• martes 04 de octubre del 2022

Una cantidad enorme de 'motomamis' viven "una noche para no olvidar jamás" en el concierto de Rosalía en València

img

VALÈNCIA, 17 Jul.

Rugen los motores y Rosalía, acompañada de ocho bailarines con máscaras de luces LED, ha saltado al ámbito del Auditorio Marina Sur de València para ofrecer comienzo al quinto concierto de su da un giro en todo el mundo 'Motomami World Tour'.

"Saoko, Papi, Saoko", han chillado las cientos de 'motomamis' que se dieron cita este sábado en la ciudad más importante del Turia para gozar en "una noche para no olvidar jamás" del nuevo espectáculo de la artista catalana, tras tres años de trabajo en su disco 'Motomami'.

Una luna de un colorado anaranjado y la brisa del mar, adornadas con la purpurina y los abanicos de diferentes colores de los ayudantes, han compuesto el telón de fondo de una noche llena de adrenalina y movimiento, donde Rosalía ha interpretado un total de 32 canciones sin solamente reposo, con una escenografía y unas coreografías medidas al milímetro.

Desde el tema 'Saoko', con el que ha abierto el concierto, la artista hizo una ojeada por las canciones de su nuevo álbum, entre aquéllas que no han faltado 'Candy', 'Bizcochito' con un coreado "tarará, tarará", el ritmo de bachata de 'La Popularidad', la nana de 'G3 N15', el taconeo de 'Bulerías', 'Combi Versace', 'Demonio', 'Motomami', 'Hentai', 'Como un G', 'Chicken Terikayi', 'Sakura', 'Desvarío de Excelencia' o 'CUUUUuuuuuute'.

Además, ha interpretado ciertas de sus canciones mucho más conocidas de trabajos precedentes, como 'De mala manera', 'De aquí no Sales', 'Pienso en tu mirá', 'Dolerme', 'Yo x ti, tu x mi', 'La noche de ayer por la noche', 'Con altura', 'Hermosa', 'Relación' o 'De Plata'.

Entre el repertorio, ha incluyendo un remix de reggaeton --con extractos de 'Papi Chulo' o 'Gasolina'--, y la versión de 'Blinding Lights' de The Weeknd. También desveló, como ahora logró en sus precedentes recitales de la da un giro, temas nuevos: 'Aislamiento' y 'Despechá' (Lao a lao)', que el público ha acompañado de memoria.

"Hace cinco años toqué en València por vez primera en frente de 150 personas. De todo corazón, muchas merced a esas 150 personas que vinieron a verme y muchas merced a todas y cada una de las que estáis aquí el día de hoy", ha complacido en catalán la artista, que se mostró "muy feliz de venir a València para cantar y comunicar" con el público su "sueño de ocuparse a la música".

Las una cantidad enorme de 'motomamis' han seguido el ritmo frenético del concierto y han coreado sin salvedad las letras de la catalana, que ha bajado del ámbito para cantar al lado de varios de los agraciados de primera fila el tema 'La noche de ayer por la noche'. "Te deseo", ha chillado al micrófono entre los improvisados intérpretes, al que Rosalía ha respondido con un aplaudido "yo asimismo te deseo".

Algunos de los ayudantes han portado pancartas con mensajes como 'Viajar 309 km y llevar a cabo 30 horas de cola es de ser una motomami', 'Ni de coña me pierdo tu concierto' o 'Rosalía, ¿puedo ser tu bizcochito?', que la artista fué leyendo y hablando, lo que ha producido una enorme risa entre el público y ha liberado mucho más aplausos.

"Estoy muy feliz de que estéis aquí", ha repetido en múltiples oportunidades, mientras que el público coreaba "Rosalía, Rosalía", "Motomami, Motomami" o aun "Motomari, Motomari". "Esta es una noche a fin de que no olvidéis jamás", expresó.

En una de sus interpelaciones a los ayudantes, Rosalía ha pedido que la van a acompañar a lo largo de su tema 'Abcdefg', al que cambió la letra para vocear "V, de València". "Sois la localidad mucho más 'motomami' donde he estado", ha reconocido al público valenciano.

Durante el concierto, la catalana ha bebido de una botella de horchata, un ademán que fué muy festejado y tras el que ha amado añadir: "Gracias por haber inventado esto".

Tras prácticamente 2 horas de concierto, a lo largo de las que Rosalía ha cantado, bailado, saltado y tocado el piano y la guitarra eléctrica, se ha despedido de sus cientos de fanes con un "bona nit" y su tema 'CUUUUuuuuuute'.

El concierto de este sábado en València es la quinta parada del 'Motomami World Tour', después de las actuaciones en Almería (6 de julio), Sevilla (9 de julio), Granada (12 de julio) y Fuengirola (14 de julio), en el festival Marenostrum. Posteriormente, la catalana va a viajar este verano por distintos ciudades españolas, como Madrid, Barcelona o Bilbao, y sus fanes de Latinoamérica van a poder verla directamente en Ciudad de México, Sao Paulo y Santiago de Chile, entre otros muchos sitios.

Tras prácticamente una quincena de datas afirmadas en Estados Unidos en el mes de septiembre y octubre, la artista retornará a Europa, donde clausurará su primera da un giro mundial --46 recitales en mucho más de 16 países-- el próximo 18 de diciembre en el Accor Arena de París, según se señala en el sitio web de la organización de la da un giro.

"SIEMPRE: 'MOTOMAMIS', 'MOTOMARIS' y 'MOTOFREEDOM'"

Después de horas de cola, entre el público se respiraban "muchas ganas de percibir todos y cada uno de los temazos" de la artista. Había muchas 'motomamis' valencianas (de l'Alcúdia, Algemesí, Alberic y Tous, por ejemplo localidades) , pero asimismo ciertas que habían viajado desde León, Sevilla e inclusive Hawái.

"Contamos muchas ganas, tras haber vivido estos años de pandemia, de vivir un concierto tan enorme como el de Rosalía", contaron ciertos entusiastas, que han asegurado que "el cuerpo precisa espectáculo y precisa a Rosalía". "Sí siempre y en todo momento: todas y cada una somos 'motomamis', 'motomaris' y 'motofreedom'", han bromeado.

Otros ayudantes se han referido a València como "el pistoletazo de salida" a la da un giro de la catalana que "lo da todo" y se encontró frente ella "un público valenciano que asimismo lo da todo". "Una combinación explosiva despiadado" y "un éxito seguro", han augurado.

Y no han faltado las 'mamis' previsoras que han apremiado a sus hijas a ponerse la mascarilla "pues, entre tanta emoción por regresar a la normalidad, hay que ser un tanto causantes", y las 'motomamis' "muy conmovidas" que llevaban "4 meses aguardando este instante, desde el momento en que salieron las entradas". "Yo no me lo deseaba perder, deseaba estar aquí, por el hecho de que ser una 'motomami' es estar con amigos, salir, proceder a recitales y gozar", ha reivindicado.

Aunque asimismo podían hallarse ciertas 'motomamis' mucho más críticas: "Es algo muy grande para València, que se merece acontecimientos de este calibre y un recinto mejor para hacerlos. La Marina Sur es un espacio muy chulo, pero no posee todas y cada una de las condiciones óptimas para llevarlo a cabo".

Más información

Una cantidad enorme de 'motomamis' viven "una noche para no olvidar jamás" en el concierto de Rosalía en València