• martes 06 de diciembre del 2022

Prosiguen adelante la tramitación de la tasa turística y las leyes de cambio climático y confort animal

img

El PSPV sostiene sus enmiendas a solas para reducir los impuestos 'verdes' en campos como la cerámica

VALÈNCIA, 20 Oct.

La tramitación parlamentaria de la tasa turística y la las leyes de Cambio Climático y Bienestar Animal de la Generalitat proseguirá al no progresar las enmiendas a la integridad presentadas por PP y Vox en el pleno de Les Corts de este jueves.

En la situacion de la tasa turística, llamada "proposición de ley de medidas fiscales para impulsar el turismo sostenible", está consensuada para su app desde 2024 de manera facultativa por los municipios, con un mínimo de 0,5 y un máximo de 2 euros por persona y día de estancia dependiendo de la categoría de cada lugar. El Botànic ha sacado esta votación adelante a solas.

Esta semana ha avivado el enfrentamiento sobre este impuesto la iniciativa de la vicealcaldesa de València, la socialista Sandra Gómez, de elevarlo hasta seis euros para los pisos turísticos. El PSPV aseveró que se enteró por la prensa, hasta entonces sus asociados como la oposición se desmarcaron de esta oportunidad y demandaron congruencia.

Respecto a la Ley de Cambio Climático, próximamente se discutirán las enmiendas presentadas por el PSPV sin sus asociados de gobierno (Compromís y UP) para achicar el encontronazo fiscal de esta ley en ámbitos como la cerámica. En cuanto a la enmienda a la integridad, Botànic y Cs han rechazado las presentadas por PP y Vox.

En preciso, el emprendimiento aprobado en el mes de abril contempla la creación de tres nuevos impuestos 'verdes': uno a las emisiones de gases de efecto invernadero -el PSPV desea que no estén sostienes a este gravamen las instalaciones que emitan menos de 25.000 toneladas de CO2 por año-, otro para automóviles contaminantes y un último para enormes superficies que produzcan enorme movilidad.

Este miércoles, los socialistas justificaron sus enmiendas por el contexto de inflación y la "doble imposición" que supondría el primer impuesto para la el campo de la cerámica, que paga por producir gases contaminantes. "La regla no quiere ser impositiva", remarcó su síndica, Ana Barceló.

Mientras, los asociados del Botànic solicitaron al PSPV congruencia con lo firmado en el pacto de gobierno, más allá de que Papi Robles (Compromís) confió en llegar a un convenio con el conjunto socialista y Pilar Lima (UP) defendió que la ley urge mucho más que jamás y ahora llega tarde.

Entre la oposición, Mª José Catalá (PP) tendió la mano a los socialistas, puesto que los ve prestos a "endulzar" los impuestos, mientras que Ruth Merino (Cs) prometió estudiar las enmiendas "desde la sensatez y la moderación" y Ana Vega (Vox) rechazo este "suicidio climático".

El propósito de la Ley de Cambio Climático es achicar las emisiones hasta un 40% en 2030 y lograr la neutralidad en 2050. Contempla mecanismos para hacer más ágil la implantación de instalaciones renovables promovidos por cooperativas, comunidades energéticas locales o municipios, al lado de la creación de una red pública de puntos de recarga y la introducción de la educación ambiental en el currículo escolar.

Por último, los conjuntos del Botànic, PP y Cs han rechazado la enmienda a la integridad presentada por Vox contra el emprendimiento de Ley de Protección, Bienestar y Tenencia Responsable de los Animales de Compañía.

Se trata de un artículo vanguardista en España que reconoce a los animales como seres sensibles, establece el 'sacrificio cero' y regula sus condiciones de vida digna. Prevé la creación de un registro de personas y entidades inhabilitadas judicialmente por castigo a animales y la prohibición de su empleo como obsequio, premio o reclamo promocional.

Más información

Prosiguen adelante la tramitación de la tasa turística y las leyes de cambio climático y confort animal

Noticias de hoy más vistas