Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Mazón promete la ejecución de 20 millones en el trasvase Júcar-Vinalopó después de una inaceptable demora de ocho años.

Mazón promete la ejecución de 20 millones en el trasvase Júcar-Vinalopó después de una inaceptable demora de ocho años.

ALICANTE, 22 Ene. - El president de la Generalitat, Carlos Mazón, ha anunciado una inversión cercana a los 20 millones de euros para la ejecución del trasvase Júcar-Vinalopó durante este año 2024, después de ocho años de retraso considerados "inaceptables".

Así lo ha declarado Mazón en una conferencia de prensa tras reunirse con la Junta Central de Usuarios del Vinalopó, L'Alacantí y el Consorcio de Aguas de La Marina Baja, y visitar el embalse del Toscar en Monòver (Alicante), junto con la consellera de Medio Ambiente, Agua, Infraestructuras y Territorio, Salomé Pradas.

"El tiempo de espera en el Júcar-Vinalopó ha terminado", afirmó, alabando el hecho de que la Generalitat haya iniciado las obras del trasvase "en tiempo récord". El tramo 1 ya ha sido adjudicado y comenzará pronto con un presupuesto de 9 millones de euros, mientras que la fase de licitación del tramo 2 beneficiará a los regantes de Monòver, Novelda, Monforte, Agost, Sant Vicent del Raspeig, Alicante y Elche. Esta fase se realizará de manera simultánea porque no pueden esperar más.

El president ha calificado el tiempo de espera como una "vergüenza". "Tenemos que acabar con la vergüenza, con la inacción y con el estancamiento", subrayó, al tiempo que afirmó que las próximas semanas serán "días históricos" para las comarcas del sur de Alicante.

Mazón destacó que la ejecución del trasvase "se convertirá en una realidad" y señaló que todavía queda mucho trabajo por delante. "Esto ya no es solo un presupuesto, ya estamos en proceso de ejecución", añadió.

Además, mostró su agradecimiento por el trabajo previo de planificación y proyecto realizado en los últimos meses y afirmó que "finalmente se ha puesto en marcha el ritmo de trabajo, gestión y ejecución en el Vinalopó", lo que, en su opinión, soluciona el "abandono y pérdida de derechos que ya no podían tolerarse más".

"Esta inaceptable demora ha tenido consecuencias para muchas personas con las que queremos trabajar y dialogar", lamentó, al tiempo que abogó por "recuperar una cultura de agricultura de calidad, a precios razonables y sostenible, que es lo que necesita el Vinalopó".