• lunes 28 de noviembre del 2022

Un exjefe de Alquería destapa que altos cargos daban a conocer su afiliación política: "Afirmaban ser amigos de Puig y Oltra"

img

VALÈNCIA, 11 Oct.

"En los expedientes laborales de la gente contratadas en Divalterra como alta dirección no se encontraba ni el currículo ni la convocatoria del puesto ni las bases. Absolutamente nada", ha manifestado el exresponsable de los Servicios Jurídicos y de Recursos Humanos de Divalterra Vicente Domingo, quien desveló que estos directivos daban a conocer abiertamente su afiliación política en la compañía: "Uno afirmaba ser amigo del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y otro aseguraba que le había puesto allí su amiga Mónica Oltra".

Domingo se pronounció de esta forma en su declaración, en calidad de testigo, en el juicio que se prosigue en la Audiencia Provincial de Valencia contra 14 acusados por contrataciones presuntamente irregulares de altos directivos en la compañía pública Divalterra para beneficiar al PSPV y a Compromís.

Domingo llegó a Divalterra a fines de 2015 en el momento en que ahora se había incorporado a la compañía gran parte de los altos directivos y ha asegurado que ninguno de ellos escondía su afiliación política. "Era de todos populares. Unos procedían del PSPV y otros de Compromís. Los propios directivos de área lo manifestaban y todos sabíamos de que partidos eran", dijo.

"Recuerdo que en una ocasión --ha añadido-- uno manifestaba que era alcalde de su ciudad por el PSPV; Manuel Carot asimismo me contó que tenía amistad personal con Ximo Puig y que había trabajado en Blanquerías varios años con Joan Lerma; y Miguel Ángel Ferri procedía de Ontinyent y me mencionó que tenía relación de amistad con Jorge Rodríguez --expresidente de la entidad--".

Y ha proseguido: "José Luis Melero era teniente alcalde de Silla por Compromís y se ausentaba frecuentemente de la oficina para atender responsabilidades en el Ayuntamiento de Silla; y Raúl Ibáñez no solo afirmaba su partido, sino alardeaba de que era amigo personal de Mónica Oltra --exvicepresidenta del Consell por Compromís-- y confirmaba que se encontraba en la compañía por el hecho de que Oltra lo había llevado allí".

Precisamente con Ibáñez, según ha manifestado, en un instante preciso hubo un inconveniente con su contrato ya que figuraba como responsable de área y no como directivo. Así, éste aseguró que iba a protestar al partido. Comentó, ha contado, que era amigo personal de Oltra y que iba a llamarla y solventarlo "en el instante". Tras ello se alteró su contrato por orden de la entonces gerente Agustina Brines.

El testigo ha manifestado que los contratos como alta dirección no fichaban en un inicio en la compañía y no respetaban las reglas de control de presencia. Como consecuencia, Brines mandó un e-mail en el último mes del año de 2015 recordando la obligación de registrar el horario de todos y cada uno de los trabajadores, indicó.

"Desde ahí la mayor parte de los altos cargos fichaban los días que iban. La única persona que no lo hacía era Melero, ya que sus primeros fichajes han comenzado en 2017", ha descrito.

Pese a estos contratos de alta dirección, ha apostillado el testigo, la compañía pública debió contratar a personal preparado para contemplar las distintas áreas.

"Antes de la incorporación de los contratos de alta dirección ahora se procuraba, por servirnos de un ejemplo, a un responsable de Brigadas con un perfil muy técnico. Éste se incorporó en el mes de febrero de 2016, no funcionó y se reemplazó en el mes de julio por otra persona. Y en el área de compromiso de Ferri, de Estudios y Planificación, asimismo en el mes de diciembre de 2016 se incorporó un que se titula superior como responsable de Proyectos Estratégicos", ha enumerado.

Más información

Un exjefe de Alquería destapa que altos cargos daban a conocer su afiliación política: "Afirmaban ser amigos de Puig y Oltra"

Noticias de hoy más vistas