Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Nuevo método patentado por investigadores del CSIC para producir serotonina con levadura de vino.

Nuevo método patentado por investigadores del CSIC para producir serotonina con levadura de vino.

Un importante neurotransmisor desempeña un papel crucial en la regulación de una variedad de funciones vitales, como los estados de ánimo, la conducta social, la alimentación, la sexualidad, el sueño y la atención.

VALÈNCIA, 6 de mayo.

Un equipo de investigación del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) ha logrado modificar genéticamente una cepa de levadura vínica para producir serotonina, conocida como "la hormona de la felicidad" por su asociación con el bienestar emocional.

Este neurotransmisor es esencial para el funcionamiento adecuado del sistema nervioso, el sistema inmunitario y la conexión intestino-microbiota-cerebro. El grupo de investigación ha patentado este método de producción mejorado que se considera más sostenible y eficiente.

En los seres humanos, la serotonina se produce principalmente en el tracto gastrointestinal, influido en parte por la actividad de la microbiota intestinal, y en menor medida en el cerebro. Se ha demostrado ampliamente su papel en la regulación de estados emocionales, comportamiento social, alimentación, sexualidad, sueño, atención y ansiedad. Además, su estructura química le otorga propiedades antioxidantes.

Actualmente, la producción de serotonina y sus precursores se basa principalmente en procesos de síntesis química y extracción de semillas de la planta africana Griffonia simplicifolia. Sin embargo, estos métodos son costosos, requieren solventes tóxicos y carecen de sostenibilidad a largo plazo.

El trabajo del grupo del IATA-CSIC pretende reemplazar estos procesos por una producción biotecnológica más respetuosa con el medio ambiente, utilizando fuentes como glucosa y amonio presentes en subproductos agroalimentarios como el mosto de uva concentrado o el bagazo de naranja.

Esta innovadora tecnología busca maximizar el aprovechamiento de residuos y reducir los costos asociados con la producción de serotonina y otros compuestos de alto valor, abriendo nuevas oportunidades en la industria farmacéutica, nutracéutica, alimentaria y cosmética.

Este avance científico podría tener un gran impacto en varios sectores industriales, desde la salud humana y animal hasta la belleza y el bienestar. La investigación continúa explorando nuevas estrategias biotecnológicas basadas en la producción de serotonina para desarrollar compuestos valiosos en diversos campos.

En definitiva, la posibilidad de incorporar serotonina de forma natural a través de la alimentación podría ser un enfoque válido para mejorar el suministro de esta molécula en nuestro cuerpo, según la Universidad Politécnica de València.