• sábado 03 de diciembre del 2022

La UPV lleva a cabo algoritmos matemáticos para achicar emisiones de efecto invernadero de la ganadería

img

La Comunitat Valenciana va a tener entre las huertas vanguardistas del emprendimiento 'Re-livestock'

VALÈNCIA, 22 Ago.

Los institutos universitarios de Ciencia y Tecnología Animal (ICTA) y Matemática Pura y Aplicada (IUMPA) de la Universitat Politècnica de València (UPV) forman parte en el emprendimiento europeo Re-livestock, entre cuyos objetivos está el de desarrollar sistemas ganaderos que se amolden al cambio climático y achicar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que hace la ganadería, a través de el avance de algoritmos matemáticos para la administración de rebaños.

El aparato de la UPV va a trabajar en distintas tácticas, como la modificación de las instalaciones para progresar el confort de los animales. Coordinado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el emprendimiento tiene 39 entidades de 15 países, entre centros de investigación y universidades y compañías del campo, según informó la institución académica en un aviso.

Por una parte de la UPV forman parte el ICTA, primordial centro de investigación en ciencia y tecnología de la producción animal de la Comunitat Valenciana y el Instituto Universitario de Matemática Pura y Aplicada (IUMPA).

"Se trata de un emprendimiento estratégico para el futuro de la ganadería, con enorme implicación del propio campo que va a sentar las bases para una ganadería mucho más sostenible y con mayor aptitud de confrontar al cambio climático. Dentro de la Comunitat Valenciana se establecerá entre las huertas vanguardistas del emprendimiento, donde se desarrollarán las novedosas tecnologías a modo demostrativo", ha apuntado Fernando Estellés, estudioso del ICTA.

El aparato de la UPV va a trabajar en el avance de distintas tácticas que dejen achicar las emisiones de GEI de la ganadería: desde la modificación de las instalaciones en vacuno y porcino, intentando encontrar prosperar el confort de los animales en condiciones climáticas desfavorables y achicar sus emisiones, hasta la optimización del precaución de los animales para hacer más simple su resiliencia en frente de ocasiones climáticas desfavorables.

Otro de los desafíos es detallar nuevos sistemas de administración de estiércoles que dejen recircular los nutrientes y reducir su encontronazo y, en último término, desarrollar algoritmos matemáticos para la administración de los rebaños.

Los algoritmos tienen la capacidad de capturar "relaciones" entre los datos bastante alén del mero análisis estadístico. En este emprendimiento específicamente, tienen la posibilidad de aceptar, por servirnos de un ejemplo, advertir con cierta antelación una patología desde el accionar "fuera de lo normal" de un animal.

"En la situacion de las vacas, son animales de prácticas muy fijas y en datos tan fáciles como el tiempo que tarda en levantarse por la mañana o en un movimiento fuera de lo común, puede estar la señal de una viable patología, una temperatura indebida del establo, etcétera. Hay sensores que nos dan información de esta clase, pero que ha de ser analizada con algoritmos que hagan conjeturas desde los datos. Y o sea lo que procuramos en este emprendimiento", ha señalado Lluís M. García, estudioso del Instituto IUMPA de la UPV.

La optimización en la eficacia de la administración de los sistemas ganaderos, apoyándose en algoritmos matemáticos, "contribuirá indudablemente a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero", ha añadido.

Según enseña David Yáñez-Ruiz, estudioso del CSIC en la Estación Experimental del Zaidín (EEZ-CSIC) y coordinador de Re-Livestock en todo el mundo, la agricultura crea cerca de una tercer parte de todos y cada uno de los GEI.

"En Europa, cerca del 70% de todas y cada una de las emisiones de GEI agrícolas proceden de la ganadería; por consiguiente, los sistemas de producción y suministro de alimentos tienen que presenciar un cambio importante para ser mucho más sostenibles", ha apuntado.

Re-livestock va a tener una duración de cinco años. Se enmarca en la primera convocatoria del programa de investigación Horizonte Europa y está financiado con 12 millones de euros, de los que 800.000 se destinarán al trabajo creado por el aparato de la UPV.

Más información

La UPV lleva a cabo algoritmos matemáticos para achicar emisiones de efecto invernadero de la ganadería

Noticias de hoy más vistas