• sábado 03 de diciembre del 2022

Mucho más de 800 requerimientos desde junio en compañías valencianas por incumplir el peligro de cuajo de calor

img

VALÈNCIA, 26 Jul.

Inspección de Trabajo hizo desde el mes pasado de junio en la Comunitat Valenciana un total de 806 requerimientos por incumplimiento de la normativa sobre peligro de cuajo de calor, en la campaña de prevención que lleva a cabo en verano.

En preciso, el organismo ha remitido 13.186 cartas de carácter informativo a las compañías indicándoles de qué forma tienen que seguir y han realizado 906 inspecciones. La Ley de Prevención de Riesgos Laborales permanente que las compañías tienen que valorar el peligro que logren tener los trabajadores por avance de su actividad, recuerda la Generalitat.

La campaña, entre junio y agosto, se dirige a ocupaciones como la jardinería, la obtenida de restos, la limpieza viaria, los invernaderos, el campo agrario, la construcción, las lavanderías industriales, las tintorerías y la hostelería. Son ocupaciones donde la exposición a elevadas temperaturas es mas elevada, con independencia de que a lo largo de verano el aspecto temperatura es inspeccionado en todas y cada una de las visitas de los inspectores a los centros de trabajo.

"El peligro de exposición de la gente trabajadoras a las elevadas temperaturas es con perfección previsible", remarca la directiva general de Trabajo, Elvira Ródenas, advirtiendo que las compañías que no tengan presente las medidas de prevención para eludir el peligro de cuajo de calor tienen la posibilidad de tener multas esenciales.

En preciso, la infracción va a ser considerada grave y la multa puede ir desde 2.451 hasta 49.180 euros, mientras que si se comprende como muy grave podría oscilar entre 49.181 y 983.736 euros.

En junio se comunicaron 4 unas partes de accidentes laborales por alta temperaturas en la Comunitat Valenciana, uno grave en Calpe (Alicante) afectando a un usado de jardinería. Los otros tres fueron leves y se generaron en proyectos de construcción.

Entre los efectos sobre la salud de los trabajadores de la exposición al calor figura el síncope por calor, donde la pérdida de conciencia o vahído son signos de alarma de sobrecarga térmica. La permanencia parado o inmóvil a lo largo de bastante tiempo en un ámbito caluroso con cambio veloz de posición puede ocasionar una bajada de tensión con disminución de caudal sanguíneo que llega al cerebro. Normalmente se genera en usados no aclimatados al comienzo de la exposición al calor.

Otro de los efectos es la deshidratación y pérdida de electrolitos, por medio de la sudoración que puede traducirse en inconvenientes gastrointestinales y calambres musculares. También el agotamiento por calor, que se genera primordialmente en el momento en que hay enorme deshidratación.

Los síntomas tienen dentro pérdida de aptitud de trabajo, disminución de las capacidades psicomotoras, náuseas, fatiga... Si no es una situación muy grave, con la rehidratación y el reposo se genera la restauración.

Por su parte, el golpe de calor es el efecto mucho más grave y se lleva a cabo en el momento en que la termorregulación se superó y el cuerpo ha empleado la mayor parte de sus defensas para batallar la hipertermia. Se caracteriza por un aumento alto de la temperatura interna sobre 40,5°C, CON la piel ardiente y seca ya que no se genera sudoración. En esta situación es precisa la asistencia médica y hospitalización por el hecho de que las secuelas tienen la posibilidad de ser esenciales y sostenerse a lo largo de ciertos días.

Algunas medidas que las compañías tienen la posibilidad de adoptar son contrastar, por la parte del empresario, las condiciones meteorológicas y también reportar de esto a sus trabajadores. También advertirles los peligros relacionados con sus tareas en el momento en que hace calor, sus efectos y las medidas precautorias que hay que adoptar.

Evaluar los peligros, asegurar a los usados una supervisión de la salud concreta y adoptar medidas precautorias en las ocasiones en las que logre generarse un golpe de calor, en base las peculiaridades de los expertos, son otras de las sugerencias.

Así mismo, tomar en consideración componentes particulares de peligro como la edad, la obesidad, la hidratación, el consumo de fármacos o bebidas alcohólicas, el género y la aclimatación. Y eludir, o por lo menos achicar, el ahínco físico a lo largo de las horas mucho más calurosas del día, limitando las tareas pesadas que requieran un gasto energético alto, aparte de cambiar horarios, planear las tareas mucho más pesadas en las horas de menos calor, predecir fuentes de agua bebible próximas o activar zonas de sombra para reposar o locales con aire acondicionado.

Otras medidas son achicar la temperatura en interiores favoreciendo la ventilación natural, repartir el volumen de trabajo y también integrar ciclos de trabajo-reposo, efectuar rotaciones, aceptar al profesional que ajuste su ritmo de trabajo en lo posible, eludir el trabajo a solas o achicar el ahínco físico

Las plantillas tienen que saber los síntomas de los trastornos producidos por calor y también detectar las señales del agobio térmico: mareo, náuseas y vómitos, palidez, adversidades respiratorias, palpitaciones, sed extrema, piel seca y ardiente, sepa de sudoración, conmociones, pupilas dilatadas y pérdida de conciencia. Además, es recomendable que sepan los primeros auxilios que se tienen que utilizar frente un individuo expuesta a un golpe de calor.

Hay que eludir tomar alcohol o bebidas con cafeína, puesto que deshidrata el cuerpo y incrementa el peligro de padecer patologías debidas al calor, exactamente la misma las comidas calientes y pesadas. Es aconsejable proveer y usar ropa amplia y extensa y rápida (algodón y lino) que cubra piernas y brazos, de colores claros que absorban el sudor y que sean permeables al aire y al vapor, tal como resguardar la cabeza del sol según cada trabajo y usar cremas de alta protección del sol.

Más información

Mucho más de 800 requerimientos desde junio en compañías valencianas por incumplir el peligro de cuajo de calor

Noticias de hoy más vistas