Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Nuevo TAC de última generación en Hospital General de València revoluciona diagnósticos con imágenes en 2 niveles.

Nuevo TAC de última generación en Hospital General de València revoluciona diagnósticos con imágenes en 2 niveles.

El Hospital General de València ha dado un paso importante en la mejora de su equipamiento al incorporar un TAC de última generación. Esta tecnología de detección espectral no solo proporciona imágenes de alta calidad, sino que también ofrece información detallada sobre la composición del organismo, gracias a la utilización de dos niveles de energía en las imágenes de tomografía computarizada con rayos X.

El uso de dos fuentes de energía, convencional y espectral, permite obtener imágenes de mayor calidad y utilidad para el diagnóstico. Esto se debe a que algunas sustancias en los tejidos, tanto normales como enfermos, muestran un comportamiento diferente cuando se estudian con dos fuentes de energía diferente en la misma exploración, sin necesidad de aumentar la dosis de radiación.

La jefa del servicio de Radiodiagnóstico, Juana Forner, ha destacado que esta tecnología proporciona diferentes mapas que facilitan la detección y caracterización de patologías de manera más segura. Además, el equipo es más sensible que los convencionales, requiere menos radiación para obtener la imagen y la exploración se completa en menos tiempo.

El nuevo equipo ha supuesto una inversión de más de 1,8 millones de euros, a los que se suman 25.034 euros destinados a las obras de acondicionamiento de los espacios, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

El servicio de Radiodiagnóstico realiza más de 30.000 estudios con tomografía computarizada al año, lo que equivale a unas 100 exploraciones diarias. La información obtenida de estos estudios es crucial para la elaboración de los tratamientos de los pacientes. Además, la rapidez de procesamiento de imagen de este nuevo equipo permitirá realizar un mayor número de exploraciones en cada jornada laboral.

El equipo cuenta con un flujo de trabajo integrado que ofrece al radiólogo mayor comodidad para establecer diagnósticos precisos y planes de tratamiento efectivos para cada paciente.

Entre las múltiples aplicaciones del equipo destacan la evaluación del corazón y los vasos en los estudios cardíacos, así como la detección más segura de patologías como el tromboembolismo pulmonar, la isquemia intestinal o el sangrado agudo en situaciones de urgencia.