Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Estudio revela que la jornada laboral de 32 horas podría aumentar la productividad, según directivos

Estudio revela que la jornada laboral de 32 horas podría aumentar la productividad, según directivos

El 60 por ciento de los directivos valencianos consideran que la implementación de una jornada laboral de 32 horas aumentaría o mantendría la productividad en sus empresas, según se ha revelado durante una jornada organizada por Compromís en València. El evento, que tuvo lugar en el MuVIM, contó con la participación de destacados expertos en economía y legisladores del partido político.

El estudio encargado por la Generalitat Valenciana a la Universitat de València durante la etapa del Botànic analiza las posibilidades y limitaciones de reducir la jornada laboral sin afectar el salario de los trabajadores, y aunque finalizó el año pasado, sus resultados no habían sido dados a conocer hasta ahora.

Los datos recopilados incluyen información de una macroencuesta realizada a 371 directivos y 1.508 trabajadores, así como entrevistas con representantes de la Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana, CCOO-PV y UGT-PV.

De acuerdo con las conclusiones del estudio, la reducción de la jornada laboral podría tener un impacto positivo en la productividad de la economía valenciana. Un porcentaje significativo de directivos empresariales están convencidos de que la cantidad de trabajo realizado por los empleados aumentaría o se mantendría estable con una semana laboral de cuatro días.

En cuanto al empleo, se prevé la creación de nuevos puestos de trabajo en sectores como el ocio, el turismo, la educación y el deporte al reducir la jornada laboral. Además, tanto las empresas como los trabajadores consideran que esta medida facilitaría la conciliación laboral y personal sin afectar la productividad.

El informe destaca la importancia de implementar planes piloto en varios sectores, la negociación colectiva a nivel sectorial y la participación de los sindicatos en este proceso de transición hacia una jornada de trabajo de 32 horas. Asimismo, se menciona la necesidad de un enfoque gradual para que las empresas puedan adaptarse progresivamente.

Según el estudio, es crucial que las instituciones implementen medidas adicionales, como cambios culturales en cuanto a roles de género y mejoras en el transporte público, para garantizar el éxito en la implementación de la jornada laboral reducida.