• lunes 28 de noviembre del 2022

El Rainbow Warrior transporta a València a las mujeres mayores suizas que denuncian la "inacción" climática frente Estrasburgo

img

'KlimaSeniorinnen' piensan que batallar el cambio climático es cuestión de derechos humanos, exactamente la misma proposición que prosigue una demanda en España

VALÈNCIA, 7 Jul.

El barco 'Rainbow Warrior' de Greenpeace, que se puede conocer hasta este domingo en València, dió a entender la pelea judicial de las 'KlimaSeniorinnen', un conjunto de mujeres mayores suizas que ha denunciado la "inacción" contra el cambio climático por la parte del gobierno de su país frente al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, atentos de la sentencia de una instancia cuya doctrina es aplicable a toda Europa.

Rita Schirmer-Braun y Pia Hollenstein, nacidas en 1950, han compartido este miércoles un acercamiento con los medios dentro del 'Rainbow Warrior', que llegó este miércoles al puerto de València en una campaña de Greenpeace contra los comburentes fósiles. El buque insignia de la organización ecologista va a estar abierto al público hasta este domingo, en un tour europeo para reclamar a los gobiernos "políticas mucho más ambiciosas" contra el cambio climático y la prohibición de la propaganda y los patrocinios de los comburentes fósiles.

Unas reivindicaciones que se alinean con las de las 'KlimaSeniorinnen', un conjunto de mujeres mayores suizas que consiguieron subir hasta Estrasburgo la "falta de acciones" concluyente del gobierno suizo contra el cambio climático, bajo la propuesta de que en el derecho del país "existe el derecho a la vida, el principio de tener que accionar de manera precautoria para resguardar el medio ambiente y la obligación del gobierno de resguardar a la ciudadanía", han explicado Rita Schirmer-Braun y Pia Hollenstein. Además, la Convención Europea de Derechos Humanos recopila asimismo la protección del medio ambiente.

Así, 'KlimaSeniorinen' nació en 2016, en el momento en que activistas, al lado de Greenpeace, estudiaron de qué modo podrían hallar el encaje de su demanda en el marco jurídico del país. La conclusión fue que "la demanda debía ser presentada por un conjunto "vulnerable" y "perjudicado de forma importante".

"Es un hecho científico y probado por múltiples estudios que las mujeres se ven perjudicadas en mayor proporción que los hombres" por los efectos del cambio climático, asegura Hollenstein, antes de especificar que "en los tres veranos mucho más calurosos en Suiza, en 2015, 2018 y 2019, humo 1.500 muertes auxiliares, de las que 900 fueron de mujeres.

Por esta razón, eligieron formarse como una agrupación de mujeres mayores de 64 años para enseñar su demanda y crearon en 2016 la entidad, que comenzó a sus pleitos en el tribunal administrativo federal y otras instancias suizas. "Todo el planeta las rechazó, conque decidimos ir mucho más allí y mostrarlas frente al Tribunal Europeo. La clave: que se ven violados los derechos humanos y la Constitución necesita al Gobierno la protección de los derechos humanos de la ciudadanía", ha señalado Pia Hollenstein.

Ahora, comentan, el Tribunal Europeo ha recibido la causa y la ha proclamado como prioritaria. "Es un hecho fundamental pues la mayor parte de causas que llegan a este tribunal se desestiman. Podemos decir que nuestra demanda tuvo cierto éxito. Además, se decidió que la causa va a ser tratada por la Cámara Alta, otro éxito esencial", han señalado las activistas, que están esperando de que se emita la sentencia.

Además, según añade Rita Schirmer-Braun, el periplo judicial estuvo acompañado por ocupaciones de concienciación para reportar a la ciudadanía. Las 'KlimaSeniorinnen' han ordenado expediciones a glaciares y cubrieron uno, de 1.500 metros de altura, con una lona que dejó ver que en seis semanas 2 metros habían desaparecido.

Las 'KlimaSeniorinnen' han alcanzado la cifra de 2.000 mujeres, y otras mil personas que dan acompañamiento pero no tienen dentro la asociación al se rmenores de 65 años. Su último emprendimiento fue hacer unos triángulos con mensajes, unidos por hilo, llevarlos caminando a la ciudad más importante de su país y de ahí embarcar en el velero Beluga de Greenpeace para viajar a Estrasburgo a enseñar su demanda.

"Si ganamos, la demanda va a tener un alcance considerablemente mayor, no solo Suiza, sino más bien un encontronazo en otros países de Europa", ya que además de esto va a suponer una llamada de atención a un país que tiene "políticas mucho más ambiciosas" que otros de su ambiente, como la situacion de España, según Greenpeace.

En ello coincide la letrada de Greenpeace Lorena Ruiz-Huerta, que resalta que "la doctrina del Tribunal Europea de Derechos Humanos es aplicable a todos y cada uno de los países de Europa". En España, la organización ecologista, al lado de Ecologistas en Acción, Intermon Oxfam, Fridays for Future y la Coordinadora de ONGs para el Desarrollo, asimismo han anunciado una demanda en exactamente la misma línea, que en la actualidad está en etapa de conclusiones en el Tribunal Supremo. Es lo que han llamado 'Juicio por el Tiempo'.

"El Gobierno de España de hoy alardea de ser el mucho más ecologista de la historia, y indudablemente lo es, pero se está equiparando con gobiernos precursores que de manera directa eran negacionistas y no habían hecho nada. En el reino de los ciegos, el tuerto es el rey, y las políticas son completamente deficientes", ha denunciado Ruiz-Huerta.

La letrada específica que entre las necesidades primordiales es que "aumente la ambición" en los objetivos de reducción de emisiones que España se propuso para 2030, puesto que se ha fijado el porcentaje de reducción en un 23% y Greenpeace cree que ha de ser del 55% si se desea cumplir lo acordado en la cima de París y eludir el incremento de temperatura global de 1,5ºC, que es a "a la que nos tenemos la posibilidad de amoldar como clase".

La demanda de españa prosigue la estela de las 'KlimaSeniorinnen', pero asimismo la de otros "precedentes que ya están en Europa" y hasta "seis sentencias victoriosas" en Países Bajos, Alemania, Francia, Bélgica, Irlanda y República Checa.

No obstante, en España, según ha lamentado la letrada de Greenpeace, que espera tener una sentencia en otoño, están "preocupados" y "descontentos" pues el juez que transporta la causa "ha inadmitido todas y cada una de las pruebas presentadas sin motivación", incluidos reportes científicos sobre el encontronazo del cambio climático en España. "Sin pruebas, los juicios se transforman en un alegato a favor y otro en contra" y "las resoluciones son mucho más políticas que jurídicas", ha lamentado.

Más información

El Rainbow Warrior transporta a València a las mujeres mayores suizas que denuncian la "inacción" climática frente Estrasburgo

Noticias de hoy más vistas