• martes 06 de diciembre del 2022

La lluvia da una tregua al operativo del incendio de Venta del Moro que evoluciona "favorablemente"

img

Las previsiones son "mucho más alentadoras y optimistas", el fuego no ha adelantado y el perímetro sigue en 1.300 hectáreas perjudicadas

VALÈNCIA, 5 Jul.

La lluvia que ha caído en la tarde de este martes en la región perjudicada por el incendio de Venta del Moro (Valencia) dió "una tregua" a los diferentes efectivos que trabajan en el control del fuego, que evoluciona "favorablemente" ahora sin llama. Los medios terrestres van a trabajar a lo largo de toda la noche y asimismo se efectuarán revisiones con drones para comprobar todo el perímetro con el objetivo de poder advertir puntos calientes.

Las tormentas han obligado, hacia media tarde, a los distintos medios aéreos y terrestres que continuaban haciendo un trabajo en la región a retirarse hasta el momento en que han cesado las precipitaciones, que han causado un incremento en el nivel de humedad con picos de hasta el 80 por ciento.

La consellera de Justicia, Gabriela Bravo, en afirmaciones a los medios tras la asamblea de coordinación conmemorada esta tarde en el Puesto de Mando Avanzado (PMA), informó de que el incendio ahora no posee llama, después de las tormentas que han descargado en la región hasta las 18.30 horas.

Bravo, que aseguró que no posee perseverancia de que el fuego haya perjudicado al parque natural de las Hoces del Cabriel, ha apuntado que el incendio "no ha adelantado", con lo que el perímetro "todavía es exactamente el mismo": 1.300 hectáreas. "Las lluvias han favorecido una mayor humedad y han contribuido a apagar la llama", ha señalado.

A última hora de la tarde se han reforzado los trabajos en la franja izquierda del perímetro, la parte limítrofe con el parque natural, donde "se prosiguen acentuando los trabajos con maquinaria fuerte para remarcar los cortafuegos".

Tras las tormentas, se han reincorporado a las trabajos los medios terrestres, no de esta manera los aéreos, que están esperando de si es requisito "remarcar" los puntos calientes, un tema que se determinará en la asamblea que se festejará a la primera hora de la mañana de este miércoles, en el momento en que se efectuará una primera opinión de la situación.

Gabriela Bravo indicó que durante la noche se efectuarán vuelos con drones para comprobar todo el perímetro con el objetivo de "poder advertir puntos calientes" para accionar. La titular de Justicia ha subrayado la "esencial" tarea nocturna que dejará "poder comprender dónde disponemos las ubicaciones mucho más atacables aún con elevada temperatura y accionar de forma rápida".

En cualquier situación, la consellera hizo un llamamiento a la prudencia: "Debemos ser realmente reservados y continuar haciendo un trabajo en el reconocimiento del lote y la supervisión de los puntos calientes". "Disponemos un parque natural frente nosotros", ha insistido.

Precisamente, ha remarcado que la región tiene una masa forestal "enorme" y tiene una orografía "muy dificultosa". Y por este motivo ha alertado de que, "en caso que se reactivara el fuego", los acantilado "impedirían los trabajos terrestres".

No obstante, ha señalado que a última hora de esta tarde "las novedades son mucho más alentadoras" y los causantes de Emergencias son "mucho más optimistas" en parte importante gracias a los fenómenos meteorológicos.

Por último, Bravo ha complacido "el ahínco y trabajo" de los bomberos del Consocio provincial y de la Generalitat, los efectivos de la UME y "todos y cada uno de los expertos de otras comunidades autónomas que han venido a apoyarnos" y puso en valor "la coordinación de las diferentes agencias, como el Estado, las CCAA y los consorcios", algo "primordial" a fin de que los trabajos sean "efectivos".

El operativo se nucléa en eludir que el fuego alcance el paraje natural protegido de las Hoces del Cabriel puesto que, según aseguró este martes el directivo de la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, José María Ángel, "está en el umbral de que logre perjudicar al parque de las Hoces del Cabriel y están concentrados todos y cada uno de los operativos para evitarlo".

Hasta un total de 500 efectivos de pelea contra el fuego están activados en el incendio, de los que 300 son bomberos del Consorcio Provincial y la Generalitat, con acompañamiento de personal de Castilla-La Mancha, otros 237 integrantes de la Unidad Militar de Emergencias, aparte de 30 medios aéreos, entre los propios, los español manchegos y los otorgados por el Estado.

El operativo se enfoca en alzar con maquinaria enormes cortafuegos que impidan que el fuego, que perjudica ahora a 1.300 hectáreas, alcance el paraje de las Hoces del Cabriel.

Más información

La lluvia da una tregua al operativo del incendio de Venta del Moro que evoluciona "favorablemente"

Noticias de hoy más vistas