• martes 29 de noviembre del 2022

La Fe tiene ahora sus primeras campanas a fin de que pacientes oncológicos festejen el objetivo del régimen: "Suenan a gloria"

img

María del Mar Martínez, tolerante y trabajadora del hospital, la toca tras 4 meses: "Es el comienzo de una exclusiva vida que se nos ofrece"

VALÈNCIA, 12 Jul.

El Hospital La Fe de València ahora tiene instaladas sus primeras campanas "por la salud" a fin de que pacientes oncológicos logren tocarlas como celebración del fin de su régimen, un sonido que "suena a gloria" y que piensa el "comienzo de una exclusiva vida que se nos ofrece".

Así lo han detallado a Europa Press Ascensión Franco, directiva del área de Hospitales de Día y anexa a Enfermera del Área de Oncohematología y la tolerante María del Mar Martínez, asimismo trabajadora del centro, y que fué la primera en tocarla en un acto muy emotivo, donde los abrazos han acompañado el desenlace de este desarrollo que, en su caso, se ha prolongado a lo largo de 4 meses "muy, muy duros" con lo que piensa que absolutamente nadie debería pasar.

Se trata de una idea de Músicos por la Salud, que está muy popularizada en países de EEUU y poco a poco más en el ambiente europeo y, en la situacion español, en diez centros y con 40 centros de salud mucho más en desarrollo o atentos de instalarlas en sus áreas.

La ONG busca entidades que deseen patrocinar campanas que emiten el "mensaje alegórico" de "yo ahora he acabado, tú asimismo terminarás" al resto de pacientes que aguardan el objetivo de su régimen y escuchan sonar los tres toques toda vez que alguien lo sobrepasa, ha detallado a Europa Press Guillermo Giner, presidente y patrono principal creador de la entidad.

María del Mar Martínez le puso mucho más sonidos a la campana que este martes pudo tocar: "Suena a promesa en mayúsculas, a luz, a aire limpio, a cariño; para la tolerante que la toca es el comienzo de una exclusiva etapa, de una exclusiva vida que se nos ofrece", ha enumerado, al paso que para los compañeros que prosiguen con los goteros "es un abrazo, es decirles: más allá de que creáis que no vais a llegar, que vais a tirar la toalla, que es muy duro, el tiempo pasa y llegaréis a tocar la campana".

Martínez enseña que ella misma se propuso decir que no podía mucho más, que sentía que "pasa la vida y no formo una parte de ella", pero el sonido de la campana "es una manera de decir que nos encontramos juntos, no estáis solos, estáis en un hospital maravilloso con expertos estupendos y tocaréis la campana".

"Semeja que no es nada y es un planeta; dará bastante consuelo a los pacientes", dijo, y ve un "privilegio, un honor" ser la primera en tocarla públicamente. "Solo siento gratitud enorme a todos y cada uno de los que me han ayudado en estos instantes. Sin su cariño, sonrisas, su mirada podría haber sido molesto. No hay expresiones; es un gracias eterno que se transporta en el alma siempre y en todo momento", concluye.

Franco explicó que en La Fe llevaban tiempo aguardando hallar la campana con lo que piensa para los pacientes que están en desarrollo oncológico, una época donde se muestran varios resultados consecutivos, y donde van superando fases.

"Entender que se llega en el final del sendero y hay una campana de promesa que tienen la posibilidad de tocar y decir 'etapa superada' es el reconfortarse la persona misma y el resto de pacientes que la ven", indicó la responsable del área, quien admite que, para el aparato sanitario, los tres toques le suenan a "gloria" y "se ponen los pelos de punta".

"Los observamos venir cada 20 días a ponerse el régimen y observamos ese afán de superación, de pelea y esas ganas de sobrepasar el desarrollo por el que pasan, que al realizar sonar la campana festejamos con ellos esa enorme victoria", dijo, y hizo ver que estas personas "pasan su peor instante, es un ámbito hostil, traen tristeza" y precisan "una acogida", que acaba con la misión de "el día de hoy tocas la campana". "Es la promesa de que entras, ves la campana y sabes que va a llegar un día que vas a salir de aquí tocándola", ha resumido.

Giner ha recalcado que la idea Campanas por la Salud lo que procura es "desestigmatizar el padecer un cáncer" y que la gente que lo sobrepasan toquen la campana para trasmitir un mensaje alegórico de promesa: "Yo he acabado, tú terminarás asimismo si bien debas estar unos días mucho más aguantando".

Músicos por la Salud acompaña a la gente en centros de salud y también procura que "los instantes que absolutamente nadie deseamos vivir se pasen mas veloz" por medio de sus microconciertos. "Qué buenos pésimos instantes nos hacéis pasar", enseña que les trasladan los pacientes. Y es que el día que asisten al hospital, aparte del toque de la campana, los integrantes de la ONG tocan, en forma de celebración, las canciones preferidas de pacientes o pequeños que concluyen el régimen esa semana.

Según un trabajo de investigación hecho por la Fundación Musicoterapia y Salud, los microconciertos asisten a achicar en un 27% la ansiedad de los pacientes y incrementan en un 88% el confort del enfermo. De acuerdo con estos desenlaces y las sugerencias de la OMS de integrar el arte y la civilización en los sistemas sanitarios, la fundación logró últimamente, que el Congreso de los Diputados realice una declaración institucional para comprometerse a desarrollar políticas que integren la música en nuestro sistema sanitario.

Más información

La Fe tiene ahora sus primeras campanas a fin de que pacientes oncológicos festejen el objetivo del régimen: "Suenan a gloria"

Noticias de hoy más vistas