Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

La Fe implementa protocolo para apoyar a padres que pierden a sus bebés en gestación, parto o recién nacidos.

La Fe implementa protocolo para apoyar a padres que pierden a sus bebés en gestación, parto o recién nacidos.

En un esfuerzo por mejorar la asistencia a las familias que experimentan la pérdida de un bebé durante la gestación, el parto o poco después de nacer, el Hospital Universitari i Politècnic La Fe de València ha desarrollado un protocolo detallado que define los recursos y métodos para la atención y el acompañamiento en estos momentos difíciles. Según los últimos datos del INE, en la Comunitat Valenciana la tasa de mortalidad perinatal se sitúa en torno a 4,26 muertes por cada 1.000 nacidos.

Este protocolo se basa en la evidencia científica actual y busca sistematizar las acciones que ya se llevaban a cabo de manera menos organizada, como ha informado la Generalitat en un comunicado.

La directora del área clínica de la Mujer, Beatriz Marcos, ha descrito el protocolo como un enfoque integral de acompañamiento que cubre desde el diagnóstico hasta el alta, brindando asistencia física y emocional, así como información sobre trámites administrativos necesarios.

El proceso involucra a diversos profesionales de la salud, incluidos facultativos, enfermeras especializadas en obstetricia y ginecología, matronas y personal de los servicios de Neonatología, Obstetricia, Anatomía Patológica y Laboratorio. El documento detalla las pruebas médicas necesarias y cómo debe ser la atención en diferentes etapas del proceso.

Tras la expulsión, se permite a los padres pasar tiempo con el bebé si así lo desean, así como conservar recuerdos como impresiones de huellas, pulseras identificativas, fotografías u otros objetos significativos. Esta práctica se conoce como la 'caja de los recuerdos'.

María del Pilar Pastor, matrona adjunta, ha destacado la importancia de proporcionar una asistencia especializada y continua a los padres que han establecido un vínculo emocional con su bebé perdido. El objetivo final es ayudarles a transitar por un proceso de duelo saludable que abarca diversas etapas emocionales.

Una vez en la planta de hospitalización, se recomienda que la madre esté en una habitación apartada de las que albergan recién nacidos y que se coloque en la puerta el símbolo de una mariposa, que representa la transformación emocional que se inicia en ese momento.

Además, se aconseja que la mujer esté siempre acompañada por su pareja o una persona de su elección, y que el personal sanitario sea consistente y emplee un lenguaje claro y comprensible. El protocolo también incluye pautas sobre la comunicación con las familias en esta situación.

Durante el ingreso, se llevará a cabo una evaluación psicológica y al alta se programará una consulta obstétrica específica para evaluar los resultados del protocolo y brindar orientación futura si es necesario. El gerente del hospital, José Luis Poveda, ha destacado la importancia de proporcionar información a los padres sobre los procesos administrativos, la asistencia religiosa, la autopsia, el entierro y las asociaciones de apoyo.