Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

El Síndic exige a la Generalitat una cita previa rápida y cercana para las ITV.

El Síndic exige a la Generalitat una cita previa rápida y cercana para las ITV.

En València, el Síndic de Greuges ha pedido a la Generalitat que tome medidas para asegurar que los ciudadanos puedan obtener cita previa en las ITV para la revisión de sus vehículos de manera oportuna y en las estaciones más cercanas a sus hogares.

Esta solicitud se hizo tras la queja de un ciudadano por el mal funcionamiento de la empresa pública Sitval, encargada de gestionar las ITV en la Comunitat Valenciana desde febrero del año pasado, cuando el servicio fue devuelto a gestión pública después de 25 años de privatización.

El denunciante mencionó la eliminación del servicio de ITV móvil en Xixona, Alicante, y la dificultad para obtener cita previa en las ITV cercanas de El Campello, Alicante y Alcoi antes del 1 de julio, lo que lo obligó a desplazarse a Villena, a 60 kilómetros de su ubicación.

El Síndic decidió tomar cartas en el asunto al ver que la Generalitat no respondió a la solicitud de información sobre el tema, lo que consideró como una falta de diligencia por parte de la administración autonómica.

En su análisis, el Síndic señaló que demorar la obtención de cita previa para la revisión de los vehículos durante más de dos meses era desproporcionado y contrario a los principios de una buena administración, lo que podría poner en riesgo la seguridad vial al retrasar las revisiones obligatorias.

Además, el Síndic criticó la falta de colaboración por parte de la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo al no enviar el informe requerido en el plazo legal establecido, advirtiendo que esta actitud obstaculizadora sería destacada en futuras resoluciones.

Por lo tanto, el defensor del pueblo instó a la Conselleria a abordar estas situaciones, verificar los hechos denunciados y tomar las medidas necesarias para garantizar que se pueda obtener cita previa en las ITV más cercanas, recordándoles su obligación legal de colaborar con la institución.

Ante la falta de respuesta, el Síndic cerró el expediente a finales de octubre, sin haber resuelto la queja inicial del ciudadano.