• viernes 27 de enero del 2023

El jurado ve culpable a un hombre acusado de estrangular a su pareja en Patraix y ocultar su cadáver en un maletero

img

VALÈNCIA, 25 Oct.

Un jurado habitual ha proclamado culpable a un hombre acusado de estrangular a su pareja en verdad en el vecindario valenciano de Patraix y ocultar su cadáver en el maletero de su turismo.

El jurado emitió un veredicto de responsabilidad contra el hombre, que se sienta en el banquillo de los acusados de la Audiencia de Valencia desde la semana anterior, por haber dado muerte intencionadamente a su pareja --la defensa pedía imprudencia--.

Así mismo, el jurado no valora en su veredicto ni la atenuante de confesión --el hombre reconoció los hechos en el juicio--, ni la de arrebato. Sí cree la reparación parcial del daño pues pagó 8.000 euros de los 50.000 que se solicitaban de indemnización al inició del juicio.

Tras el veredicto, el tribunal va a deber dictar sentencia. La Fiscalía demanda para el hombre una lástima de 12 años de prisión por un delito de homicidio con las situaciones agravantes de cometer el delito por fundamentos de discriminación por género y de vínculo. Le aplica la atenuante de reparación del daño.

Los hechos se remontan al 24 de agosto de 2020, en el momento en que el acusado, sobre las 00 horas, sostuvo una discusión con su pareja en verdad en su residencia de la calle Meléndez de València.

Tras un forcejeo, el hombre puso sus manos sobre su cuello realizando fuerte presión hasta el momento en que dejó de respirar. La mujer murió instantaneamente por insuficiencia respiratoria aguda producida por mecanismo de asfixia mecánica por estrangulación.

Seguidamente, el acusado, tras mantenerse un número de horas impreciso al lado del cadáver, lo envolvió y lo cargó hasta el vehículo de la mujer que estaba estacionado en las cercanías.

Tras emplear las llaves que él mismo tenía, ingresó el cuerpo en el maletero y lo abandonó tras rociarlo con una substancia cáustica. El cadáver se descubrió el 30 de agosto, en la confluencia de las calles Pablo Meléndez con Fontonares, una vez que se hubiese denunciado la desaparición el día previo.

La fallecida tenía en el instante de su muerte 31 años, no tenía descendencia y carecía de familiares en España, siendo su madre, habitante en Uruguay, su familiar mucho más directa.

Más información

El jurado ve culpable a un hombre acusado de estrangular a su pareja en Patraix y ocultar su cadáver en un maletero