Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

El impacto de los ataques en Mar Rojo en las empresas valencianas no se espera tan grave como el bloqueo de 2021

El impacto de los ataques en Mar Rojo en las empresas valencianas no se espera tan grave como el bloqueo de 2021

La Cámara Valencia y la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) han advertido de las consecuencias que pueden tener los ataques a embarcaciones en el Mar Rojo y el desvío de tráfico marítimo. Temen que esto lleve a una subida de costes y afecte a la economía valenciana.

Según Cámara Valencia, las repercusiones en la economía valenciana no serán tan intensas como las ocurridas en 2021 con el bloqueo del Canal de Suez. Argumentan que los costes de transporte marítimo aumentarán, pero se mantendrán lejos de los máximos alcanzados en 2021. Sin embargo, señalan que este aumento se notará en los precios finales durante el segundo trimestre de 2024.

Además, Cámara Valencia destaca que los problemas de suministro no impactarán de manera significativa en la actividad industrial y comercial, debido a que las empresas valencianas han diversificado sus proveedores y mejorado la gestión de los suministros.

Por otro lado, indican que el suministro de petróleo de Oriente Medio no se verá afectado si el conflicto se limita al Mar Rojo y Canal de Suez, por lo que su precio en los mercados internacionales no aumentará de forma notable. También esperan que las exportaciones valencianas hacia los mercados asiáticos no sufran grandes cambios, excepto en países como India y algunos del ASEAN, que seguirán en alza.

Aunque Cámara Valencia no prevé grandes cambios en las exportaciones valencianas a corto plazo, advierte que el retraso en la recuperación económica de los países europeos puede incidir en el medio plazo.

A nivel global, la cámara de comercio señala que las consecuencias de esta situación dependerán de la duración de los ataques y de las medidas que Europa y Estados Unidos tomen para garantizar la seguridad en la zona.

Algunas de las consecuencias inmediatas que destacan son el aumento del coste de los fletes entre Asia y Europa, la aplicación de recargos por riesgo de guerra y la posibilidad de tensionar nuevamente las cadenas de suministro. También mencionan el aumento de las emisiones de carbono por el transporte marítimo y los costos más elevados en las rutas transoceánicas.

Por su parte, la CEV señala que, por el momento, el Puerto de València no se está viendo muy afectado, pero advierte que los desvíos de buques pueden retrasar las entregas y elevar los costes de transacción. Además, lamenta que este conflicto político afecte negativamente a la actividad empresarial y encarezca las operaciones.

En conclusión, tanto la Cámara Valencia como la CEV expresan su preocupación por las consecuencias económicas que pueden surgir a partir de los ataques en el Mar Rojo y el desvío de tráfico marítimo. Temen una subida de costes y un impacto en las cadenas de suministro, pero también esperan que la situación se resuelva rápidamente para evitar un bloqueo al comercio internacional.