• viernes 27 de enero del 2023

La Policía de la Generalitat acentúa su tarea inspectora en los macroconciertos en el primer verano tras la pandemia

img

Prácticamente un millón de personas han asistido a esta clase de acontecimientos en lo que va de año

VALÈNCIA, 16 Jul.

La Policía de la Generalitat ha aumentado su tarea inspectora en los macroconciertos debido al "apogeo" de estos enormes acontecimientos en el primer verano tras la pandemia, a los que han asistido desde principios de año a cerca de un millón de personas.

El alto número de ayudantes y la "dificultad de las infraestructuras" que acarrean estos espectáculos hace "importante" la actuación de la Policía de la Generalitat, que ha "acentuado" su actividad, y "mucho más aún en el ámbito postcovid en el que la ciudadanía sale de forma masiva a retomar la normalidad", enseña la Generalitat en un aviso.

Así lo aseguró el secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, José María Ángel, que aseguró que un concierto de enormes dimensiones "activa la economía, atrae al turismo, posiciona territorialmente pero no se debe olvidar que necesita asimismo esenciales cuestiones de inseguridad. Y nosotros somos en especial meticulosos en cuestiones de cumplimiento de normativa".

Ángel ha recalcado que cualquier acontecimiento multitudinario "debe tener un plan de seguridad en relación a las situaciones del sitio, y este ha de ser anunciado frente a la administración competente". "Estos proyectos se examinan, se comprueban y, en el caso de no cumplir la normativa, se pide al organizador la modificación oportuna", ha apuntado.

Tras la etapa de pandemia, los macroconciertos han regresado de forma "importante" a la Comunitat Valenciana sin limitaciones sanitarias ni de aforo. A lo largo del verano, está pensado que se festejen ciertos festivales de "particular importancia y duración", que podrían congregar hasta 55.000 personas por día.

De instante, según datos registrados desde principio de año hasta este fin de semana, prácticamente un millón de personas asisten a esta clase de acontecimientos. De ellas, 535.000 se registran en la provincia de Valencia, 335.000 en la de Castellón y 91.000 en la de Alicante, siendo esta última provincia la que menos festivales organiza con mucho más de un día de duración.

Aunque hoy tuvieron rincón ciertos macroconciertos interesantes de múltiples días de duración, festejados en espacios de València como la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la Marina Sur, la plaza de Toros o Viveros, este fin de semana se festejan el FIB en Benicàssim (Castellón) y el Pirata en Gandia (Valencia) y existen algunos enormes acontecimientos veraniegos que van a tener sitio en las próximas semanas, es la situacion de Zebra en Cullera, Iboga en Tavernes de Valldigna o Medusa en Cullera.

Concretamente, estos días se festeja el FIB de Benicàssim, con un aforo períodico de sobra de 50.000 personas, a lo largo de 4 días, y el Pirata de Gandia, con un aforo períodico de unas 16.000 personas, un acontecimiento con una duración de 4 días.

A ello hay que añadir otros siete recitales en València. En grupo, a lo largo de este fin de semana se prevé que mucho más de 310.000 personas asistan a los distintos macroconciertos programados en la Comunitat Valenciana.

La actuación en los macroconciertos de los Grupos de Espectáculos de la Policía de la Generalitat en la situacion de los macroconciertos se distribuye en tres fases. La primera de ellas radica en la recepción de información y autorizaciones pertinentes.

En una segunda etapa, en coordinación con otros cuerpos y fuerzas de seguridad, se efectúa un análisis de la documentación recibida, se asiste a las Juntas de Seguridad concretas de los municipios, se contacta con los organizadores para la presentación de proyectos de seguridad, autoprotección, urgencias, etcétera. La tercera etapa supone inspecciones 'in situ' para revisar que se cumplen todas y cada una de las cuestiones de inseguridad preestablecidas.

Más información

La Policía de la Generalitat acentúa su tarea inspectora en los macroconciertos en el primer verano tras la pandemia