• viernes 27 de enero del 2023

En el momento en que el papa emérito Benedicto XVI visitó València: rezos por las víctimas del metro y una plegaria en valenciano

img

VALÈNCIA, 31 Dic.

El Papa Benedicto XVI, fallecido este sábado, aterrizó en València a las 11.39 horas del 8 de julio de 2006. Recibieron al pontífice 2.000 peregrinos congregados en el campo de aviación, a los que saludó nada mas llegar entre cantos como '¡Viva el papa!', ' ¡Benedicto amigo Valencia está contigo!' y '¡Bastante, bastante papa es!'.

De este modo empezaba el V Encuentro Mundial de las Familias, el primer viaje de Benedicto XVI a España que se vio ensombrecido por el incidente mortal de Metrovalencia, en el que fallecieron 43 personas, y que fue fundamento a fin de que Benedicto XVI alterara su agenda para rezar un responso por las víctimas en la estación siniestrada y hallarse con sus familiares.

Termómetros a mucho más de 30 grados y un millón de leales esperaban al Papa. Se habían desplegado 11.000 globos con la bandera vaticana y 50 pantallas colosales para retransmitir el viaje apostólico por el recorrido de la Alameda --que tiempo después protagonizarían sucesos--.

A su llegada al campo de aviación lo han recibido asimismo los entonces Reyes de España, Juan Carlos y Sofía; el en este momento expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el que era su homólogo en la Generalitat, Francisco Camps, tal como la regidora Rita Barberá.

Tras un corto acercamiento privado con los monarcas, inició en un vehículo panorámico el camino hasta la ciudad más importante y su primera parada, sobre las 12.45 horas, fue la estación de metro de Jesús, donde se registró el incidente de metro. Allí rezó por los muertos y heridos y depositó una corona floral en su memoria. Este punto no se encontraba contemplado en el software inicial de la visita del Papa, que expresó su deseo de conocer la estación tras saber el hecho.

Instantes después reinició la marcha, por el centro de la región, hacia la Catedral. En la plaza, un conjunto de vecinos lanzaba cubos de agua a los peregrinos que estaban aguardando a su llegada con la intención de refrescarles del calor que se padecía en la localidad.

Frente a la Seo, la regidora le entregó la llave de la región y el papa firmó en el libro de honor, contempló los frescos renacentistas de la cúpula mientras que sonaba música de Capella de Ministres, rezó frente a la patrona de los valencianos y saludó a varios de los familiares de los muertos en el incidente del tren.

A su salida de la Basílica, el Papa Benedicto XVI efectuó una plegaria en valenciano antes del rezo del Angelus Domini frente a los cientos de peregrinos concentrados en la Plaza de la Virgen. El Pontífice se dirigió a la patrona de la ciudad más importante, con "amor filial y en valenciano" y apuntó "davant la 'Cheperudeta' --como se conoce cariñosamente a la patrona-- vullc dirli: ampareumos nit i dia en totes les necessitats, puix que sou, Verge Maria, Mare dels Desamparats".

Después, por la tarde, un millón de leales festejaron con el Papa Benedicto XVI la Fiesta de las Familias en la Ciutat de les Arts i les Ciències de Valencia.

El Papa, en su mensaje, logró un llamamiento a los mandatarios a pensar sobre "el bien visible" de la familia y recordó que el "objeto de las leyes es el bien integral del hombre". Se terminaba de legalizar en España el matrimonio homosexual. El Papa aseveró que "Dios creó al hombre y la mujer y los ha llamado en el matrimonio a una íntima comunión de vida y amor entre ellos" y que "esta es la realidad que la Iglesia proclama sin cesar al planeta". Asimismo, alertó sobre la necesidad de asegurar a las familias que "no están solas" frente "los retos de la sociedad de hoy, marcada por la dispersión que se crea más que nada en el ámbito urbano".

Vocalistas como la brasileira Fafá de Belem o Monserrat Caballé amenizaron la liturgia interpretando canciones como un Ave María brasileñoy un Padrenuestro del compositor José María Cano, que dirigió la orquesta que le acompañaba. También participaron el Coro de la Generalitat acompañado por la Orquesta de Valencia que interpretó 'Valencia' del profesor Serrano y el Taiwán Ballet que ofreció una danza habitual oriental.

El acercamiento contó además de esto con el testimonio de varias familias, venidas de todas y cada una unas partes del planeta, quienes compartieron con el Papa su experiencia. La liturgia acabó sobre las 23.30 horas con un castillo de fuegos artificiales de la pirotecnia valenciana 'Caballer' que contó con un "ramillete" de fuegos artificiales, de sobra de 200 kilogramos de pólvora de colores neutros, con una duración de 4 minutos.

Al día después, el Papa llegó a la misa conclusiva del V Encuentro Mundial de las Familias momentos antes de las 9.30 horas, instante en el que se encontraba sosprechado el comienzo del trabajo espiritual. Vestía una casulla verde y portaba el báculo papal, llegó al altar tras recorrer caminando, al lado del entonces arzobispo de Valencia, monseñor Agustín García Gasco, los pocos metros que les apartaban de la sacristía, instalada en el Palau de les Arts.

El matrimonio y la familia volvieron a centrar su alegato. Afirmó que la familia, "establecida en el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer es el ámbito donde el hombre puede nacer con dignidad, medrar y realizarse de una manera integral".

El Papa dio la comunión a Mariano Rajoy, Francisco Camps, Rita Barberá, la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el expresidente de Murcia, Ramón Luis Varcárcel, entre otros muchos.

Tras la misa, solicitó un vaso de horchata para refrescarse. Por último, Benedicto XVI alteró el itinerario sosprechado de regreso al campo de aviación de Manises, a donde iba a ir en vehículo cubierto, para pasar por el centro de la región "y despedirse de los valencianos desde el vehículo panorámico". El 'papamóvil' pasó por las calles Alcalde Reig, Jacinto Benavente, Plaza de América, Navarro Reverter, Plaza Porta de la Mar, Colón, Xátiva, Guillén de Castro, Angel Guimerá, Linares, Avenida del Cid para salir por la autovía A-3 hacia el campo de aviación de Manises, donde fue despedido por los Reyes de España, antes de regresar hacia Roma.

Antes de despegar, en el campo de aviación, manifestó que aguardaba que el V Encuentro Mundial de las Familias (EMF) ayudara al planeta a "entender" que el matrimonio entre un hombre y una mujer "es un enorme bien para toda la raza humana".

La visita del Papa no agradó a toda la ciudadanía. Por ejemplo, el colectivo 'Jo no t'espere' vendió mucho más de 5.000 pancartas con el lema y la imagen de su campaña, para visibilizar que "no todos y cada uno de los valencianos están según la visita del Papa Benedicto XVI, ni por su formato de espectáculo faraónico, ni por su contenido retrógrado y estigmatizador". También se organizó un Encuentro Mundial de período-nudismo antipapal, ordenado por la interfaz 'Jo no t'espere vestit'.

Años después, los sobrecostes y adjudicaciones por la visita del Papa terminaron en los tribunales en el contexto de la Gürtel y se tradujeron en condenas para los causantes de la trama.

Más información

En el momento en que el papa emérito Benedicto XVI visitó València: rezos por las víctimas del metro y una plegaria en valenciano