Crónica Valencia.

Crónica Valencia.

Sindicatura alerta sobre falta de atención a la particularidad valenciana en negociaciones de condonación de deuda.

Sindicatura alerta sobre falta de atención a la particularidad valenciana en negociaciones de condonación de deuda.

VALÈNCIA, 22 Dic. - El síndic major de la Sindicatura de Comptes, Vicent Cucarella, ha advertido de que las negociaciones a nivel estatal que están tratando la condonación de la deuda de las comunidades autónomas no atienden la particularidad valenciana.

Así lo ha indicado Cucarella al entregar en Les Corts el Informe de fiscalización de la Cuenta de la Administración, última del conjunto de fiscalizaciones de la Cuenta General de la Generalitat Valenciana correspondiente al ejercicio 2022.

Cucarella ha subrayado que la deuda valenciana ocasionada por la infrafinanciación tiene dos componentes: lo por debajo de la media que queda la Comunitat Valenciana con respecto a las otras comunidades y una parte que viene por "el actual modelo no ha cumplido lo que prometió que cumpliría".

En este sentido, el síndic major ha subrayado que de esto "no se está hablando". "Las negociaciones que está habiendo en la actualidad están hablando de condonar el segundo componente, el que es para todos igual, pero los valencianos tienen un componente propio, que es lo que se está sufriendo como diferencia", ha agregado.

De hecho, el informe profundiza en estas dos fuentes de la infrafinanciación: el originado por la "discriminación" que sufre la Comunitat en el sistema de financiación vigente, "al menos desde 2002"; por la infrafinanciación respecto a las necesidades reconocidas por el modelo desde 2009 "que no se vieron satisfechas por el efecto de la crisis económica". Igualmente, añade un tercer causante: el coste financiero asociado al conjunto de deuda indebida.

Sindicatura recuerda que en las recientes negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez "solo se ha hablado del resarcimiento de parte de la deuda originada por las necesidades no satisfechas por la crisis, que afecta a todas las comunidades autónomas, así como del coste financiero asociado". Por tanto, subraya, "no se ha hablado de la parte de la deuda que es consecuencia de la discriminación en el modelo vigente y que solo padecen unas pocas comunidades autónomas, entre las que destaca la Comunitat".

"Tras tantos años de lucha valenciana infructuosa para cambiar el sistema de financiación y para reclamar el resarcimiento de la deuda indebida, nos encontramos ahora en que los términos del debate son establecidos por otras comunidades autónomas, obviando la particularidad valenciana en cuanto a infrafinanciación respecto a la media", lamenta.

De hecho, en el informe de fiscalización de la cuenta general de la Generalitat del ejercicio 2022, la Sindicatura de Comptes señala que la Comunitat Valenciana podría haber evitado una parte muy importante de su deuda acumulada, hasta el 78%, "con una financiación autonómica al nivel que correspondería en proporción a su población ajustada y respetando las necesidades estimadas por el propio modelo vigente".

El órgano fiscalizador recuerda que la Comunitat Valenciana ha sufrido un déficit presupuestario estructural que ha provocado que sea la comunidad autónoma más endeudada respecto a su PIB. Este déficit, explica, no viene provocado por efectuar unos gastos superiores a la media autonómica, sino por unos ingresos inferiores a ella, entre los que destacan los procedentes del sistema de financiación autonómica.

Por todo ello, además de avanzar en el diseño de un nuevo modelo de financiación, Sindicatura defiende que la Generalitat deberá seguir exigiendo un resarcimiento de la parte de la deuda acumulada durante los últimos años a causa de la infrafinanciación, tanto del componente compartido con otras comunidades de régimen común como del específicamente valenciano.

También insiste en la conveniencia de implantar "de inmediato" un mecanismo transitorio que resuelva la infrafinanciación durante el tiempo que transcurra hasta que se apruebe el nuevo modelo. De lo contrario, advierte, la Generalitat seguirá viéndose sometida a la dificultad de conciliar simultáneamente la presupuestación adecuada de los gastos del Estado de Bienestar, el respeto a la estabilidad presupuestaria y un tratamiento "ortodoxo" de las previsiones de ingresos.