• domingo 27 de noviembre del 2022

La Guardia Civil responsabiliza a la cúpula de ETA del atentado de Santa Pola: "Lograron haber eludido el desenlace"

img

Mantiene en su informe que el comando Argala "no materializó" el ataque "por idea propia", sino más bien siguiendo sus órdenes

MADRID, 3 Oct.

La Guardia Civil ha responsabilizado a los seis exjefes de ETA que integraban el Comité Ejecutivo de la banda del atentado que la organización cometió el 4 de agosto de 2002 y que terminó con la vida en Santa Pola (Alicante) de un hombre de 57 años y de una pequeña de seis años hija de un agente de la Benemérita.

En un informe de 312 páginas remitido al Juzgado Central de Instrucción Número 6, y al que tuvo ingreso Europa Press, el Instituto Armado mantiene que la 'ZUBA' - la cúpula de ETA_pudo "haber eludido el desenlace" realizando valor la "situación de mando que ostentaban en la organización terrorista y su amplia y extensa aptitud de actuación".

De este modo, los agentes de la Benemérita apuntan directamente a los seis jefes etarras en el instante del ataque: Juan Antonio Olarra Guridi, nick 'Juanvi'; Ainhoa Múgica, nick 'Olga'; Félix Ignacio Esparza, nick 'Navarro'; Mikel Albisu, nick 'Mikel Antza'; Ramón Sagarzazu, nick 'Ramontxo', y María Soledad Iparraguirre, nick 'Anboto'.

Todos ellos fueron encausados el mes pasado de julio por el instructor, Manuel García Castellón, al estimar que estaban en el máximo escalafón de la banda al cometerse el atentado. Fue exactamente el juez el que solicitó a la Guardia Civil la elaboración de este informe, en el que se profundiza en las funcionalidades desempeñadas por todos los investigados.

En este sentido, los agentes dejan claro que "la resolución de hacer el atentado contra la vivienda cuartel de Santa Pola no ha podido ser tomada por un integrante preciso o apartado" del Comité Ejecutivo, "sino debió necesitar del consenso y de la toma de una resolución agremiada por todos y cada uno de los pertenecientes".

"El alcance, la influencia y las secuelas de una acción terrorista como la cometida contra el mencionado acuartelamiento, el que era habitado aparte de por agentes de la Guardia Civil, asimismo por sus respectivas familias (entre ellos menores de edad), de esta forma lo requería", afirman.

Así las cosas, el informe resalta que todos ellos eran "absolutamente conocedores de la intención de volar el cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola, por el momento no solo por haber indudablemente decidido, planeado y ordenado la acción, sino más bien pues además de esto se responsabilizó de su materialización mediante un medio popular poco tras realizarlo y de la elaboración del comunicado justificando la acción terrorista".

Los en este momento exjefes de la banda, influye la Guardia Civil, eran en ese instante "totalmente siendo conscientes de que tenían a su alcance los medios para realizar cesar esa situación y su viable resultado final: la desaparición de personas inocentes".

Los agentes resaltan asimismo dado que, según la sentencia condenatoria de la Audiencia Nacional, los autores materiales del atentado, Oscar Celarain y Andoni Otegui, cometieron la acción terrorista a través de la utilización de un vehículo y una carga explosiva (aun reforzada) que les fue facilitada por sus causantes en Francia, con conocimiento y siguiendo las normas recibidas de la "dirección" de ETA.

El fallo condenó en 2012 a 843 años de prisión a los 'Iosu' y 'Peio', los dos pertenecientes del comando Argala, al estimar probado "sin género de duda" que fueron los autores del atentado de Santa Pola.

A pesar de que ellos fuesen el brazo ejecutor, la Guardia Civil enseña que "se considera bastante improbable que una acción terrorista de la entidad de la llevada a cabo" en Santa Pola "fuera materializada por el comando Argala sin que mediase de antemano una resolución y una planificación anterior, tal como unas órdenes específicas y concretas, manadas de la primordial composición directiva de ETA".

"Los integrantes del Comité Ejecutivo de ETA, de su ZUBA, no hicieron ningún acto a fin de que los integrantes del comando Argala no colocasen el turismo-bomba contra la vivienda cuartel de Santa Pola, habiendo podido llevarlo a cabo por su aptitud de mando en la organización, de sus primordiales aparatos y de sus comandos", añade el informe.

Y es que, prosigue, el mencionado comando "no materializó el atentado por propia idea, sino lo efectuó siguiendo las órdenes y con la autorización expresa de sus superiores, los pertenecientes" de la ZUBA, "quienes además de esto les facilitaron los medios materiales (los explosivos y el vehículo usado como turismo-bomba) para realizarlo".

En su informe, la Guardia Civil asimismo desgrana cuáles eran las funcionalidades de los seis encausados. 'Mikel Antza', apunta, era responsable del aparato político de la banda, encargándose de llevar a cabo las directivas políticas y también ideológicas que más tarde se proyectarían hacia todos y cada uno de los componentes.

'Anboto, que asimismo cooperaba con 'Mikel Antza' en las citadas trabajos, se hacía por su lado cargo de las finanzas de la organización, del control y administración del llamado impuesto innovador, tal como de la administración de los zulos de la organización terrorista.

'Juanvi' y 'Olga', que fueron detenidos ocho días antes del atentado, ejercitaban hasta esa fecha trabajos de compromiso en el aparato militar. Eran los responsables de "apuntar o saber los potenciales objetivos sobre los que debían materializar acciones terroristas los pertenecientes de los comandos, y de hacer más simple los medios precisos para llevarlos a cabo, entre ellos el armamento de dotación del comando", apunta el Instituto Armado.

'Navarro', por su lado, habría participado como responsable del aparato logístico "en la toma de la resolución y en la impartición de las órdenes primordiales para la facilitación de los medios empleados por el comando Argala" para perpetrar el atentado en Santa Pola. La Guardia Civil asimismo apunta en exactamente el mismo sentido a 'Ramontxo', responsable del aparato en todo el mundo de la banda.

El magistrado, que recibió este informe el pasado 26 de septiembre, toma este lunes declaración por videoconferencia a los seis exjefes etarras a los que imputó el mes pasado de julio, en el momento en que ahora acordó llamarles a sede judicial.

En marzo, el magistrado reabrió el sumario sobre el atentado contra la vivienda-cuartel de Santa Pola y también instó a la Guardia Civil y la Policía Nacional a fin de que le remitieran todos y cada uno de los datos sobre los pertenecientes de la cúpula de ETA en el instante de los hechos. El Juzgado acordó abrir diligencias anteriores tras la demanda presentada por la Asociación Dignidad y Justicia (DyJ) contra los seis jefes de la banda que presuntamente componían entonces la ZUBA.

García Castellón justificó su resolución por existir "nuevos elementos o situaciones a apreciar" que tienen la posibilidad de almacenar "directa vinculación con los hechos iniciales que motivaron" la apertura del desarrollo penal. "En el presente caso, esa vinculación o relación es palmaria, atendiendo a las situaciones fácticas expresadas en los hechos de esta resolución, tal como a las diligencias de investigación policial que se muestran (y en su instante se aportaron) para incoar la causa penal", aseguró en un coche.

Más información

La Guardia Civil responsabiliza a la cúpula de ETA del atentado de Santa Pola: "Lograron haber eludido el desenlace"

Noticias de hoy más vistas