Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Hombre condenado a 24 años de prisión por reiteradas violaciones a una menor y difundir imágenes privadas.

Hombre condenado a 24 años de prisión por reiteradas violaciones a una menor y difundir imágenes privadas.

La sección tercera de la Audiencia Provincial de Valencia ha dictado una sentencia condenatoria en un caso de agresión sexual a menor con violencia e intimidación. El hombre acusado, que cuenta con la agravante de abuso de superioridad, ha sido sentenciado a 15 años de prisión por este delito, además de recibir una pena adicional de nueve años de cárcel por difundir material de pornografía infantil. La víctima es un menor de edad, pariente de la pareja sentimental del agresor.

Como consecuencia de estos terribles acontecimientos, la niña se ha visto gravemente afectada, quedándose encerrada en su hogar y dejando de asistir al instituto. Además, ha perdido toda voluntad de relacionarse socialmente y ha cometido actos de autolesiones, incluso llegando a intentar ingerir lejía.

La sentencia ha establecido que el condenado no podrá acercarse a menos de 500 metros de la víctima, su residencia, su centro educativo ni su lugar de trabajo durante 30 años. Además, se le ha inhabilitado para ejercer cualquier profesión, oficio o actividad que implique el contacto directo y regular con menores de edad durante 33 años. Por último, deberá pagar una indemnización de 30.000 euros por los daños y perjuicios morales sufridos por la niña, quien tenía entre 12 y 13 años de edad cuando ocurrieron estos abusos.

Según se ha establecido en la sentencia, los hechos se produjeron entre octubre de 2021 y enero de 2022, cuando el agresor realizó tocamientos y violó repetidamente a la menor, quien es prima de su pareja sentimental. Estas agresiones tuvieron lugar tanto en la casa de la abuela de la niña, donde convivían temporalmente, como en la vivienda a la que se mudó el acusado junto a su pareja.

La sentencia describe cómo el condenado se aprovechó de la diferencia de edad, ya que él tenía 26 años en el momento de los hechos, y de la relación familiar cercana para intimidar a la víctima. Le amenazaba con contar lo sucedido y difundir imágenes y videos en los que aparecía desnuda y en actitudes sexuales. Incluso llegó a taparle la boca con la mano y a golpearla.