elementos auxiliares con agua desalada, reutilizada y con la eficacia del regadío.

Así, ha subrayado que estos elementos hídricos auxiliares dejarán "por lo menos" 140 hm3 nuevos, esto es un volumen "superior al agua que se dejaría de trasvasar como pérdida del caudal ecológico aun en épocas de sequía".

En ese sentido, ha añadido que el Gobierno no desea que estos elementos supongan una "carga inasumible" a los labradores con lo que se ha puesto en compromiso a poner un precio encuentre de 34 euros para el agua desalada, inversiones en renovables y eficacia del regadío.

La vicepresidenta ha reconocido al presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, su intención a fin de que estas inversiones sean "con transparencia", "participadas", y que el Gobierno logre probar de qué forma se marchan cumpliendo los diferentes jalones de la planificación con los propios territorios.

En ese sentido, ha señalado que los volúmenes auxiliares de desalación van a suponer 547 millones de euros entre la aptitud de desalación con fotovoltaica y una ampliación de la aptitud de las desaladoras de 70 hm3 de los clientes del Tajo-Segura que deja tener esa apuesta en 2026.

En este contexto, la vicepresidenta aseguró que cumplir la legislación europea, nacional y las sentencias judiciales ha de ser una "idea incuestionable" para "cualquier" ciudadano, institución y conjunto parlamentario, lo que piensa la obligación de entablar caudales ecológicos.

"Lo mucho más sintomático y también esencial es anticiparnos a un ámbito problemático", ha reiterado Ribera, que opina que es imposible depender solo de la lluvia libre en un ámbito de escasez poco a poco más recurrente, con lo que ha recalcado la relevancia de administrar los elementos con sabiduría, participación, coordinación entre gestiones y reflejando la relevancia económica que tiene el agua en política de costes, restauración de costos, pero poniendo atención a la gente en el centro.

Por último, la vicepresidenta ha asegurado que el Gobierno ha leído "con atención" las sugerencias del Consejo de Estado, que tiene un enfoque "conveniente" en relación a las esperanzas de administración acatando el caudal del Tajo.

'GUERRA DEL AGUA': "ESTEREOTIPO"

Preguntada en relación a la famosa como "guerra del agua", ha favorito no quedarse con expresiones como "estereotipo" sino ve primordial "trabajar en lo que une" y no combatir territorios, sino más bien conseguir resoluciones "juntos".

De esa manera, aseguró que "jamás antes" había habido "muchos elementos" y ha garantizado la "total" disponibilidad del Gobierno para continuar haciendo un trabajo juntos con "todos" los actores incluidos las comunidades de regantes.

Específicamente, la vicepresidenta ha apuntado que en estos cinco próximos años se dispondrá de sobra de 22.000 millones de euros en elementos y de ellos, mucho más de diez.000 millones para actualizar las políticas hídricas.

Por otra parte, la ministra indicó que el Consejo de Ministros ha aprobado otro Real Decreto para actualizar el marco de acciones para hacer más simple la pelea contra la polución atmosférica y la optimización de la calidad del aire, específicamente para acrecentar la anticipación de las ocasiones en las que se logre producir una urgencia que dejará tener instrumentos concretos y homologables en todo el territorio.

Más información

El Gobierno aprueba los proyectos de cuenca para 2023-2027 que tienen dentro el recorte del trasvase Tajo-Segura