• jueves 06 de octubre del 2022

La organización del Medusa protege su actuación y repite que no se preveía un "fenómeno virulento" como el del sábado

img

Asegura que un informe de profesionales municipales afirma que los daños eran bien difíciles de eludir y también indecifrables frente al 'pinchazo térmico'

VALÈNCIA, 15 Ago.

La organización del Medusa Festival ha defendido este lunes su actuación tanto antes como tras el derrumbe el pasado sábado de una parte de las construcciones del ámbito y otras unas partes del recinto, a causa de unas fuertes rachas de viento por un llamado "pinchazo caluroso", y ha reiterado que no se preveía un "fenómeno virulento" como este, según la información de la que disponen.

Así lo apunta en un aviso en el que asegura que, adjuntado con los dañados por el derrumbe, la dirección del acontecimiento es la primordial interesada en "dilucidar lo sucedido, ofrecer contestación a los perjudicados y depurar responsabilidades si las hubiere". El festival quedó suspendido tras la desaparición de un joven de 22 años y las lesiones provocadas a 40 personas, de las que 4 prosiguen hospitalizadas con fracturas.

Un juzgado de Sueca ha abierto diligencias para investigar lo sucedido y ha recibido ahora las primeras 2 demandas de damnificados, según ha podido confirmar el TSJCV. El juez demandó exactamente el mismo sábado a la Agencia Estatal de Meteorología un informe sobre la situación meteorológica ocurrida en el sitio y día de los hechos.

El festival ha subrayado que "cumple con toda la normativa contemplada en las leyes y ajustables a la celebración de esta clase de acontecimientos" y tiene protocolos de urgencia para accidentes como el que se causó el pasado sábado.

Así, enseña que el día previo al principio de todos sus acontecimientos se realiza una Junta de Seguridad en el recinto de celebración, en el que se efectúa una "intensa revisión" de su infraestructura, con presencia de la organización y sus profesionales, fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y gestiones. En esta situación se festejó el 9 de agosto y se determinó que la celebración de Medusa "podía realizarse por ser completamente segura".

En esta línea, resalta que el Plan de Emergencia y Autoprotección apunta que para el aforo del recinto, se tiene once salidas de urgencia de 18 metros de anchura todas ellas, "con lo que cumple sobradamente las demandas de evacuación".

Además, añade que, según la información de la que disponen las autoridades y la organización, "en ningún instante se prevé que logre generarse en el ayuntamiento de Cullera y localidades lindantes un fenómeno virulento que logre realizar peligrar la integridad" de los ayudantes al Medusa y también reitera que que el incidente se debió a un "inesperado fenómeno meteorológico de especificaciones asoladoras que ocasionó varios deterioros en la infraestructura del recinto y en distintos elementos ornamentales".

"Ciertos de estos elementos provocaron daños a ayudantes al acontecimiento", señala el comunicado, en el que resalta la velocidad y también inmediatez con la que se decidió desocupar el recinto --con 50.000 personas--, lo que se logró en 40 minutos y que comenzó "justo al terminar el fenómeno meteorológico", y la diligencia con la que afirma que se hizo.

Según su cronología, a las 4.diez de la madrugada, los servicios de Emergencias ahora estaban auxiliando a los heridos y trasladándolos a los centros sanitarios mucho más próximos.

Tras saber el fallecimiento de entre los heridos, el festival apunta que se acordó anular esta edición del Medusa, primeramente, por la apertura de la investigación judicial que estableció perimetrar zonas del recinto para revisión, entre ellas, el ingreso primordial.

"De esta forma, y por la seguridad de ayudantes, trabajadores y artistas, reforzamos nuestra resolución de cesar la actividad que se se encontraba construyendo", señala la dirección, que cita seguidamente el "respeto" debido "a los damnificados por el incidente y sus familias".

La tercera razón señalada es que las previsiones meteorológicas de la Agencia Estatal de Meteorología reflejaban que el "inesperado pinchazo térmico" podía generarse de nuevo a lo largo de las últimas horas de la día del sábado.

Añaden desde la organización que disponen asimismo de una comunicación de especialistas municipales donde les comunican que no se prosiga con el avance de los espectáculos hasta el momento en que no se supriman "todos y cada uno de los elementos estructurales damnificados y se realice una exclusiva revisión de todas y cada una de las instalaciones técnicas" por la parte de diferentes organismos para revisar si, aparte de lo ocularmente constatado, "hay otros elementos del recinto que se hayan visto damnificados y que tengan la posibilidad de ocasionar peligro y perjudicar a las garantías de seguridad, solidez edificante, seguridad y aptitud portante de exactamente los mismos".

De acuerdo con la organización, este informe asimismo apunta a que "los daños y las dolencias generadas en las instalaciones del recinto fueron casuales y también indecifrables, y es cansado bien difícil haberse podido eludir frente a un fenómeno de la intensidad en que llegó a perjudicar puntual y de forma aleatoria a determinados elementos del recinto".

La organización niega que ningún elemento padeciera colapso y destaca que "pese al feroz fenómeno registrado, la composición únicamente se vio tenuemente dañada al desprenderse ciertos elementos ornamentales propios de un monumento fallero".

La dirección del Medusa asegura que desde primera hora del sábado está tratando hallar "a todos los damnificados por el desgraciado hecho" y se han movido a los centros de salud para entrar en contacto con los heridos y ponerse a su predisposición, pero no pudieron por la Ley de Protección de Datos. En todo caso, afirma que los centros con heridos tienen su solicitud "donde suplicamos posibiliten a los pacientes esta información con la meta de poder ocuparnos de cualquier necesidad que requieran".

Asimismo, la organización resalta todas y cada una de las medidas adoptadas para evacuar al camping anexo, realojar a los campistas en el pabellón de Cullera y darles comida y atenciones tal como ordenar el transporte para devolverlos a sus sitios de vivienda.

"En estos instantes proseguimos haciendo un trabajo en aclarar lo sucedido.
Esta organización, por su parte, estamos administrando de qué manera ofrecer solución a todo el público que no pudo gozar del acontecimiento que todos aguardábamos y que no pudo llegar a término por causas de fuerza mayor. Todos van a tener contestación en algunas semanas, solo solicitamos algo de paciencia dada esta inusual y dificultosa situación", concluye.

Más información

La organización del Medusa protege su actuación y repite que no se preveía un "fenómeno virulento" como el del sábado