• viernes 30 de septiembre del 2022

Los economistas valencianos dan un suspenso a la situación de hoy, lastrada por la inflación y el valor de comburente

img

La visión sobre la economía de españa empeora y la valenciana optimización levemente, pero las dos sostienen sus suspensos

VALÈNCIA, 28 Jun.

Los economistas de la Comunitat Valenciana empeoran su visión sobre la economía de españa, que puntúan con un 4,58 sobre diez, y sostienen asimismo el suspenso sobre la valenciana, con un 4,89, en un contexto en el que la inflación y el valor del comburente se levantan como las primordiales intranquilidades y lastran la inclinación efectiva que se se encontraba observando. Además, sus previsiones son "menos optimistas" de cara al próximo semestre.

Así lo refleja la vigésimo novena edición de la encuesta de coyuntura 'Los economistas piensan', donde participaron economistas agremiados en las tres provincias y que han anunciado este martes el presidente del Consejo de Colegios de Economistas de la Comunitat Valenciana y decano presidente del Colegio de Economistas de Valencia, Juan José Enríquez; el vicepresidente del Consejo y decano del Ilustre Colegio de Economistas de Castellón, Jaime Querol, y el tesorero del Consejo y decano presidente del Ilustre Colegio Oficial de Economistas de Alicante, Francisco Menargues.

El estudio, que se efectúa cada seis meses, entiende una sección fija y otra variable que influye en cuestiones temporales, y que en esta ocasión se ha basado en la inflación, la crisis energética y las secuelas del enfrentamiento de Ucrania. Han participado 639 economistas, un diez,63% de los agremiados, que se mueven en diferentes campos de actividad profesional.

Los desenlaces dejan patente, según ha señalado Jaime Querol, que más allá de que hace seis meses se apreciaba "cierto optimismo" entre los especialistas a causa de la salida de la pandemia, "los hechos en el ámbito en todo el mundo" y de manera especial la inflación "hicieron mudar la opinión del colectivo", han despertado "alguna desconfianza" y dejan un ámbito "frágil" con "mucha indecisión". De este modo, la evolución efectiva que se observaba desde diciembre de 2020 se ha truncado en esta encuesta, donde la Comunitat Valenciana sostiene su suspenso y España se ubica peor que hace seis meses.

En preciso, según apunta Francisco Menargues, en la opinión del 1 al diez de la situación de la economía valenciana y de españa, "se puede ver una rápida mejora de la opinión de la economía valenciana", que pasa de un 4,86 a un 4,89, pero un "empeoramiento" en la de españa, que recibe un 4,79 en el momento en que hace seis meses la calificaban con un 4,58. Tradicionalmente, la economía de españa siempre y en todo momento estuvo mejor valorada que la de la Comunitat, pero esta inclinación se dió la vuelta desde 2020.

El 49,84% de los encuestados piensan que la situación de la Comunitat ha empeorado en el último año (en frente de un 46,82% en el mes de junio del año pasado); el 23% piensa que está igual y el 26,03% piensa que está mejor, en frente de un 35,878% hace un año.

Sobre cuál es la previsión de la que va a ser su opinión de la economía en seis meses, los desenlaces son mucho más fatalistas y indican un rápido empeoramiento en los dos casos: una nota de 4,49 para la economía de españa y un 4,85 para la valenciana.

Asimismo, si se equiparan las puntuaciones de este semestre con las que eran sus previsiones hace seis meses, los economistas aguardaban una coyuntura mucho más efectiva: con un 4,82 en la economía de españa, que en el final fué un 4,58, y un 4,94 para la valenciana, que al final tiene un 4,89.

En el apartado sobre cuáles son los primordiales inconvenientes de la economía de la Comunitat, los institutos han percibido una "revolución" de los desenlaces en los últimos meses, y las cuestiones que comúnmente llenan los primeros sitios --como el dimensionamiento de las compañías-- quedaron apartadas a un background. Ahora, la inflación es la primordial preocupación para el 67,09% de los economistas, seguida del creciente precio de los comburentes (53,07%).

La indebida dimensión empresarial valenciana (38,58%), el déficit de infraestructuras y comunicaciones (36,61%) y los costos laborales (31,18%) bajan los porcentajes en relación a diciembre de 2021. Un apunte que, para los economistas, llama la atención es el descenso del porcentaje del paro que se encontraba en un 41,35
% hace seis meses, y en este momento cae al 25,35%

El apartado coyuntural de la encuesta profundiza este semestre exactamente en los inconvenientes de la inflación, el valor del comburente, la crisis energética y el enfrentamiento de Ucrania, según explicó Juan José Enríquez.

Respecto a la inflación, que registró este 2022 la tasa mucho más alta desde 1985 y todavía prosigue en ascenso, el abultado de los agremiados considera, con una opinión de 3,2 sobre 5, que las causas que la están motivando eminentemente son la crisis de la energía y la prolongación de la guerra de Ucrania-Rusia, o sea, que responde a componentes externos a España, pero que "se marcha a consolidar en decisión correcta en los costes de la mayor parte de los recursos y servicios".

Los economistas dan un 2,47 sobre cinco a la iniciativa de que la inflación "debe combatirse a través de el aumento de las clases de interés desde los bancos" y solamente un 1,97 a que "puede reducirse con un aumento de los impuestos sobre la renta y una reducción de los impuestos al consumo".

Del mismo modo, si bien muchos son los causantes que, a juicio de los encuestados, han preciso el aumento del precio de la luz, la que se muestra como la primordial causa de esta situación es la fuerte dependencia de los países productores, seguida del aumento
de los costos regulados y el algoritmo Euphemia implementado por la Unión Europea para saber el valor de la luz.

Por su parte, el coste de la energía se ha multiplicado por 8 en solo un año, lo que está afectando dificultosamente a todos y cada uno de los ámbitos productivos, en verdad, el campo que mucho más se ve perjudicado por esta situación es la industria (4,46), seguido por la
agricultura (3,67), el comercio (3,63), Construcción (3,61), Servicios (3,41) y Turismo (3,2).

Por otro lado, en el estudio resalta que la provincia de Castellón refleja un mayor pesimismo en relación a sus previsiones y opinión económica. A este respecto, el decano del Ilustre Colegio de Economistas de Castellón hizo hincapié en el peso del clúster cerámico en la provincia, que piensa un diez% del PIB de la Comunitat y que desde junio de 2021 padece los aumentos de costos del gas, que se aúnan a los del transporte, provocando "mucha indecisión", lamenta Querol.

Según explicó, esta industria vió mermada su competitividad en relación a otros países, primordialmente Italia, y además de esto los causantes escolares han criticado que la línea de ayudas a compañías que emplean de manera intensiva el gas "limita" la subvención que reciben las compañías de mayor tamaño, que son por su parte las que mejor tienen la posibilidad de competir en el mercado en todo el mundo. "Las ayudas deben ser suficientes, si no es tirar dinero", ha criticado.

Según han advertido, la industria cerámica castellonense tiene una desventaja competitiva con el resto de países exportadores, con géneros de inflación menores.

Más información

Los economistas valencianos dan un suspenso a la situación de hoy, lastrada por la inflación y el valor de comburente