• jueves 26 de enero del 2023

Los dueños de las naves de Zaidía comienzan los derribos si bien el Ayuntamiento de València no dió licencia

img

VALÈNCIA, 27 Dic.

Los dueños de las naves de Zaidía, en el vecindario de San Antonio de València, comenzaron este martes los derribos de estos inmuebles más allá de que el Ayuntamiento de la región no dió la licencia pertinente.

Los vecinos de la región, que se oponen a la demolición de estas creaciones y demandan que en ellas se creen dotaciones públicas para el vecindario y no un macrohotel como se ha planteado, han alertado de la llega esta mañana de una trama excavadora y del comienzo de los derribos.

Asimismo, han correcto que se han puesto avisos en la entrada de las naves, ubicadas en el número 3 de la calle Guala, comunicando estos trabajos y advirtiendo de las cuestiones de inseguridad primordiales para entrar a la región. El ambiente perjudicado, ubicado en el distrito de Zaidía, se ajusta a la parte interior de la manzana situada entre las calles Sagunto, Padre Urbano, San Bruno y Luz Casanova.

"El día de hoy a las 8.00 horas ahora se encontraba la excavadora y hace un rato pusieron los avisos. Para no tener licencia de derribo ni declaración responsable, la dueña semeja creerse sobre la legalidad", indicó la asociación vecinal por medio de sus comunidades.

Tras tener conocimiento de estos sucesos, efectivos de la Policía Local de València se han alejado hasta estas edificiaciones y han planteado una iniciativa de sanción, conforme han informado fuentes municipales, que han afirmado que además de esto se han iniciado diligencias de prevención.

Desde el consistorio han señalado asimismo que el pasado 22 de diciembre se envió a los dueños de las naves una notificación, emitida por el servicio de Disciplina Urbanística y la sección de Ruinas-Licencias de Demolición, donde se le comunica que la administración local ha desechado el trámite iniciado para pedir la licencia de derribo.

Así se le señala, como se conoció el pasado jueves, que el Ayuntamiento, mediante la Concejalía de Desarrollo y Renovación Urbana, ha acordado "desechar la petición de modificación del trámite de concesión de licencia a declaración responsable para la demolición de una nave industrial situada en la calle Guala, 3, por no ajustarse a las condiciones y criterios precisos establecidos".

Igualmente, se advierte a la propiedad de que se afirma "la extinción de los efectos que hubiese podido generar la declaración

responsable presentada el 14 de diciembre de 2022" por los dueños con el objetivo de comenzar los derribos.

Esa resolución municipal se conoció el jueves pasado a lo largo de el lapso del pleno ordinario de diciembre festejado en el consistorio, una sesión en la que se acordó trabajar para cambiar la planificación urbanística y posibilitar que se transformen en servicios para los vecinos de la región.

Ese acuerdo llegó desde una petición de urgencia que presentó el PP para reclamar que estas instalaciones cobijen dotaciones para los vecinos. El aparato de gobierno local, que forman Compromís y el PSPV, aceptó la urgencia de esta idea y de este modo su enfrentamiento y propuso una opción alternativa que fue la iniciativa que al final salió adelante. Esta medida contó con el respaldo mayoritario de la empresa.

La semana anterior los 'populares' asimismo remitieron un escrito a la Concejalía de Desarrollo y Renovación Urbana para pedir la paralización del derribo de las naves "como medida cautelarísima frente a la inminencia de la entrada de las excavadoras al del sol".

Antes del pleno, el alcalde de València, Joan Ribó (Compromís), anunció que el Ayuntamiento apuesta por que las naves de Zaidía tengan un empleo público y apuntó que con ese fin ha pedido tener una asamblea con la propiedad para comenzar "negociaciones".

Un día antes, la vicealcaldesa, representante socialista y edil de Desarrollo y Renovación Urbana, Sandra Gómez, apostó por poder "un convenio de gobierno" en el consistorio y hallar que estas creaciones "sean una dotación pública".

Así instó, alén del enfrentamiento sobre la protección de las naves, a "ofrecer un paso mucho más allí" y estimó que se debería "apreciar y tomar otras resoluciones como llegar a un convenio de negociación con la propiedad a fin de que esas naves sean una dotación pública".

En el pleno del jueves intervinieron representantes de los vecinos de San Antonio que insistieron en la necesidad de parar los derribos y demandaron para "el séptimo vecindario mucho más poblado" y "entre los que menos dotaciones" públicas tiene este género de servicios, entre ellos, centro de mayores y jóvenes, escoleta y biblioteca. Los vecinos hacen desde hace cierto tiempo acciones para proponer estas reivindicaciones mediante la campaña 'Salvemos Las Naves de Guala'.

Más información

Los dueños de las naves de Zaidía comienzan los derribos si bien el Ayuntamiento de València no dió licencia