• lunes 15 de agosto del 2022

Muere el científico valenciano Santiago Grisolía

img

VALÈNCIA, 4 Ago.

El bioquímico valenciano y presidente del Conell Valencià de Cultura (CVC), Santiago Grisolía, ha fallecido esta madrugada a los 99 años, conforme han afirmado a Europa Press fuentes próximas al científico.

Grisolía estaba ingresado desde hacía unos días en un hospital valenciano tras un empeoramiento de su estado de salud y donde era tratado de la Covid. Sobre las 6.30 horas ha fallecido. En enero de 2023 habría cumplido cien años.

Santiago Grisolía nació en València en el año 1923 y estudió Medicina en las Facultades de Madrid y Valencia, siendo entre los acólitos mucho más refulgentes de su tiempo.

En 1945 ganó por certamen entre las diez becas convocadas por el Ministerio de Educación y Ciencia para estudios en el extranjero y, en el primer mes del año de 1946, empezó a ayudar con el instructor Severo Ochoa, en EEUU, en los estudios sobre la enzima málica. Posteriormente, pasó a la Universidad de Chicago donde inició la utilización de los isótopos marcadores para el estudio de pautas metabólicas, con cuya técnica logró probar la fijación del CO2 en tejidos animales.

En el año 1948 fue contratado por la Universidad de Wisconsin, donde efectuó una contribución definitiva al conocimiento del período metabólico de la urea.

En 1954 trabajó en la Universidad de Kansas como Profesor Asociado y Director del Instituto de Investigación Médica --una fundación privada, unida a la Universidad--.

En 1959 es nombrado catedrático en Kansas y, en 1962, coincidiendo con su constitución, Director del Departamento de Bioquímica. Allí efectuó una tarea admirable como profesor y como estudioso sobre el período de la urea, humillación de las bases pirimidínicas, glicolisis, etcétera, aislando las enzimas implicadas, aclarando reacciones y sentando nuevos criterios sobre la naturaleza de la acción enzimática.

En 1974 es nombrado Profesor Distinguido de la Universidad de Kansas. En el año 1976 Grisolía se encargó de la Dirección del Instituto de Investigaciones Citológicas, fundado por la Caja de Ahorros de Valencia, donde hizo una excepcional tarea.

Grisolía es premio Príncipe de Asturias, Doctor Honoris Causa de varias Universidades, integrante de las mucho más reputadas sociedades científicas, asesor de fundaciones y entidades y Presidente del Comité de Coordinación de la Unesco para el Genoma Humano. Asimismo, fué distinguido con las condecoraciones de sobra prestigio y con distintos cargos honoríficos.