• jueves 26 de enero del 2023

Mireia Mollà, una histórica de Compromís cesada del Botànic por su partido

img

VALÈNCIA, 25 Oct.

La hasta la actualidad consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, fué cesada este martes a iniciativa de la vicepresidenta Aitana Mas, de su partido. Histórica en la política valenciana desde su juventud, Mollà sale del Botànic II a las puertas de cerrar unos capitales que se muestran como clave en su cese, más allá de que en las últimas semanas mantuvo algún combate público con su partido y gobierno por cuestiones relacionas con su departamento.

Mollá (Elx, 1982), con estudios en Estadística por la Universidad Miguel Hernández, es hija de Pasqual Mollà, histórico componente de EUPV y también Iniciativa, como ella misma y como la exvicepresidenta Mónica Oltra. De hecho, las dos fueron expulsadas de EUPV en 2007, pasaron a ser parte de Iniciativa y han salido del Botànic con pocos meses de diferencia.

Diputada en Les Corts en 2007, Mollà formó con Oltra un sonado tándem en el parlamento valenciano de estable oposición al gobierno del PP a lo largo de años. En su trabajo de oposición, resalta su combate y demanda al exconseller de Solidaridad, Rafael Blasco, frente a la Fiscalía Anticorrupción, en lo que después derivaría en la situacion Cooperación que terminaría en la condena del dirigente 'habitual'.

Mollà fue concejala del Ayuntamiento de Elx (Alicante) desde 2015 hasta 2019, año en el que se presentó como aspirante a la Alcaldía de la región, consiguiendo 2 concejales y situándose como cuarta fuerza tras PSPV, PP y Ciudadanos.

Fue en el primer mes del verano de 2019 en el momento en que se incorporó al Consell --tras su renuncia al acta de edil--, tomando las bridas del departamento que dirigía Elena Cebrián, y que a su llegada cambió la denominación de Cambio Climático por Emergencia Climática.

Entre las primeras contingencias a las que se encaró como consellera fueron las lluvias torrenciales de la DANA de 2019 y los daños sufridos en la comarca alicantina de la Vega Baja, a los que respondió el Consell con el Plan Vega Renhace, en el que el departamento de Mollà fue entre los implicados.

Otro de los temas que siempre y en todo momento estuvo presente a lo largo de su administración es la ampliación norte del Puerto de València, a la que siempre y en todo momento se mostró contraria por opinar que "está abocada a finalizar en los tribunales" pues "no es la que se encontraba amparada por la Declaración de Impacto Ambiental (DIA)".

La plaga de la 'xylella', el 'cotonet', las reivindicaciones del ámbito citrícola sobre el régimen en frío de las exportaciones de países extracomunitarios o los recortes en el trasvase Tajo-Segura asimismo han ocupado parte importante del trabajo de su Conselleria.

Uno de los instantes mucho más frágiles de su administración fué la desaparición de diez burros en el Desert de Les Palmes, un caso que provocó 2 renuncias en su departamento y que la Fiscalía llevó al juzgado. También otra situación criticada por la oposición fué su sepa a lo largo de los primeros días de los incendios declarados este verano en Bejís y la Vall d'Ebó, más allá de administrar la política forestal.

En los últimos meses, la transición ecológica, y con ella la energética, ha copado parte importante de la agenda de gobierno, en especial con la invasión de Ucrania y su coherente crisis energética.

En la línea de estos desafíos, a fines de septiembre, la hasta la actualidad consellera presentó la 'Ruta Valenciana del Biogás', un emprendimiento para disponer en los próximos años un "mínimo" de cien plantas en la Comunitat Valenciana que conviertan restos de diferente procedencia en biogás y que este se logre inyectar a la red de gas, con fondos de europa, autonómicos y del campo privado.

Su cese se genera menos de una semana una vez que Mollà apremiase "sin complejos" al "resto de consellerias implicadas" en la tramitación de instalaciones de energías renovables --Economía Sostenible y Política Territorial-- "exactamente los mismos sacrificios" y "deber" que efectúa su departamento para apresurar las tramitaciones de plantas de menos de 50 megavatios". Todo ello en la mitad de las críticas por el atasco en las autorizaciones del Consell.

Unas expresiones que exactamente respondió contundentemente la vicepresidenta de su mismo partido, Aitana Mas, que en su comparecencia de los viernes solicitó eludir "tensiones y personalismos" y "remar en exactamente la misma dirección" en el seno del Gobierno valenciano para hacer más ágil la implantación de renovables.

Las afirmaciones asimismo tuvieron su reacción en la síndica de Compromís, Papi Robles --forma parte a Més y no a Iniciativa--, quien destacó que "todas y cada una la gente implicadas en el desarrollo lo hacen con el máximo rigor". "Vísteme despacio que tengo prisa (...) Milagros a Lourdes", resolvió.

La salida de Mollà asimismo se genera en el momento en que por fin veía llegar a Les Corts la novedosa Ley de Cambio Climático un año una vez que la mandase al parlamento, una dilación que asimismo afeó la semana anterior en afirmaciones a los medios.

Con ella, pretendía dotar de un marco normativo las políticas contra la urgencia climática y detallar una fiscalidad "verde" con tres nuevos impuestos, entre ellos, a la adquisición de vehículos contaminantes por la parte de particulares desde 2025. Ahora, la regla proseguirá su andadura parlamentaria sin Mollà adelante del departamento que la impulsó.

Más información

Mireia Mollà, una histórica de Compromís cesada del Botànic por su partido