Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Manifestantes piden el fin del genocidio en Gaza y critican la venta de armas a Israel, en València.

Manifestantes piden el fin del genocidio en Gaza y critican la venta de armas a Israel, en València.

En València, una multitud se congregó el domingo para exigir el cese del genocidio, el comercio de armas y las relaciones con Israel. También pidieron al Gobierno español que ponga fin a cualquier complicidad con el régimen colonial y que detenga la venta de armas en medio de violaciones de los Derechos Humanos. Los asistentes han instado a la acción, en lugar de solo palabras.

La marcha, liderada por la Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina (RESCOP), comenzó al mediodía frente a la plaza de Toros de València, y se replicó en otras 14 localidades de la Comunitat Valenciana y en 100 municipios más en toda España.

Los manifestantes en València llevaban carteles con mensajes como 'Aturem el genocidi de Palestina' y coreaban consignas en favor del derecho a la existencia y a la resistencia. Además, hicieron un llamado a la recuperación de las tierras robadas y al alto el fuego en Gaza.

La protesta se inició con la llave de Nakba, que simboliza el retorno de los palestinos a sus hogares tras ser expulsados hace 75 años. Jorge Ramos de Boicot, Desinversions i Sancions País València (BDS) afirmó que seguirán protestando contra la complicidad del Gobierno español con Israel, calificando la situación como un genocidio.

Ramos destacó la lucha de los pueblos por su libertad y el fin de la ocupación en otros países, como Sudáfrica, que denunció a Israel por genocidio. Señaló que Israel se mantiene a través de crímenes de guerra y es considerado un régimen genocida.

Adel Yousef, presidente de la Comunidad Palestina en València, destacó la importancia de cortar cualquier relación con Israel y no enviar armas que respalden un genocidio. Subrayó el peligro de la situación en Gaza, con un ejército israelí listo para entrar y provocar más masacres.

Naama Farjoun, manifestante judía-israelí, expresó su rechazo al apartheid en Israel y su apoyo al movimiento de solidaridad con Palestina. Instó a la presión externa, como la del BDS, para demostrar que Israel no es una democracia común, sino un régimen racista.

Ante la entrada de Irán en el conflicto, Farjoun señaló que Israel ha atacado constantemente a Irán, un país que rechaza el control de Estados Unidos y occidente. Destacó la importancia de que los israelíes entiendan que no están protegidos al cien por cien y están inmersos en un genocidio con un alto precio a pagar.