Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

La Comunitat Valenciana por debajo de la media europea en calidad de gobierno, revela informe

La Comunitat Valenciana por debajo de la media europea en calidad de gobierno, revela informe

Los investigadores han alertado sobre el resquebrajamiento de la percepción ciudadana tras la recuperación iniciada en 2017 en la Comunitat Valenciana.

La región ha caído por debajo de la media en el Índice Europeo de Calidad de Gobierno (EQI) después de una mejora espectacular en los últimos años.

Un informe financiado por la Fundación para la Ciencia y la Tecnología, el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa y la Agencia Valenciana Antifraude revela estas preocupantes tendencias.

Los expertos Gustavo Gouvea y Fernando Jiménez, junto al director de la AVAF, Joan Llinares, presentaron el informe en la sede de la Agencia.

La investigación analiza la percepción de la corrupción en España, Portugal y, especialmente, en la Comunitat Valenciana.

Después de veinte años de gobiernos conservadores, la región había logrado superar la media europea en calidad de gobierno en 2017, pero posteriormente ha vuelto a caer por debajo de esa media.

Los investigadores no pueden identificar las causas exactas de este descenso, pero advierten que la percepción de la calidad de gobierno está disminuyendo en la ciudadanía.

El informe también destaca las diferencias en la percepción de la corrupción entre España y Portugal, así como las actitudes hacia este fenómeno.

La condena de la corrupción es generalizada en ambos países, pero existen discrepancias en cuanto a la definición exacta y la gravedad de los comportamientos corruptos.

Los ciudadanos ven la corrupción como un problema grave, especialmente en política y negocios, y muestran cierta tolerancia hacia la corrupción parroquial.

Las razones para no denunciar la corrupción varían según el país, destacando factores como la relación coste-beneficio y el miedo a represalias.

Factores sociodemográficos como el sexo, la edad, la ideología política y el nivel educativo influyen en la percepción de la corrupción.

En general, la corrupción sigue siendo un problema preocupante en España y Portugal, y las instituciones deben reforzar los mecanismos de control para combatirla.