• jueves 06 de octubre del 2022

Exhuman los cuerpos de seis víctimas de la opresión franquista en el cementerio de Llíria: "Nos encontramos en el sendero"

img

Sus familiares "descansan" con la "promesa" de "proporcionarles una sepultura digna", "cerrar lesiones" y "llenar el desafío"

VALÈNCIA, 23 Jul.

La segunda etapa de los trabajos de exhumación de los cuerpos fusilados y sepultados en fosas recurrentes en el cementerio de Llíria dió como resultado la ubicación de seis víctimas de la opresión franquista, de los cien cuerpos que se cree están sepultados en este rincón.

Así lo ha concretado este sábado en afirmaciones a los medios la técnica arqueóloga de ArqueoAntro --compañía arqueológica al cargo de las trabajos de identificación-- Inés Blay Gil, antes de la presentación de los adelantos logrados en los trabajados de exhumación de las fosas del cementerio de Llíria.

Blay ha detallado que 4 de los cuerpos exhumados estaban en ataúdes y todos ellos "presentaban signos evidentes de crueldad, como fracturas perimortem o proyectiles socios". "Estos ataúdes nos hacen meditar que no se intente una fosa común, sino más bien de fosas particulares, con lo que posiblemente en el instante de sepultar los cuerpos ciertos familiares llegaran a tiempo de salvar a las víctimas y sepultarlo aparte", explicó.

En este sentido, la arqueóloga ha destacado el papel de los familiares en el momento de encontrar las fosas "tras 80 años de silencios", y ha señalado que "es común que se pusiesen cruces en el sitio donde se suponía que se encontraba sepultado un familiar". "Nosotros nos guiamos por esos signos en el momento de realizar los sondeos", ha apuntado, y ha añadido que "hubo suerte" pues sobre la fosa donde se han encontrado los restos --fosa número 6-- había una cruz de un individuo fusilada el 30 de octubre de 1939.

Precisamente, al acto han asistido varios familiares de castigados del franquismo que sostienen la "promesa" de conseguir los cuerpos de sus conocidos cercanos en ciertas 11 fosas situadas en este cementerio para lograr "reposar" y "cerrar lesiones", tal como de "ofrecer una sepultura digna" a los muertos y "llenar el desafío".

Muchos de estos familiares todavía ignoran si van a poder encontrar los restos de sus seres amado, si bien en su mayor parte afirman que estos fueron fusilados en el cementerio de Llíria. En esta línea, Blay ha recalcado que la próxima etapa va a consistir en "proseguir con la búsqueda en las tres zonas de actuación".

El presidente de la Agrupación de Familiares Víctimas del Franquismo en Fosas Comunes 'Cementerio de Llíria', Sergio García, que este sábado es "un día fundamental y particular" en el que los familiares de las víctimas "pudieron ver de qué manera van continuando los trabajos de exhumación" de las fosas recurrentes ubicadas en el Cementerio de Llíria.

"Deseamos reivindicar que nos encontramos aquí cogiendo el testimonio y el testigo de las personas más allegadas para proporcionarles justicia, verdad y reconocimiento, que a fin de cuentas es lo que procuramos", expresó García, mientras que ha asegurado que las familias están "en el sendero" de localizar a sus conocidos cercanos. "El día de hoy es un día para decir que lo conseguimos, que nos encontramos aquí y que poseemos razón", ha manifestado.

En este sentido, ha reivindicado que "tras 4 años de pelea" los familiares van a poder "cerrar lesiones y episodios de sus vidas" y empezar a "llenar el desarrollo de desafío", y ha pedido a las gestiones públicas que "tengan mucho más empatía" con las víctimas de la opresión franquista. "Aparte de Paterna, asimismo hay mucho más fosas en la Comunitat Valenciana que deben levantarse", ha apuntado.

El presidente de la agrupación ha aseverado que los adelantos en la exhumación de las fosas del cementerio de Llíria son para él una "satisfacción personal", ya que espera que los trabajos arqueológicos hallen los cuerpos de su bisabuelo y su tío, fusilado el 24 de octubre de 1939.

"Nos encontramos esperando de que se encuentren una cruz y una llave que mi bisabuela y mi tatarabuela pusieron en los cadáveres para reconocerlos", ha señalado, y ha ensalzado la figura de "esas mujeres, aquellas personas el día de hoy mayores, que pusieron cruces en los cuerpos a fin de que más adelante se pudiese venir a reconocerlos".

Vicenta Ruiz García es nieta de Vicente Ruiz Cristal, vecino de la Pobla de Vallbona que fue fusilado en este cementerio el 3 de junio de 1939, y sabe "de siempre" que su abuelo está sepultado en Llíria.

"Esto ahora lo llevo años metido y fue una al azar que ayer me enterase de que el día de hoy hacían este acto", ha subrayado Vicenta, que se mostró "muy conmovida" y con "mucha promesa de que todo vaya adelante y se logre sacar a la gente y proporcionarles una sepultura digna". "Siento bastante reposo y tengo muchas ganas de terminar con esto", ha señalado.

Lucía Zaragozá, hija del soldado republicano Vicente Zaragozá, ha lamentado que conoció "poquísimo" a su padre pues solo tenía un par de años en el momento en que fue fusilado. Sin embargo, aseguró que sí recuerda toda la "temporada del silencio" de la posguerra en el momento en que "no se podía decir nada y si charlabas, mal". También ha recordado en un día "fundamental" a su madre, puesto que "ella no se lo aguardaría jamás".

Por su parte, María Ortiz Madrid, hija del vecino de Pilar de la Horadada Ginés Ortiz Sánchez que asimismo fue fusilado en el cementerio de Llíria, ha viajado desde Murcia con su hija, su yerno y su hijo para ayudar al acto. "Si bien sea mayor y me vaya a fallecer mañana, si yo no puedo agarrar sus restos, que los recojan mis hijos", ha proclamado "llena de mucha emoción", y ha contado que su madre "murió sin entender dónde se encontraba" su marido.

Más información

Exhuman los cuerpos de seis víctimas de la opresión franquista en el cementerio de Llíria: "Nos encontramos en el sendero"