• jueves 26 de enero del 2023

Investigadores de la CEU UCH describen la evolución de 2 procesos paralelos al avance de la retinosis pigmentaria

img

Entender la fisiopatología del agobio oxidativo y la inflamación de la retina tienen la posibilidad de ayudar a diseñar nuevos tratamientos

VALÈNCIA, 17 Ene.

Investigadores de la CEU UCH han descrito por vez primera, en un modelo en ratones genéticamente editados, la evolución de 2 procesos fisiológicos de manera paralela al avance de la retinosis pigmentaria: el agobio oxidativo y la inflamación en la retina. Sus descubrimientos, publicados en la gaceta científica en todo el mundo
'Antioxidants', tienen la posibilidad de contribuir al diseño de nuevos tratamientos para frenar la pérdida de visión, centrados en estas 2 dianas terapéuticas.

La retinosis pigmentaria es una patología degenerante que perjudica a una de cada 4.000 personas y que causa pérdida progresiva de visión, hasta la ceguera, gracias a la desaparición celular de los fotorreceptores de la retina, según informó la institución académica.

El aparato del Departamento de Ciencias Biomédicas de la CEU UCH, que lidera la maestra María Miranda, estudiosa primordial del Grupo 'Tácticas terapéuticas en nosologías oculares', ha descrito la secuencia de la progresión del daño por agobio oxidativo y del desarrollo inflamatorio en la retina de ratones 'rds', que son editados genéticamente para reproducir el progreso de la retinosis pigmentaria.

"Esta relación secuencial o temporal entre la desaparición de los conos y bastones de la retina y el progreso del agobio oxidativo y la inflamación no había sido descrita aún hasta nuestro estudio", resalta Miranda.

Según añade el estudioso del aparato Antolín Cantó, "en este trabajo hemos reconocido la expresión de un extenso rango de biomarcadores relacionados con el agobio oxidativo y la inflamación paralelos a la degeneración celular en la retina y la desaparición de conos y bastones. Y hemos secuenciado estos procesos por vez primera en el modelo animal en ratones usado para el estudio de la retinosis", ha precisado.

En preciso, el aparato estudioso ha evaluado marcadores de daño oxidativo en el núcleo y los lípidos celulares. Y, como marcadores de inflamación, han analizado la activación de la macroglía y el número y la morfología de las células de la microglía.

Entender la fisiopatología de estos procesos de agobio oxidativo y también inflamación en la retinosis deja emplearlos como dianas terapéuticas para el diseño de tratamientos futuros. "Hasta la actualidad los tratamientos a partir de suplementos con antioxidantes habían sido cuestionados, gracias a que ciertos ensayos completados en humanos no habían dado los desenlaces aguardados. Por eso es requisito comprender mejor, con estudios como este, la relación entre el agobio oxidativo y la inflamación con el progreso de la degeneración de la retina", indican los autores del trabajo.

El análisis en un extenso rango de biomarcadores "declara que sería esencial localizar medicamentos que actúen, primeramente, eludiendo el daño oxidativo a enormes macromoléculas, como los lípidos y el núcleo de las células. Y en una segunda etapa, medicamentos que aumenten nuestras defensas antioxidantes o reduzcan la inflamación", comentan.

El aparato estudioso, dirigido por María Miranda Sanz, estuvo que viene dentro por los estudiosos en capacitación Antolín Cantó y Javier Martínez González, y por los instructores Inmaculada Almansa, Rosa López Pedrajas, Vicente Hernández Rabaza y Teresa Olivar, integrantes del Departamento de Ciencias Biomédicas de la CEU UCH de Valencia.

Más información

Investigadores de la CEU UCH describen la evolución de 2 procesos paralelos al avance de la retinosis pigmentaria