Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

La Diputación de Valencia crea un nuevo espacio para preservar y promover su patrimonio cultural.

La Diputación de Valencia crea un nuevo espacio para preservar y promover su patrimonio cultural.

La Diputación de Valencia planea la creación de un amplio espacio para almacenar y dar a conocer sus extensos fondos culturales, siguiendo el ejemplo de Gordailua, el centro de Colecciones Patrimoniales de bienes muebles de Gipuzkoa.

El diputado de Cultura, Francisco Teruel, ha destacado en una entrevista con Europa Press que se quedó impresionado tras visitar esta instalación en Irún, la cual considera vanguardista y pionera en Europa.

Según Teruel, la Diputación de Valencia cuenta con un número mayor de piezas que la institución vasca, que abarcan pintura, escultura, indumentaria, material etnográfico, entre otros, pero carecen de un espacio adecuado para mostrar estos bienes.

Con el objetivo de seguir la línea de los grandes museos europeos, se estudia la posibilidad de crear áreas de almacenaje que integren tecnología y zonas de exhibición.

Teruel reconoce que el proyecto no es a corto plazo, pero la intención de la Diputación de Valencia es impulsar esta iniciativa durante esta legislatura y ya se ha asignado un millón en el presupuesto de 2024 para comenzar con el proyecto.

Una posible ubicación sería en la localidad de Bétera, donde la institución ya cuenta con talleres preparados, aunque se necesitaría acondicionar una nueva sala de exhibición.

El diputado destaca que la Diputación cuenta con personal disponible y enfatiza que el Gordailua está a cargo de siete profesionales debido a la automatización de los procesos.

Gordailua dispone de ocho almacenes que ocupan el 70% de la superficie total, conservando las piezas en condiciones óptimas de humedad y temperatura. Además, cuenta con oficinas, talleres de restauración, salas de registro y fotografía, biblioteca, entre otros espacios.

Para garantizar las condiciones climáticas necesarias para la adecuada conservación de los objetos patrimoniales, se cuenta con un generador autónomo que se activa en caso de fallo eléctrico, además de dispositivos de geotermia y paneles fotovoltaicos en la azotea para reducir la dependencia energética.