• viernes 27 de enero del 2023

Gobernantes que consultaron datos de Rocío Carrasco se defienden: "Íbamos a contribuir a víctimas que se vieron reflejadas"

img

Fiscalía sostiene los tres años y medio de prisión para los acusados y ve sus ediciones "poco reales y también inverosímiles"

VALÈNCIA, 12 Ene.

Dos gobernantes de la Generalitat acusados de entrar, sin justificación alguna, al sistema integral de crueldad de género (Viogén) para preguntar datos personales y reservados de Rocío Carrasco y su expareja Antonio David Flores, han negado que actuasen de esta manera por diversión u ocio y se han justificado: "Queríamos asesorarnos y contribuir a víctimas que nos llamaban y que se vieron reflejadas en Rocío".

Así se han pronunciado los 2 acusados, uno sicólogo y, la otra, trabajadora popular interina en una Oficina de Atención a las Víctimas del Delito. La Fiscalía ha alto a terminantes sus conclusiones y solicita para ellos rutas penas de tres años y medio de prisión, tal como una multa de 18 meses a razón de diez euros
diarios y seis años de inhabilitación absoluta por un delito de hallazgo y revelación de misterios. Por su parte, la defensa demanda la absolución al no ver delito, ya que ha aludido a la autorización de los gobernantes para preguntar Viogén y ha enmarcado la actuación en "el ejercicio de sus funcionalidades". Tampoco ve perjuicio alguno.

Los hechos se remontan al 22 de marzo de 2021, tras la emisión del primer capítulo de la docuserie 'Rocío, contar la realidad para continuar viva', emitida por Telecinco.

Los 2 acusados han explicado que al día después de la emisión del capítulo han recibido varias llamadas en la oficina por la parte de mujeres que aseguraban que estaban viviendo una situación similar a la de Rocío Carrasco y solicitaban consejos.

Uno de los gobernantes, el sicólogo, explicó que asistió a Viogén, app sobre la que tenía autorización para ingresar, con la meta de orientarse con las situaciones que estaban atendiendo. "Particularmente me interesaba preguntar si existía alguna orden de protección en el expediente de Rocío y si se había asignado algún género de unidad de supervisión", dijo.

"Lo que precisaba comprender --ha proseguido-- es si Rocío era víctima de crueldad de género y si, por este motivo, tenía asignado un nivel de peligro y una unidad de supervisión. Así, podría asesorar a otras probables víctimas que afirmaban que les pasaba lo mismo y que estaban en exactamente la misma situación".

El funcionario, que ha insistido en que accedió a los datos únicamente por fundamentos expertos, indicó que para entrar a Viogén no debió sortear claves de acceso ni piratear nada y ha negado que lo hiciese de manera lúdica o por diversión: "Lo hice en el ejercicio de mis funcionalidades", ha repetido.

Al respecto, el presidente del tribunal ha pedido al acusado que volviese a detallarse ya que no comprendía por qué razón precisaba preguntar el expediente de Rocío Carrasco para, como sicólogo, asesorar a otras probables víctimas. Y el acusado ha incidido: "Comprender si en un caso así había algún nivel de peligro podía ser útil para comprender si las probables víctimas que nos llamaban asimismo podían tener atribuido exactamente el mismo nivel de peligro. Podía recomendarles que hiciesen la demanda pertinente para conseguirlo", aseguró.

Por su parte, la otra gobernante acusada ha repetido --asimismo en su última palabra-- que la solicitud a Viogén "no se realizó con ninguna intencionalidad que no fuese profesional". Ha explicado que en su caso, el día de los hechos, recibió la llamada de una víctima, a la que habían tratado, que le mencionó que se había sentido identificada con lo que se había denunciado en el software de televisión relacionado con la crueldad vicaria y con lo que había contado Rocío Carrasco.

Así, indicó que entró en Viogén "para contextualizar la situación y ver lo que pasaba", mientras que ha añadido que "jamás hubiese podido adivinar que realizar esa solicitud desencadenase estas secuelas".

Durante el juicio han comparecido múltiples presentes, entre ellos, la que fuera compañera de los acusados y letrada en la Oficina de Víctimas, quien ha corroborado las varias llamadas que han recibido tras la docuserie por la parte de víctimas que se sentían identificadas.

Preguntada por de qué forma los gobernantes podían contribuir a esas víctimas con la solicitud del expediente, la testigo indicó que "llamaba la atención que todas y cada una de las víctimas, que presentaban una problemática diferente, se sintiesen identificadas con Rocío. Entones, era comprender qué estaban necesitando. Algo había ocurrido con esa persona --la hija de Rocío Jurado-- que había hecho que todas y cada una abriesen los ojos. Queríamos comprender por qué razón las víctimas se veían identificadas con ella", ha repetido.

Por su parte, el jefe de servicio de ordenación de cargos laborales de la Administración ha señalado, en calidad de testigo, que fue el responsable de enseñar el expediente disciplinario de los acusados, si bien no ha podido terminarlo por el hecho de que se empezaron las actuaciones judiciales.

De este modo, solo ha podido gestionar un expediente relacionado en Alicante sobre el que el fiscal no vio delito. Al respecto, explicó que tenía que ver con un caso afín en el que la gobernante aseguraba que había consultado el expediente frente al incremento de llamadas de personas con síntomas afines a Rocío Carrasco.

Tras estudiar este caso específico, el testigo ha manifestado que no halló restricción expresa de que no se pudiese preguntar este género de casos. "No hallé en los manuales nada que pusiese que no se podía entrar a un expediente si no se tenía relación con el trámite. No la hallé, si bien no digo que no permanezca", ha señalado. El testigo no vio en un caso así mala fe y pensó que la gobernante consultó Viogén en el ejercicio de su cargo.

Más información

Gobernantes que consultaron datos de Rocío Carrasco se defienden: "Íbamos a contribuir a víctimas que se vieron reflejadas"